Instintos asesinos

Aún tomando en cuenta el factor vacaciones, me ha sorprendido la no-reacción al informe sobre la (baja) competitividad de Cataluña reseñado en una entrada anterior. Porque la señal de alarma que lanzan sus autores es diáfana:

“Cataluña está acabando un período extraordinario de crecimiento desde 1996 que se ha basado en tasas de interés bajas, un influjo de emigrantes, moderación salarial y una considerable creación de empleo. Este patrón de crecimiento se ha sostenido con una contribución importante de la construcción y el inmobiliario, además del turismo, pero no con crecimientos de la productividad. Este modelo no es sostenible y no volverá, incluso cuando se supere la crisis actual”.

blog_090905Lo que el informe indica es que, durante los últimos diez años, mientras otros países modernizaban su economía haciéndola más eficiente (en buena parte mediante el uso de las TIC), los dirigentes políticos y empresariales de Cataluña (igualmente en España, pienso) miraron hacia otra parte. Con consecuencias observables.

He colgado este asunto en mi tablero junto al recorte de una columna de La Vanguardia en que, aunque en otro contexto, Francesc-Marc Alvaro escribe sobre la responsabilidad de situaciones que no pueden aceptarse como caídas del cielo, porque no lo son. En el tema que nos ocupa, las responsabilidades se distribuirían entre:

  • Dirigentes empresariales que invirtieron en el modelo que caduca.
  • Dirigentes políticos que lo consintieron y tal vez estimularon.
  • Economistas y creadores varios de opinión que no lo denunciaron.
  • Escuelas de negocios que adiestraron a unos y otros.
  • Un sector TIC que ha vendido más herramientas de distracción que de productividad.
  • Ilustrados-TIC‘ para los que las herramientas son más un fin que un medio.

Tomando en cuenta a Antoni Puigverd, será prudente contener el ‘instinto asesino‘ antes de desbrozar cómo se distribuyen esas responsabilidades. Pero, en el instante después de que esto suceda, si es que sucede, …

¿Comentarios?

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Sociedad

Una respuesta a “Instintos asesinos

  1. ramon

    Se refiere a economistas “oficiales” a los que están en primera linea, que son a los que piden la opinión los medios… ya sabemos que defienden y cuales son sus intereses, solo repasando lo que opinaban hace unos 5 años sobre la posibilidad de una crisis y lo que opinan ahora….hace poner en duda su posicionamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s