Archivo de la etiqueta: Tuenti

Tuenti reinterpreta lo natural

Pillo por casualidad la noticia de que para una representante de Tuenti:

«Restringir la edad de los usuarios a la mayoría de edad resultaría antinatural. Por eso hemos puesto la edad mínima de uso en los 14 años […] Ya el hecho de cortar en los 14 años nos parece un corte importante porque hay niños que desde los 12 años ya están conectados a la red. Pero a los 14 años los usuarios ya tienen uso de razón y hay muchos usuarios en esta franja de edad aunque la media está en los 24 años».

A riesgo de que me tilden de purista, protesto enérgicamente contra el uso de la palabra natural en esta argumentación.

blog_091010

Según el Diccionario de la Real Academia

Sin entrar en el fondo de la cuestión, limitar o no el acceso de los menores a Tuenti puede ser apropiado o inapropiado, beneficioso o dañino, factible o imposible; opinable, en cualquier caso.

Lo que es seguro es que ese acceso, sea o no de menores, es genuinamente artificial.

No se trata de una anécdota, sino de un síntoma. En todos los debates, también en los relacionados con Internet, es cada vez más necesario tener en mente consejos como los de Georges Lakoff («Know your values: Frame the Debate«) o avisos como el de Manuel Castells: («La forma fundamental de poder reside en la capacidad de conformar la mente humana“). Quien enmarca el debate tiene más posibilidades de ganarlo.

blog_090910b

Tuenti no declara sus valores, pero sí sus intereses. Es lógico y lícito que los defienda. Pero no a costa de deformar el lenguaje, porque ello conduce también a deformar los valores. Protejamos las palabras.

¿Comentarios?

1 comentario

Archivado bajo Humanismo.com, Marcos mentales, Sociedad

También Tuenti enseña la patita

Comentaba en una entrada anterior que «Facebook enseñaba la patita» al aliarse con Nielsen para potenciar las aplicaciones publicitarias y de marketing de la red social.

Hoy leo en Expansión que Tuenti, que en España compite en primera línea con Facebook, ha fichado como director comercial al que lo era de su competidor, con el objetivo de convertir a Tuenti «en un negocio lo más rentable posible«.

blog_091002¿Cómo? ‘Vendiendo‘ la audiencia (o sea los usuarios de Tuenti) a las empresas enteresados en venderles algo. Nada demasiado distinto de una cadena de televisión: los usuarios no son clientes, son audiencia.

Nada que objetar, pero no está de más tomarlo en cuenta.

Consideremos, por ejemplo, el dato de que los usuarios de Tuenti pasan en media 70 minutos diarios conectados a la red social. Supongo que un sociólogo podría preguntarse qué hacen en este tiempo; un psicólogo social se interesaría por los motivos que les impulsan a conectarse; un filósofo se cuestionaría quizá si valdría más la pena que dedicaran ese tiempo a otras actividades.

La preocupación del director comercial de Tuenti no será ninguna de esas. Más bien algo parecido a: «Tenemos entretenida a toda esa gente en el escaparate: ¿cuánto puedo cobrar a los que quieran venir a verlos?»

Estos días me han llegado más noticias para reflexionar sobre Internet y la publicidad. Las iré comentando.

¿Comentarios?

1 comentario

Archivado bajo Publicidad, Redes sociales

La guerra de las pantallas

Se comenta en la blogosfera un ‘post’ de Enrique Dans sobre el presente y futuro de la publicidad en televisión. Seguramente bien orientado hacia el futuro, pero enormemente tendencioso sobre el presente.

Parte de los datos de la Figura, que reflejan la evolución del tráfico en la red social Tuenti durante el España-Italia.

  • Partiendo de la observación, indiscutible, del aumento de las conexiones durante los descansos, su conclusión, discutible, es que «en cada momento de corte publicitario, incluso durante el mínimo intermedio de la prórroga, los espectadores abandonaban la pantalla de la televisión y se volvían a la del ordenador«.

Una afirmación, esta última, poco rigurosa. Porque:

  1. Como los datos no tienen escala, no se sabe cuántos usuarios cambiaron realmente de pantalla.
  2. No se caracterizan los datos de la muestra. No se dice cuántos usuarios estaban conectactos a la red durante el partido, ni cuántos antes del partido, ni cuántos de ellos simultaneaban la conexión con la tele.
  3. En cualquier caso, dado que Tuenti debe tener menos de un millón de afiliados, el número de personas que veían la tele era en cualquier caso mucho mayor que el de los conectados a esa web.

Por tanto, sólo se puede concluir razonablemente que una parte de la minoría de telespectadores conectados a Tuenti incrementaron su conexión durante los descansos. Pero como se trata de una comunidad de jóvenes, que sabemos que son multitarea, no puede tampoco asegurarse que dejaran de prestar atención a la publicidad.

Conclusión. Aunque la «guerra de las pantallas» existe, hay que abordarla con rigor, como se hace en el libro de Imma Tubella. Porque es una guerra que va en ambas direcciones: Obsérvese en el gráfico cómo quedó la conexión durante la tanda de penalties.

La guerra de pantallas obligará a repensar la efectividad de la publicidad. Pero no sólo en la tele. Porque, por ejemplo, me consta que hay anuncios en el blog de Enrique Dans, que visito asiduamente, pero no consigo recordar cuáles.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad