Archivo de la etiqueta: The Economist

Que Bauman y The Economist coincidan no es coincidencia

Economist 140118

From: The Economist, 18/01/2014

Dos recientes artículos de The Economist (1 y 2) sobre el impacto futuro de las Tecnologías de la Información (las TIC) en el empleo y lo salarios merecen ser leídos y debatidos, como mínimo por los que nos interesamos por las interacciones entre tecnología y sociedad.

Porque el panorama que pinta The Economist, cuyas posiciones son habitualmente comedidas, es para preocuparse. Sus conclusiones incluyen algunas como las siguientes.

La primera, ya conocida, es la perspectiva de la desaparición de muchos de los trabajos actuales:

Technical change is increasingly taking the form of capital that effectively substitutes for labour […] One recent study by academics at Oxford University suggests that 47% of today’s jobs could be automated in the next two decades.

Esta ola de innovación disruptiva genera a corto plazo desigualdades también disruptivas:

America may be pioneering a hyper-unequal economic model in which a top 1% of capital-owners and “supermanagers” grab a growing share of national income and accumulate an increasing concentration of national wealth […] For workers the dislocating effects of technology may make themselves evident faster than its benefits. Even if new jobs and wonderful products emerge, in the short term income gaps will widen, causing huge social dislocation and perhaps even changing politics.

Tomando como referencia el precedente de la Revolución Industrial (el único que tenemos acerca del impacto social de un cambio drástico de la base tecnológica), y apoyándose también en las opiniones de varios académicos poco sospechosos de alarmismo, los efectos de esta disrupción, de hecho iniciada ya en los 80, podrían plausiblemente prolongarse una o dos décadas más.

La conclusión final es que:

Society may find itself sorely tested if, as seems possible, growth and innovation deliver handsome gains to the skilled, while the rest cling to dwindling employment opportunities at stagnant wages.

The Economist acaba recordando que, como explicaba muy bien en la misma revista Peter Drucker hace más de 10 años, la época de las revoluciones industriales fue un época de innovación tecnológica, pero todavía mucho más de innovación social e institucional. Sería pues el momento de la innovación en políticas que vayan más allá de facilitar (a ciegas, diría yo) el discurso hiper-tecnológico.

Adaptation to past waves of progress rested on political and policy responses […] Today’s governments would do well to start making the changes needed before their people get angry.”

Ahí es donde Bauman, cuya ideología no es precisamente afín a la de The Economist, coincide al concluir su último libro que:

Parece que necesitamos que se produzcan catástrofes para reconocer y admitir que podían producirse. Es un pensamiento escalofriante, quizá el que más. ¿Podemos refutarlo? Nunca lo sabremos si no lo intentamos: una y otra vez, y cada vez con más fuerza“.

El problema, en absoluto menor, es que no esté nada claro dónde vale la pena apuntarse para empezar. Para generar ideas, discursos y planes alternativos a los de gente como la Singularity University o mis muy apreciados ilustrados-TIC.

¿Sugerencias?

3 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Políticas públicas

¿Qué innovación buscamos?

economist 130110Hoy me ha interesado

… la portada del ejemplar de The Economist que acabo de recibir.

Nada de lo que yo escriba puede sustituir a una lectura atenta de la revista. Pero no resisto la tentación de transcribir un párrafo:

“With its clean lines and intuitive user interface, the humble loo transformed the lives of billions of people. And it wasn’t just modern sanitation that sprang from late-19th and early-20th-century brains: they produced cars, planes, the telephone, radio and antibiotics. Modern science has failed to make anything like the same impact, and this is why a growing band of thinkers claim that the pace of innovation has slowed”.

No es obligatorio estar de acuerdo. Como tampoco con la tesis, habitual en The Economist, de que:

“The biggest danger is government. When government was smaller, innovation was easier.”

Hay, de cualquier forma, materia para la reflexión. Porque no éste el único artículo en la misma línea que he recogido últimamente en mi archivo de noticias.  Por ejemplo:

Supongo que más de un ilustrado-TIC descalificará (si no lo ha hecho ya) estos argumentos. Sin tomar partido en una cuestión que no debería ser objeto de demagogia fácil, propongo como reto una cita de “Race Against The Machine: How the Digital Revolution is Accelerating Innovation, Driving Productivity, and Irreversibly Transforming Employment and the Economy“, de autores nada sospechosos de ludismo.

While digital progress grows the overall economic pie, it can do so while leaving some people, or even a lot of them, worse off.

No creo que hoy sea el último día que me interese por este asunto. Si así es, aquí lo contaré.

Saludos cordiales.

1 comentario

Archivado bajo Innovación