Archivo de la etiqueta: Tecnologías de la Información

Cosas sólidas en las que creer

En su artículo semanal en El País del domingo, Enrique Vila-Matas recuerda una conferencia en la que Juan Carlos Onetti habló …

… de que había que meter en el mismo saco a católicos, freudianos, marxistas y patriotas. A cualquiera, dijo, que tuviera fe, no importaba en qué cosa. A cualquiera que opinara, supiera o actuara repitiendo pensamientos aprendidos o heredados […] Decía Onetti que a la gente con alguna fe era bueno escucharlos asintiendo, medir en silencio cauteloso y cortés la intensidad de sus lepras y darles siempre la razón. Y luego poner la fe de uno en lo menos valorado y más subjetivo. En la mujer amada, por ejemplo. O en un equipo de fútbol, en un número de ruleta, en la vocación de toda una vida.

Quizá porque el fin de semana dedico más tiempo del habitual a leer periódicos, lo primero que me vino a la cabeza al leer a Vila-Matas fue el recuerdo de una entrevista con Jordi Miralles, coordinador general de EUiA, con el titular:

“Se cayó el muro de Wall Street, ¡Marx vuelve!”

blog_081110

Lo registro sólo como una anécdota de los tiempos que corren, porque la propuesta de resucitar a Marx no es forzosmente más disparatada que la de en tres meses refundar el capitalismo sobre bases éticas. La ética no se construye ni deconstruye tan deprisa.

En este entorno más líquido de lo habitual, tan abierto a repensar, refundar o resucitar ideas, quizá sería también apropiado revisar los ‘marcos mentales’ sobre nuestro futuro con las TIC y en la sociedad de la información. Porque no todos serán adecuados para los tiempos que se avecinan.

Pero, para no salirme de espacio, dejaré este asunto apuntado en la pizarra para otro día.

¿Comentarios?

3 comentarios

Archivado bajo Economía, Marcos mentales, Sociedad

El multitasking de los gamers: ¿Una cualidad?

multitasking_3.jpgMe resisto, por motivos que eventualmente confesaré, a abandonar la reflexión sobre los ‘gamers‘ y la empresa que inicié en un ‘post anterior a raíz de una de las propuestas del Update’08 y de una publicación reciente de la Harvard Business School.

Para algunos, una de las cualidades destacables de los ‘gamers’ es

Una habilidad asombrosa para la multitarea.

Confieso ser ambivalente sobre la capacidad de actuar en multitarea como una cualidad. Quizá porque valoro más la capacidad de concentración. Uno no puede concentrarse en modo multitarea. Ni puede multitarear estando concentrado. Yo no, por lo menos.

Eso no quiere decir que sean cualidades incompatibles. Es concebible que alguien sea capaz de demostrar una gran capacidad de concentración cuando toca concentrarse y también una gran capacidad para hacer de malabarista de tareas cuando las circunstancias lo exigen. Pero ahora mismo, repasando mentalmente una relación de conocidos y colegas, los que son excelentes en una de estas cualidades tienden a ser mediocres en la otra. Pero quizá sólo suceda eso con mis amigos.

En cualquier caso, el azar o la necesidad han traído hasta mi disco duro un artículo publicado en una revista literaria en la que el Walter Kirn, un escritor profesional, cuestiona también el ‘multitasking’ como cualidad deseable. Vale la pena leerlo, porque está bien escrito; y también por las ilustraciones, (de Istvan Banjay) de las que he me he tomado la libertad de reproducir alguna.

multitasking_1.jpg

Puesto a escoger un párrafo del artículo para citarlo aquí, me ha parecido interesante el resultado de este experimento:

Consider a recent experiment at UCLA, where researchers asked a group of 20-somethings to sort index cards in two trials, once in silence and once while simultaneously listening for specific tones in a series of randomly presented sounds. The subjects’ brains coped with the additional task by shifting responsibility from the hippocampus—which stores and recalls information—to the striatum, which takes care of rote, repetitive activities. Thanks to this switch, the subjects managed to sort the cards just as well with the musical distraction—but they had a much harder time remembering what, exactly, they’d been sorting once the experiment was over.

Leed el resto. De verdad.

¿Comentarios?

3 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales