Archivo de la etiqueta: software

Una noticia (sobre software y autismo) con doble filo

Blog 2013.013Hoy me ha interesado

… la noticia de que SAP ha puesto en marcha un programa para contratar autistas como programadores y probadores de software. No (o no sólo) como una acción benéfica, sino porque la empresa ve una ventaja competitiva en aprovechar los talentos específicos de las personas con autismo”.

Se me ocurren, estoy seguro que también a vosotros, varios ángulos para comentar esta noticia.  Algunos de ellos son un poco peliagudos. O sea, que aprovecharé la oportunidad de no meter la pata.

Con mis deseos de una buena semana para todos.

1 comentario

Archivado bajo Actualidad, DialécTIC@s

Estos ‘geeks’ tendrán que mejorar sus argumentos

Estos días ha tenido una cierta repercusión el video que acompaño, en el que diversos personajes, incluyendo Bill Gates, Mark Zurkerberg y Jack Dorsey postulan la conveniencia de enseñar a los peques a programar desde su más tierna edad.

No me convence. Y eso que en tiempos programé mucho, y a gusto. Y que ahora mismo estoy probando algunos de los cursos de CodeAcademy. Por eso, porque creo que es conveniente ayudar a que a la sociedad de hoy y del mañana aproveche de modo óptimo el potencial de las TIC, ese alegato, viniendo de quien viene, incluso me decepciona.

Porque sus argumentos no son lo bastante sólidos:

  1. Porque la propuesta de aumentar el número de horas de informática en las escuelas conlleva la de reducir horas de otras materias. ¿Cuáles? Si la respuesta apuntara a las Humanidades, tendríamos un buen tema para debatir a fondo.
  2. Como no podemos pensar la sociedad de mañana sin dosis ingentes de software, conviene enseñar a todo el mundo a entender el alcance, el potencial y las limitaciones, de los ordenadores. De acuerdo. Pero de eso a enseñar a todo el mundo a programar hay un mundo. Una cosa es enseñar a conducir y a hacer un uso racional del automóvil; otra, muy distinta, enseñar a reparar o a diseñar coches.
  3. Porque es un sofisma sostener que aprender a programar enseña a pensar. Enseña, ciertamente, un tipo de pensamiento. Lineal. Determinista. Justamente el que sirve para programar ordenadores. Justamente el que no sirve para orientarse o abordar cuestiones transcendentes en un entorno en que muchos problemas son sistémicos y muy influenciados por ‘animal spirits‘ que no se ajustan a lo determinista y racional.

Me ha sorprendido además el tono, poco racional, no sé si místico o infantil, de argumentos que aparecen en el video. Por ejemplo (min. 4:50).

  • The programmers of tomorrow are the wizards of the future. You’d look like you have magic powers compared to everybody else“.
  • It’s the closest thing we have to a superpower“.

¿Encontraríamos eso aceptable si se tratara de otra disciplina? No creo.

Aventuro na hipótesis. Si la industria TIC no consigue encontrar programadores preparados, es porque no tiene suficientes argumentos como para interesar a la gente a que aprenda. Tendrá que mejorar su discurso.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Educación, PrácTIC@s, Tecnología

Marcos mentales (7): Eticas y políticas del software

La política y las ideologías forman parte, inevitablemente, de la arquitectura social. Como tecnología y sociedad se co-producen, las tecnologías se impregnan de ideologías y de política a medida que evolucionan. Inevitablemente.

Por eso los bits no son sólo bits. Por eso no todos los bits son iguales.

software_080312.jpg

El mismo tipo de consideraciones son aplicables al software. ¿Tiene sentido hablar de “EL” software como si hubiera sólo un tipo de software? ¿Son los iguales los softwares apuntados en el mapa mental del gráfico?

Dos copias del mismo software, idénticas bit a bit, pero sujetas a distintos tipos de licencia, ¿son idénticas? , desde una óptica técnica; No, desde una perspectiva social.

A partir de estos planteamientos, cuando se afirma que “el software debería ser libre“, ¿de qué tipo de software se está hablando?

Estirar de este hilo daría seguramente para más líneas que las que caben en este ‘post’. La clave, creo yo, es tomar en cuenta el “marco mental” de quien hace la propuesta.

Si yo me dedicara a escribir software (lo hacía, hace tiempo, pero lo dejé radicalmente, como quien deja una droga) también desearía que el software fuera libre y/o abierto. Porque la ética y la estrategia del software abierto aumenta el poder de los que que tienen la capacidad de desarrollar/modificar software y el interés en hacerlo.

Si yo fuera una empresa de servicios cuya oferta de valor se apoyara en las prestaciones del software que utilizara, también me interesaría poder suministrarme dosis de software libre y/o abierto. (Como hace IBM: tema para un próximo ‘post‘).

Si yo fuera una organización que comprara software, mi decisión sobre adquirir software libre y/o abierto estaría ligada a la disponibilidad de modificarlo y mantenerlo por parte de empresas de mi confianza.

Etcétera.

Para que quede más claro. Como intento aprender a tocar el clarinete, me complace especialmente poder tocar las piezas que también me gusta escuchar. Pero la música que compro para escuchar no viene con la partitura. No es “música open-source“. Estaría bien que lo fuera, pero no somos muchos, me temo, los que defenderíamos esa causa. Muchos menos, me temo, que los que defienden que la música sea libre (o sea copiable), pero a los que nunca he escuchado pedir que fuera “open source“.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

P.S. Sobre el “software oculto“, en un próximo ‘post‘.

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad