Archivo de la etiqueta: Propiedad Intelectual

¿Estamos pagando justos por descargadores?

Si las descargas de Internet en España, que consumen la mayor parte de los recursos de red, se redujeran al nivel europeo: ¿Se traduciría ello en una reducción de costes para las operadoras? ¿Estarían dispuestas a repercutir el ahorro en la mayoría de clientes que no descarga?

blog_090423aComentaba en una entrada anterior que el porcentaje de internautas españoles que descargan habitualmente música y videos de Internet es muy superior a la media europea. El volumen de recursos de red que consumen debe ser pues más elevado que el del internauta europeo medio. Asimismo el coste que estos recursos representan para los operadores que proveen el acceso a Internet. Un coste que a buen seguro éstos repercuten en sus clientes, de un modo proporcionalmente más alto (y más injusto) en la mayoría que no descarga.

¿Es ésa la razón de que el coste de Internet en España sea comparativamente alto? ¿Es la minoría de ilustrados-TIC y descargadores de Internet, la misma que reclama precios más bajos para la banda ancha, parcialmente responsable de que las operadoras no los bajen?

Estaría bien conocer una respuesta argumentada con datos. De todos modos, se informa de que en Suecia, donde la tasa de descargas es todavía más alta, el tráfico de Internet bajó de golpe m´s de un 30% cuando entraron en vigor medidas contra las descargas ilegales. Según un operador de Internet de ese país:

«El tráfico de Internet en Suecia es ahora aproximadamente el mismo que en los países del sur de Europa. Con estos niveles, no necesitaríamos una infraestructura mejor que la que tienen en Italia, por ejemplo».

Una reflexión interesante a la hora de valorar a qué ritmo y con qué estrategia desplegar nuevas redes de fibra óptica y de banda más ancha. Tema para otro día.

¿Comentarios?

4 comentarios

Archivado bajo Infraestructuras, Marcos mentales, Políticas públicas, Propiedad Intelectual, Sociedad

La eTIC@ de las cargas y las descargas

Las descargas no son el problema. La ética, sí.

Escribe un ilustre ‘ilustrado-TIC’, en un comentario en su blog sobre la cuestión de las descargas (negrillas añadidas):

«Exactamente el mismo, aunque suene escandaloso, para la pornografía infantil: no puedes controlar si lo que circula por la red son fotos de menores desnudos o son fotos de las vacaciones, es imposible. En la circulación no hay posibilidad de control, a no ser que haya exhibición o comportamientos flagrantes. Pero si lo persigues, provocarás que se transmita de maneras incontrolables. Lo que tienes que controlar es el origen – los lugares y personas donde se lleva a cabo tan asquerosa actividad – y el destino – el que paga por recibir tales materiales. En el medio, olvídate: chocas con la naturaleza del protocolo de Internet».

blog_090421

He intentado conceptualizar en la pizarra una cadena de eventos que se inicia con una actuación en el mundo físico, pasando por su representación y comunicación en la red, hasta que llega a un usuario.

Una aproximación a la valoración ética de casos concretos (con independencia de su tratamiento legal) evidencia distintas casuísticas:

  • Escribir un texto calumnioso, por ejemplo, sólo es éticamente censurable cuando se comunica.
  • Un acto de violencia, en cambio, es reprobable con independencia de que se grabe en video y se difunda en la Red.
  • En ambos casos, la valoración ética es independiente de que haya o no un móvil económico.

Creo que el meollo de la polémica sobre las descargas está, aunque algunos pretendan soslayarlo, en la valoración ética de la acción que arranca la cadena. Que tiene lugar cuando alguien manipula un contenido violando, para subirlo a la red, la licencia de uso del mismo. Lo que pone también sobre la mesa cuáles deberían ser los límites razonables de esa licencia o de las licencias de propiedad intelectual en general. Una cuestión en la que me parece que hay mucha hipocresía entre los ‘ilustrados-TIC‘. Tema para otra entrada.

¿Es aplicable este análisis a las descargas en Internet? ¿Cómo corregirlo o mejorarlo?

3 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Políticas públicas, Propiedad Intelectual

Marcos mentales: «Esos» internautas nos perjudican

¿Aciertan el Ministerio de Cultura y la SGAE en sus políticas y su comunicación sobre la cuestión de las descargas? No. ¿Aciertan «esos» internautas» que se oponen a ellos? Tampoco.

No sólo son las SGAE, algunas discográficas y algunos políticos los que están equivocando el mensaje y deformando el debate sobre las descargas en Internet. La diatriba de Enrique Dans contra un artículo publicado en ‘El País’ sobre las descargas apunta a que los fondos y las formas de algunos ‘ilustrados-TIC‘  acabarán por reforzar a la SGAE y los pro-canon y perjudicando a una mayoría de internautas y de ciudadanos.

blog_090418En su manual de activismo político («No pienses en un elefante«), Georges Lakoff aconseja:

Si mantienes su lenguaje y el modo en que lo enmarcan y te limitas a argumentar en contra, pierdes porque refuerzas su posición‘.

Ejemplo: Cuando Richard Nixon salió en televisión con su famoso «No soy un bribón«, la mayoría de los americanos se convenció de que sí lo era. Por analogía, cuando Enrique Dans proclama que «Todos somos criminales» no sólo estaría perjudicando su posición, al reforzar el ‘marco mental‘ de la SGAE. Con ese ‘todos‘, usado incorrecta e ilícitamente, salpica también a una mayoría (en la que me incluyo) a la que no representa.

Está cada vez más claro que hacen falta alternativas a modelos y formas caducos como los de la SGAE. Pero yo no esperaría de los ‘ilustrados-TIC‘ que aporten ninguna razonable. Será cuestión de ponerse a ello.

¿Comentarios?

Entradas relacionadas:

3 comentarios

Archivado bajo Sociedad

La cara oculta de Facebook

Inesperado artículo en La Vanguardia sobre el intento de cambio por parte de Facebook, de las condiciones de uso de los contenidos aportados por sus usuarios (no es ésta una publicación especialmente sensible a las cuestiones tecnológicas).

blog_090213

Extraigo los que me parecen los párrafos más relevantes:

«El mito de las «redes sociales» en internet se basa en la idea de que las redes son un espacio de libertad cuasi ilimitado. En realidad, no es así. El dueño de Facebook son los administradores de la red social: ellos deciden cómo, en qué condiciones y cuándo se puede acceder y salir de la misma. Así, el gestor – privado-del sistema opera como un poder constituyente – público-de la comunidad virtual. Sin ningún tipo de control público sobre su actuación.

[…] En realidad, el modelo de gestión de contenidos y de acceso a la información no es ni neutro, ni libre: es un modelo generado por alguien – el administrador del sistema-que no va a renunciar fácilmente a su poder, esto es, al férreo control difuso que ejerce sobre el mismo.

[…] Nada es lo que parece: internet tampoco. Y es que la cara oculta de Facebook es muy dura.»

Algo, en el tono del escrito, me hace sospechar que no estaría del todo de acuerdo con el Sr. Moles i Plaza, director de un para mí desconocido «Centro de Investigación en Gobernanza del Riesgo«. Pero sí en que el asunto de las redes sociales, así como otros servicios de Internet de acceso libre y masivo, merecen una reflexión sociológica a fondo, desde ‘marcos mentales‘ distintos de los de ciberlibertarios y/o ‘ilustrados-TIC.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

P.S. El artículo en La Vanguardia, en principio de acceso restringido para suscriptores, se reproduce (sin comentarios) en más de una docena de blogs. ¿Os parece un comportamiento legal? ¿Ético?

4 comentarios

Archivado bajo Humanismo.com, Regulación TIC, Sociedad

Marcos mentales: Contenidos y commons

Dando vueltas todavía a los límites (o no) de la difusión de contenidos por Internet he acabado reabriendo mi ejemplar de «The Future of Ideas: The fate of the commons in a connected world«, de L. Lessig. Conocido entre otras cosas por ser el inspirador de las licencias Creative Commons.

Leo:

«Always and everywhere, free resources have been crucial for innovation and creativity«

Los recursos que se comparten libremente son un ejemplo de recursos libres (entendiendo ‘free’ como en ‘free speech‘, no necesariamente como en ‘free beer‘). Lessig centra su interés en ellos porque:

«There is a benefit to resources held in common; the Internet is the best evidence of that benefit«.

Los ‘commons‘ existen y han existido desde antiguo. De mi época de estudiante en MIT, por ejemplo, recuerdo los paseos por el magnífico ‘Boston Common‘, el parque de la ciudad de Boston.

blog_090224Lo crucial, para mí, de la postura de Lessing es cómo aborda la cuestión de qué recursos pueden  constituirse en ‘commons‘ (negrillas añadidas):

«What has determined the commons is the character of the resource and how its relates to a community«.

El punto central, para mí, es la referencia a la ‘comunidad‘. En una cena ‘todos ponen‘ entre amigos, es improbable que nadie acapare la comida; por respeto a la comunidad. En cambio, en un cóctel ofrecido por vete a saber quién, habrá siempre alguien que no tendrá inconveniente en acaparar el plato de las croquetas.

Algún lector argumentará de que la analogía es imperfecta; soy consciente de ello. Así y todo me sirve, de vuelta a la cuestión de los contenidos en Internet, para preguntarme cuál sería, si es que existe, la comunidad de referencia para los que defienden las descargas ilimitadas; que equivalente a conceptuar como ‘commons‘ todos los contenidos.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad

¿De quién son los contenidos en Facebook?

Ha habido estos días una cierta polémica, a raíz de un cambio en los ‘Terms of Service‘ de Facebook, acerca de cuáles son y/o deberían ser los límites en los derechos de esta red social sobre los datos y los contenidos que aportan sus usuarios (que no clientes).

blog_090222

Como muchos otros, supongo, aunque tengo un perfil (no muy activo) en Facebook, no me había molestado antes en leer las condiciones de uso. En una lectura rápida, me da la impresión de que conceden a Facebook una licencia prácticamente total para hacer lo que le plazca con los contenidos de sus usuarios. Algo que me reafirma en que conviene adoptar una postura de prudencia a la hora de ‘retratarse‘ en Facebook.

Con todo, mi interés en el asunto es tangencial, relacionado con la cuestión de la propiedad intelectual en Internet, sobre la que escribía no hace mucho. Porque no me sorprendería que hubiera quien, defendiera a la vez dos posturas que se me antojan en principio contradictorias:

  • Restringir los derechos de Facebook y similares sobre los contenidos que libremente aportan los usuarios.
  • Defender el derecho a copiar libremente, bajo el argumento de que ‘los bits son bits‘, los contenidos que circulan por la red, incluso en contra de la voluntad de sus autores.

Supongo que el asunto debe tener sus sutilezas, por lo que me abstendré de tomar partido. Pero me parece un asunto digno de reflexión. Sobre el que además agradeceré cualquier aportación clarificadora.

Saludos cordiales

Enlaces: DenkenUber, Consumerist

3 comentarios

Archivado bajo Propiedad Intelectual

Marcos mentales: Derecho de autor

Supongamos el hipotético caso en que:

  • Un autor (de música, de textos, de un video, de una imagen) decide poner copias de una obra en el mercado con la condición explícita de que no se reproduzca y difunda en Internet.
  • La difusión de esas copias tiene la cobertura formal, digamos que equivalente a un contrato, por el que el receptor asume la obligación de respetar esa voluntad del autor.
  • Así y todo, alguno(s) de los compradores no respeta(n) esa condición y sube(n) el video a YouTube, la copia de la imagen a Flickr, o similares.
  • Como consecuencia, otros se descargan múltiples copias desde Internet.

¿Cómo valorar esta situación?

blog_090220

Para mí es obvio que los que han ‘subido’ la copia de su obra a Internet han quebrantado unilateralmente la voluntad del autor. No juzgaré si tienen o no una responsabilidad legal. Tampoco me parece relevante saber si perseguían o no lucrarse con su acción. No han respetado el derecho del autor sobre su obra, y éso me parece éticamente condenable.

Comentando un reciente post de Enrique Dans, se me ocurrió preguntar «qué derechos tiene o debería tener un autor que no quiere que sus obras circulen por Internet«. Transcribo  la respuesta del Profesor Dans:

«Si un autor no quiere que su obra circule, tendrá que no divulgarla. Guardarla en una caja fuerte y que no la oiga o vea nadie. Los bits son bits […]  y una vez que los sueltas, no hay quien los vuelva a meter en el redil. Por tanto, la voluntad del autor alcanza a decidir si quiere publicar su obra o no, pero una vez publicada, se limita a tomar decisiones en los ámbitos que pueden ser controlados, no en los incontrolables. […] Lo que sí deberá, una vez iniciada la difusión, es contar con alguien que contabilice en qué sitios está siendo utilizada con ánimo de lucro, y pase las correspondientes facturas».

Una posición que sólo puedo entender como resultado de una ideología que da prioridad a las cosas (en este caso a Internet) sobre las personas.

¿Comentarios?

3 comentarios

Archivado bajo Humanismo.com, Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad

El software oculto en la manzana dorada

Acababa mi ‘post’ de ayer prometiendo una entrada sobre el «software oculto». Tenía una referencia sorpresa en mente, pero puedo guardarla para una próxima ocasión.

Porque el último número de Fortune, que califica a Apple como la compañía más admirada, contiene un artículo con manifestaciones de Steve Jobs que me sirven igualmente para ilustrar el concepto.

golden-apple_080314.jpg

Acerca del desarrollo del iPhone, Jobs explica que:

Nadie había pensado en poner un sistema operativo tan sofisticado como OSX dentro de un teléfono. Tuvimos un serio debate dentro de la compañía acerca si podríamos o no hacerlo. […] Nuestra mejor gente de software decían que ellos sí podrían hacerlo, así que les dejamos probarlo. Y lo hicieron.

Sobre el MacBook Air:

Ninguna otra empresa podría hacer el MacBook Air, y el motivo es que nosotros no sólo controlamos el hardware, sino también el sistema operativo. Y es justamente la conexión íntima entre el hardware y el sistema operativo lo que nos permite hacerlo. and the reason is that not only do we control the hardware, but we control the operating system. No hay una interacción íntima entre Windows y un notebook de Dell.

En general, sobre las capacidades de Apple:

Nos dimos cuenta de que en casi todo – o todo – el futuro de la electrónica de consumo, la tecnología primaria iba a ser el software. Y somos bastante buenos en software. […] Podemos escribir todos estos tipos de software [para el iPod, iTunes, OS X, iPhone, …] y hacer que encajen perfectamente. ¿Cuántas compañías pueden hacer eso?

Hay más, pero lo anterior basta como muestra. Quizá para revisar algunos ‘mapas mentales’:

  • ¿Sería sensato pedir que el software de Apple fuera abierto?

Otra cuestión interesante es que Apple informa que han habido más de 100 descargas del kit de desarrollo de software (SDK) para el iPhone en los cuatro primeros días en que ha estado disponible.

¿iPhone o Android? (¿o ninguno de ellos?)(¿o ambos y más alternativas?: He aquí la cuestión!!!

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

1 comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual

Cultura y costura

La edición de La Vanguardia del pasado Lunes 21 de Enero contenía un interesante reportaje sobre «los nuevos hábitos del consumo fílmico» bajo el titular:

lve_080121a.jpg

Los tres creadores entrevistados (Ventura Pons, Bigas Luna y J.A. Salgot) vienen a coincidir en que:

lve_080121b.jpg

  • «La crisis no es del producto, sino de su distribución tradicional»
  • «La distribución está atrasada»
  • «El mundo de la distribución y la exhibición debe adaptarse a los nuevos hábitos de consumo».

Opiniones que me han suscitado la analogía, más que con la galería de arte, con el mundo de la moda. Los vestidos de la alta costura, los que producen aquellos a los que se considera como los máximos creadores, se exhiben en las pasarelas, pero no para venderlos; o sólo a unos pocos super-elitistas. Pero sirven para alimentar los negocios de las grandes marcas, que a su vez marcan tendencias que siguen muchas otras marcas menos selectas que a su vez … Una pirámide que explica muy bien la (insoportable) protagonista de «El diablo viste de Prada«:

prada_script.jpg

¿Tendría sentido trasladar la misma pirámide de negocio al cine? (¿O a la música?). Los verdaderos creadores en las pasarelas. Los industrializadores en la distribución. Y un mundo entre medias.

No lo sé. Pero si así fuera, tendríamos un «marco mental» para enfocar de un modo sensato la cuestión del canon digital.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad

Creación intelectual y réditos monetarios

El debate sobre el «canon digital» ha puesto de actualidad últimamente la cuestión de la propiedad intelectual, cómo se protege, cómo se retribuye y quién gana con ella.

writers-guild.jpg

La huelga de guionistas de Hollywood proporciona una ocasión para ver desde otro ángulo la cuestión de los réditos de la creación. El video adjunto expone en cuatro minutos el punto de vista de los creadores, que no genera precisamente simpatía por los productores.

A tomar en cuenta, aunque no tomemos partido.

P.S. Gracias a MediaCoolHunting por ponerme sobre la pista.

1 comentario

Archivado bajo Propiedad Intelectual