Archivo de la etiqueta: multitasking

Tecnología anti-tecnología

Stay on target

Dando vueltas todavía al tema de mi último post: ¿En qué medida usamos las redes sociales (Internet en general) racionalmente o por impulso? ¿O en qué combinación de ambas?

Quizá es una pregunta mal planteada o demasiado general. Pero me ha hecho recordar un artículo de The Economist («Stay on Target«) sobre la disponibilidad creciente de programas para combatir la tentación de que las muy numerosas posibilidades de distracción internética interfieran con el trabajo.

Captura de pantalla de http://anti-social.cc/

La imagen es un recorte de la web de uno de estos productos; se explica por sí sola. En la misma línea, un blog tecnológico recomendaba utilizar los ‘parental controls’ del Mac para aumentar la productividad de los adultos.

Creo que éste es un asunto más que permite una aproximación DialécTIC@. Internet es (no sólo, pero también) un vehículo de tentaciones para dispersarnos; para poner a prueba nuestra capacidad de concentración y, en último término, nuestra voluntad. Ahora bien, el ejercicio positivo de la voluntad es siempre un ejercicio de crecimiento personal. Alguien podría quizá apuntar que nadie se gana el Cielo sin tener que enfrentarse a tentaciones.

¿Cómo lo véis? ¿Usáis estas tecnologías anti-dispersión? ¿Os apuntaríais a utilizarlas?

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Humanismo.com

Sobre la atención (y el anti-multitasking)

blog_090706

Hay libros que enganchan desde la primera línea. Este es un ejemplo:

Como el foco del libro es la Atención, es lógico que no tenga buena opinión del ‘multitasking‘:

«Contrary to the messages from our wired, workaholic culture, multitasking is a myth«.

La idea es que, como ocurre con los ciclos de CPU de los ordenadores, cuando se intenta hacer varias cosas a la vez (de modo concurrente, que no simultáneo) la atención se reparte; es, por tanto, menos intensa sobre cada uno de los objetivos que se persiguen.

«Where your attention goes, your energy flows and life grows«.

Si éso es cierto, cuando la atención se dispersa …

¿Comentarios?

1 comentario

Archivado bajo Citas, Humanismo.com

¿Se satura Internet? No: nos satura a nosotros

Seth Godin, un gurú del marketing sobre el que escribí algo (no demasiado favorable) en el pasado  incide en su blog acerca de lo que algunos han dado en llamar la economía de la atención.

«The internet isn’t full, but we are […] What is full is our attention«.

blog_081209Según la Wikipedia, la premonición del posible desequilibrio entre una disponibilidad de información constantemente creciente y una capacidad de atención forzosamente finita se empezó a prever ya en 1971; mucho antes de que Internet y los progresos de las TIC lo hicieran factible:

«A wealth of information creates a poverty of attention and a need to allocate that attention efficiently among the overabundance of information sources that might consume it«.

El desarrollo y el ejercicio de la capacidad de cada uno de asignar eficientemente la cuota de atención de que dispone, que será crecientemente el recurso más escaso de la sociedad de la información, es (debería ser) parte de la agenda del ‘Humanismo.com‘.

De lo contrario, entre otras cosas, las turbas inteligentes que reseñaba ayer serán digitales, pero también reflejas, subconscientes, poco o nada inteligentes; y por lo tanto muy manipulables. Lo cual seguro que a alguien interesa e intentará por tanto propiciar y aprovechar. Elucubrar si para bien o para mal llevaría a evocar la saga del Señor de los Anillos, o épicas parecidas.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

1 comentario

Archivado bajo Educación, Prospectiva, Sociedad

Un ataque de fragmentación total

Clara Sanchis relata en La Vanguardia que, buscando la explicación a «una serie de pequeños errores que cometía a diario» un joven que le ayudaba como secretario, empezó a fijarse de cerca en su método de trabajo …

«Y fue cuando vi que mientras revisaba el correo, descargaba archivos, enviaba y recibía SMS, controlaba las noticias de última hora, contestaba al teléfono, apuntaba cosas y buscaba datos en internet. Todo ello, relacionado con el trabajo que nos ocupaba, sin un ápice de incorrección laboral, pero enredado en una vorágine de puro descontrol. Tú lo que tienes, le dije, es un ataque de fragmentación mental».

multitasking_2Las conclusiones de Clara Sanchis, que comparto, incluyen que «Se trata de hacer las cosas una detrás de otra, y no todas a la vez» y que «el exceso de posibilidades de la tecnología nos puede llevar al pensamiento discontinuo y de ahí, a la ineficacia total«. Ya he escrito en otras ocasiones sobre las mías, sobre cómo las herramientas tecnológicas nos ayudan con igual facilidad a ser productivos que a dispersarnos, a hacer más eficazmente algunas cosas como a distraernos aplicándonos a todas, incluidas las menos importantes.

No me repetiré. Pero dejaré una cuestión para debate. Seguramente estaríamos todos de acuerdo en la necesidad imperiosa de que en las escuelas se enseñe cómo usar las herramientas TIC.

¿Tendría también que enseñarse cómo NO usarlas?

Puesto de otro modo.

¿Es bueno que se considere como positiva la capacidad de ‘multitasking digital’ de los adolescentes? ¿No sería tan importante (o más) enseñarles la práctica de la atención continuada, de la concentración?

Preguntas que llevan a su vez a otras cuestiones  que dejo pendientes para un reflexión más a fondo sobre el «Humanismo.com»

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Entradas anteriores sobre esta cuestión:

4 comentarios

Archivado bajo Educación, Sociedad