Archivo de la etiqueta: Microsoft

Estos ‘geeks’ tendrán que mejorar sus argumentos

Estos días ha tenido una cierta repercusión el video que acompaño, en el que diversos personajes, incluyendo Bill Gates, Mark Zurkerberg y Jack Dorsey postulan la conveniencia de enseñar a los peques a programar desde su más tierna edad.

No me convence. Y eso que en tiempos programé mucho, y a gusto. Y que ahora mismo estoy probando algunos de los cursos de CodeAcademy. Por eso, porque creo que es conveniente ayudar a que a la sociedad de hoy y del mañana aproveche de modo óptimo el potencial de las TIC, ese alegato, viniendo de quien viene, incluso me decepciona.

Porque sus argumentos no son lo bastante sólidos:

  1. Porque la propuesta de aumentar el número de horas de informática en las escuelas conlleva la de reducir horas de otras materias. ¿Cuáles? Si la respuesta apuntara a las Humanidades, tendríamos un buen tema para debatir a fondo.
  2. Como no podemos pensar la sociedad de mañana sin dosis ingentes de software, conviene enseñar a todo el mundo a entender el alcance, el potencial y las limitaciones, de los ordenadores. De acuerdo. Pero de eso a enseñar a todo el mundo a programar hay un mundo. Una cosa es enseñar a conducir y a hacer un uso racional del automóvil; otra, muy distinta, enseñar a reparar o a diseñar coches.
  3. Porque es un sofisma sostener que aprender a programar enseña a pensar. Enseña, ciertamente, un tipo de pensamiento. Lineal. Determinista. Justamente el que sirve para programar ordenadores. Justamente el que no sirve para orientarse o abordar cuestiones transcendentes en un entorno en que muchos problemas son sistémicos y muy influenciados por ‘animal spirits‘ que no se ajustan a lo determinista y racional.

Me ha sorprendido además el tono, poco racional, no sé si místico o infantil, de argumentos que aparecen en el video. Por ejemplo (min. 4:50).

  • «The programmers of tomorrow are the wizards of the future. You’d look like you have magic powers compared to everybody else«.
  • «It’s the closest thing we have to a superpower«.

¿Encontraríamos eso aceptable si se tratara de otra disciplina? No creo.

Aventuro na hipótesis. Si la industria TIC no consigue encontrar programadores preparados, es porque no tiene suficientes argumentos como para interesar a la gente a que aprenda. Tendrá que mejorar su discurso.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Educación, PrácTIC@s, Tecnología

‘Animal Spirits’ de los ilustrados-TIC

Para quien lea de cuando en cuando no les vendrá de nuevo mi falta de sintonía con los ilustrados-TIC. En parte, porque muchas de sus posturas esconden, quizá no de modo consciente, una ideología neo-liberal que no se pone en discusión. También en parte porque, robando el término del blog de la Harvard Business Review, son a menudo más snobs de la innovación que verdaderos innovadores.

Esos ilustrados-TIC tienen, entre otras aficiones, la de aprovechar cualquier ocasión para denostar a Microsoft. Es uno de sus animal spirits, que no existen sólo en economía.

Nunca les he oído hacer lo mismo con Cisco, que más bien suele conceptuarse como una empresa innovadora, que provee algunos de los elementos que son clave en el funcionamiento de la Web. Me interesará ver cómo comentan, si es que lo hacen, la gráfica adjunta, que muestra que el retorno de la inversión en Microsoft viene siendo mayor que en Cisco (y en muchas otras empresas tecnológicas, aventuraría yo).

Tranquilos. No espero, ni mucho menos, un alud de comentarios.

Disclaimer: Soy Mac y evito en cuanto puedo utilizar Windows.

1 comentario

Archivado bajo Actualidad, DialécTIC@s

Contrapunto (2): ¿Dónde están los paranoicos?

Una de las noticias de la semana en el sector de las Tecnologías de la Información es la sanción de la Comisión Europea a Microsoft por abuso de posición dominante, por un total de 899 millones de euros,

No es una decisión fácil de valorar, ya que el equilibrio entre favorecer la competencia y estimular la innovación es delicado. Porque, entre otras cosas:

  • Lo normal es que un buen empresario aspire a conseguir una posición de monopolio, si puede. O de oligopolio, si puede menos. De hecho, los gurús de la economía del conocimiento considerar deseable el estado de competencia monopolística.
  • En una situación de competencia perfecta, sin barreras de entrada y con información universalmente disponible, nadie gana dinero.

Debe ser inevitable que los juicios sobre estos asuntos, especialmente los de que gustan de posicionarse en los extremos, parezcan más el resultado de ideologías a priori y de descargas emocionales que de un discurso racional y/o estratégico.

En todo caso, lo cierto es que, incluso en foros liderados por confesos anti-Microsoft (por ejemplo) aparecen valoraciones contrapuestas:

  • Los que aplauden la decisión contra Microsoft, como seguramente la aplaudirían contra cualquier poderoso.
  • Los que la critican opinando que «Terminarán cargandose Microsoft como sea. […] Lo que realmente debería estar prohibido es el código libre, que atenta directamente contra el mercado al tratarse claramente de una medida de venta por debajo del coste«.
  • Los que, aparentemente en nombre de defender las reglas de competencia, proponen sesgarla: «¿Alguien sabe qué se hace con el dinero de estas multas? Porque estaría muy bien que se reinvirtiese en el desarrollo de proyectos en software libre, por ejemplo«.

Habría base para un estudio sociológico, supongo.

Sobre estos asuntos, Andrew Grove, que llevó a Intel a uno de estos estadios de competencia monopolística, sostenía que «sólo los paranoicos sobreviven«, porque:

«Cuanto más éxito tienes, más gente hay que quiere arrebatarte un pedazo de tu negocio, y luego otro, hasta que no queda nada«.

Yo imaginaba que la actuación de la Comisión sobre Microsoft tendría como objetivo proteger a la industria europea de software. O, como mínimo, a algún agente de la industria europea de software que aspirara a compartir con Microsoft un sustancioso oligopolio.

music3.jpg

Pero ya no estoy tan seguro. Según la documentación de la propia Comisión, la investigación sobre Microsoft tuvo su origen en una denuncia de … Sun Microsystems (una empresa americana) en 1998. Francamente, me cuesta de entender. A menos que la decisión de la Comisión incluya también una cierta dosis de autoestima regulatoria, de reafirmar el poder del regulador:

Penalty payments are intended to induce a speedy end to non-compliance with a previous Commission decision.

Con todo, para equilibrar el juicio, propongo que se tome también en cuenta que, si no ando muy equivocado, dos décadas de política industrial de la Comisión en el sector de las TIC no han conseguido crear una industria de software de solidez comparable a la de los EEUU (pensemos en Microsoft y Oracle, por ejemplo). ¿Hay alguien que asuma esa responsabilidad? (Aunque sea sin llegar al extremo de multar a la Comisión Europea).

Bien pudiera ser que lo ocurre fuera en parte achacable a dosis insuficientes de paranoia creativa entre quienes hacen las políticas públicas sobre tecnología y empresas. Quizá también entre el colectivo de empresarios y/o innovadores. De lo que estoy casi seguro es de que ese defecto no se compensa incrementando la paranoia de los reguladores.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

P.S. Dicen los antiguos que la virtud nace de la tensión entre opuestos, como la música de una cuerda en tensión. En este caso, témome mucho, de la tensión entre Microsoft y la Comisión lo que más se genera, de momento, es ruido. Habrá que ampliar el marco mental en alguna dimensión.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Innovación, Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Regulación TIC

Marcos Mentales (4): ¿En qué se parecen Gamesa y Microsoft?

En una enrevista reciente en El País, el máximo responsable de Gamesa, un ‘holding’ industrial del sector de la energía en el País Vasco, se expresaba así al respecto de la estrategia de su empresa:

«Tenemos que ser conscientes de que tenemos compañeros en Asia y Norteamérica. Las empresas que se cierren sobre sí mismas tienen poco futuro; aquellas con capacidad para aprender e ir más rápido que las demás perdurarán.

[…] Las alianzas estratégicas te permiten crecer más con menos nivel de deuda. Se podría decir que a cambio de perder Ebitda, pero ése es el desafío. Queremos crecer más rápido que los demás. Cuando nos asociamos la clave es traer conocimientos y visión conjunta del negocio«.

mas-menos-distinto.jpg

Eso es lo que está haciendo una empresa moderna, metida de lleno en la renovación de un sector maduro, como es el de la energía.

Leyéndolo, me vino a la mente que bien podría haber una analogía con el anuncio reciente de Microsoft de evolucionar su política de inter-operabilidad y abrirse (ya se verá en qué medida) a los planteamientos del ‘software abierto’. El del software es también un sector relativamente maduro (si se mira con perspectiva de 30 años) y en pleno proceso de renovación. Está cambiando la manera en que se produce, en que se distribuye y en que se utiliza. Y al hilo de todo ello, los modelos de negocio.

Para algunos, la cuestión del ‘software abierto‘ es una especie de religión. Pero yo no interpretaría la decisión de Microsoft en clave religiosa, sino en la de un estricto pragmatismo. El de la conciencia de la necesidad de renovar y abrir su empresa a prácticas otras que la distribución de software bajo licencia. Si no fuera así, hubieran podido optar por comprar otra empresa de software, como SAP, por ejemplo.

Parece que, en lo que hace referencia a los planteamientos de empresa, a la dicotomía clásica (vender más, gastar menos) se añade una dimensión paralela: la de hacer «algo distinto«, o de forma distinta. Con modelos de empresa mucho más abiertos. «To think out of the box«.
¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad

De ‘rebeldes con poca causa’ a ‘poco rebeldes con mucho interés’

Cuando Internet emergió en público hace poco más de 10 años, el universo Internet se nos presentaba como un territorio para pioneros, para visionarios, poco menos que para héroes. Y también para libertarios de varios tipos, que pensaron que Internet sería un nuevo territorio de libertad. Todavía muy al principio, Esther Dyson, junto con otros de los primeros tic-ilustrados de la era Internet, escribieron un manifiesto grandilocuentemente titulado:

Cyberspace and the American Dream: A Magna Carta for the Knowledge Age

Algunos de los acontecimientos de estos días me están sugiriendo que esta asociación gloriosa entre Internet y la «era del conocimiento» tiene mucho de verdad, pero también mucho de biombo chino.

Me explicaré. Todo el mundo parece coincidir que la oferta de Microsoft para comprar Yahoo! tiene como objetivo competir con Google por el dominio de Internet. Pero Google no es propiamente una empresa «de» Internet, sino una empresa de publicidad. Que gana dinero a expensas de la publicidad. Que facilita el que los anunciantes se pongan en contacto con nosotros. O sea, que facilita que nos invada la publicidad. Como hacen los canales de televisión, pero con otros medios.

Cierto. Google hace más cosas, nos ofrece usar gratis el buscador, los mapas y una serie de herramientas fantásticas. Por eso no la odiamos. Del mismo modo que toleramos las cadenas de televisión que emiten programas que nos gustan, a pesar de la publicidad. E ignoramos, o menospreciamos, o incluso odiamos cordialmente a los programas que, además de publicidad, emiten telebasura.

lirios.jpg

Ahora bien, ¿a que identificar Internet con el paraíso de los publicitarios suena poco glorioso?

El Ciberespacio y el sueño de los publicitarios: El mapa del hiperconsumo

Una última alerta de por dónde van las cosas, me temo, es la noticia de que Rupert Murdoch, un magnate de muchos medios y muchas prensas, alguna de ellas muy amarilla, estaría considerando terciar en el asunto y tomar una participación en Yahoo!. Poniendo a la vez en juego su propiedad de MySpace, que adquirió por sorpresa en 2005. Lo cual significa que MySpace ya no es un espacio altruistamente abierto a que quien quiera ponga su perfil, sus preferencias, sus constantes vitales y su música, sino un instrumento de negocio del Sr. Murdoch, al que una buena parte de la humanidad menosprecia (y otra envidia).

Lo cual, añadido a declaraciones de intenciones como la del Presidente del BBVA, que comentaba hace poco y sobre la que volveré, que Internet, está pasando de ser:

Un territorio de rebeldes con poca causa

a

Un territorio de poco rebeldes con mucho interés

Hace ya bastante tiempo que Manuel Castells escribió algo así como que «la economía informacional desplaza a la economía industrial porque es más eficiente en la acumulación de dinero y de poder«.

Si tiene razón, quizá deberíamos dejar de apoyar la causa de Internet sólo con un lirio en la mano.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Marcos mentales, Sociedad

Ideologías adheridas a tecnologías

La variedad de opiniones y consideraciones acerca de la oferta de compra de Yahoo por parte de Microsoft ilustra, a mi modo de ver de modo ejemplar, que las tecnologías y los juicios sobre tecnologías no son inmunes a la contaminación por ideologías a priori.

micro-yahoo.jpg

«La Vanguardia«, por ejemplo, al apuntar que la operación tiene como objetivo competir con Google, añade la valoración de que Microsoft vive “anclada en una cultura de productos, sin ver venir los servicios on line“, y que necesita “otro modelo de negocio“. El articulista concluye que a Microsoft “no le vendría mal una inyección del mucho talento“ que tiene Yahoo. Lo que no deja de ser un juicio de valor algo drástico sobre los muchos buenos profesionales que Microsoft ha atraído en tantos años como una referencia mundial de las TIC.

Más ilustrativo, incluso como ejercicio de observación sociológica, es leer y analizar la opinión sobre el asunto de un reconocido profesor-blogger, así como los comentarios de sus seguidores:

«Microsoft no ha sabido adaptarse a un mundo en el que el mejor software ya no se desarrolla dentro de los muros de una empresa, sino en comunidades desperdigadas por todo el mundo. […]

Para que Microsoft pueda de verdad materializar su potencial en Internet y pasar de ser una empresa del siglo pasado, basada en la venta de licencias, a ser una de este siglo, basada en servicios y publicidad, debe desprenderse de un lastre enormemente pesado: debe asesinar virtualmente a toda una generación de directivos, los que llevaron a Microsoft a ser lo que es, y los que le impiden avanzar en el sentido en que lo necesita».

Y más que cada lector puede investigar por sí mismo. Lo que me parece remarcable de este tipo de manifestaciones (viscerales, diría yo) es que:

  • Dejan traslucir un más que cierto rechazo a Microsoft, al considerar que tiene una posición excesiva de monopolio en su mercado (las licencias), pero a la vez denotan admiración por Google, que se está haciendo con un monopolio de similar entidad en el suyo.
  • Muchas veces dejan traslucir un más que cierto rechazo a Microsoft por producir «código cerrado», lo que les impide declararse ‘fans’ de Apple, que también utiliza código cerrado.
  • Valoran en muchas ocasiones «el mejor software» como «el de mejor calidad o mérito técnico», pero no necesariamente como el más usable por un público amplio, no ‘techie’.
  • Tienden a maximizar la relevancia de los negocios de lo virtual, pero soslayando la cuestión de que algunos de los que lideran estos negocios (como Apple con iTunes) es realmente en la venta de ‘gadgets’ (ie iPOD, iPhone, etc.) en donde ganan su dinero.
  • Tienden a maximizar la relevancia de los negocios de lo virtual, como el de Google, pero soslayando la cuestión de que Google es ya hoy una máquina de colocar publicidad, y no sólo de productos y servicios virtuales. La economía tradicional se sirve de Google, como lo hace de la publicidad en la tele.
  • Tienden a minusvalorar (como propio del siglo pasado) cualquier negocio en el que»la red» no esté en primer plano.

Podría poner más ejemplos (en relación al Wifi, al Wimax, a la cuestión de la ‘neutralidad’ de la red, etc.). Ya habrá ocasión. La cuestión que me preocupa es si esos «ilustrados-TIC», tan unidireccionales, igual hacen más daño que favor al intento de extender la causa de las TIC y la sociedad de la información a públicos más amplios. Que bien podrían considerarlos como más fanáticos que equilibrados, y por tanto poco dignos de crédito y atención.

Volveré sobre este asunto en próximas entregas, con el ánimo de provocar debate y aflorar posturas, aunque sean contrarias.

Entre tanto, cualquier comentario será bienvenido.

P.S. Acabaré dando mi opinión, que desarrollo en Estrategias 2.0, sobre la oferta de Microsoft a Yahoo!. Un asunto para mí central es que mientras Microsoft es una empresa del sector TIC, Google es una empresa del sector de publicidad. Y que es dudoso que la adquisición de Yahoo provoque en Microsoft el equivalente de un cambio genético para cambiar de negocio y de sector. Suponiendo, para empezar, que ese cambio genético y de sector sea lo que Microsoft necesita.

En esa misma línea, un reportaje de Financial Times apuntaba que, según según ejecutivos de Microsoft, las empresas de ‘medios’ les habrían llamado felicitándoles por su iniciativa. ¿Por qué será?

1 comentario

Archivado bajo Economía, Marcos mentales, Sociedad