Archivo de la etiqueta: mapas mentales

Supercapitalismo

reich-080105.jpgMe atrevo a recomendar un libro que todavía tengo a medias: «Supercapitalism: The Transformation of Business, Democracy and Everyday Life«, de Robert B. Reich, un académico de las ciencias políticas que fue Secretario de Trabajo en la administración Clinton.

Un par de citas del capítulo inicial dan una idea cabal de las intenciones del autor:

  • «Las últimas décadas han supuesto para nosotros un alejamiento del poder en nuestras capacidades como ciudadanos y un acercamiento en cuanto a consumidores e inversores».
  • «El mercado es apto a tomarnos en cuenta como consumidores e inversores, pero la democracia se ha vuelto menos sensible a nosotros en nuestro papel como ciudadanos que persiguen que las reglas del juego sean más justas».
  • «Las empresas no son ciudadanos. Son paquetes de contratos. El propósito de las empresas es jugar de modo tan agresivo como sea posible el juego de la economía. Nuestro reto como ciudadanos es impedir que fijen la reglas. Conseguir que el supercapitalismo no contamine la democracia es la única agenda de cambio constructiva».

Un mensaje, aunque en otras palabras, muy similar al que emplea Zigmunt Bauman al escribir sobre la liquidez de la vida, de la sociedad y de la modernidad.

La tecnología es, por supuesto, un elemento de fondo de estos cambios. Pero no necesariamente el motor, sino posiblemente el instrumento. Creo que podría hacerse (lo intentaré) un paralelo entre muchos de los atributos de la Web 2.0 y los de la sociedad líquida. Que son, pienso, paralelos también a los del «supercapitalismo».

(No es coherente, por ejemplo, no pensar en Google, una empresa que vende publicidad de consumo, aunque publicite otra imagen, como integrada también a fondo en el supercapitalismo).

Una reflexión que, si se acepta como razonable, plantea un dilema a quienes estamos a la vez por la tecnología y por una «reconstrucción posible» de la sociedad alternativa al supercapitalismo. Llevando la reflexión al extremo:

  • ¿Es moral difundir y promocionar el mensaje de la Web 2.0 y a la vez declararse contrario a «esta» globalización, a «este» supercapitalismo?

P.S. Al final de su «Modernidad Líquida», Bauman escribe:

No hay elección entre formas ‘comprometidas’ y ‘neutrales’ de hacer sociología. Una sociología sin compromiso es una imposibilidad […] El trabajo de la sociología es desvelar que las elecciones son libres …

(Dedicado a Genís Roca, con todo mi respeto y aprecio).

4 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

Ideología de las infraestructuras (1)

De vuelta a la cuestión planteada en el ‘post’ anterior, sobre la ideología subyacente a determinadas aseveraciones sobre las infraestructuras de telecomunicaciones, que se presentan como objetivas o neutrales, pero que no lo son (Como tampoco es objetivo este espacio, ni lo pretende).

Desde un punto de vista puramente formal, la aseveración que nos ocupa podría descomponerse para su análisis en fragmentos como los siguientes (hemos puesto en cursivas las que consideramos palabras clave, y en formato indentado las cuestiones en las que proponemos profundizar en entregas sucesivas):

(1) Entendiendo que hay consenso

¿En qué ámbitos? ¿Entre qué colectivos?

(2) en la necesidad de renovar la red de telecomunicaciones fijas

¿Cuál es la red a la que se hace referencia? Hay más de una red de telecomunicaciones fijas.

¿Cuál es la necesidad de renovar? ¿Con qué criterios? ¿Con qué objetivos?

Una red tiene varios componentes (acceso, troncal, infraestructura física, electrónica, sistemas de gestión, etc.). ¿Cuál o cualés son los elementos a renovar?

(3) creemos que hay que corregir el proceso de liberalización

¿Cuál es la valoración desde la que se deduce la conveniencia de corregir? ¿Con qué objetivos?

(4) para garantizar esta renovación […]

¿Cómo se argumenta que corregir la liberalización garantice la renovación de la(s) red(es)?

¿No se han renovado la(s) red(es) incluso dentro del marco de liberalización actual?

(5) El debate (Ver (1)) se centra en determinar cuáles son las decisiones que hay que tomar para conseguir este objetivo […]

¿Qué objetivo? Si es el de renovación, ¿con qué criterios? ¿en qué plazos?

(6) Disponer o no de infraestructuras avanzadas

Avanzadas, ¿con respecto a qué?

(7) sitúa al territorio en posiciones diferentes en el entorno de competencia entre regiones en que nos movemos,

¿Hay datos empíricos que justifiquen esa aseveración? ¿Al respecto de qué infraestructuras?

(8) del mismo modo que sucede con otras infraestructuras.

Las situaciones y los argumentarios en boga al respecto de las infraestructuras de transporte en Cataluña, ¿pueden trasladarse «del mismo modo» a las de telecomunicaciones? ¿Tienen las mismas connotaciones?

(9) Hace falta pues un liderazgo político

¿Por qué político? ¿Sólo político? ¿Por qué no empresarial?

(10) que sin distorsionar el marco de competencia

¿Qué marco de competencia? ¿El actual? ¿El establecido por el proceso de liberalización que se propone revisar (3))?

(11) establezca como prioridad la implantación de

¿Prioridad frente a qué? ¿Frente a otras medidas para el impulso de la economía?¿De la sociedad de la información?

(12)  nuevas redes.

¿Renovar la red (2) para implantar nuevaS redes? ¿O sólo una nueva red? ¿Qué elementos de red?

Mucha tela que cortar. Seguirá en una próxima entrega.

Deja un comentario

Archivado bajo Fractura estratégica, Infraestructuras, Marcos mentales, Regulación TIC

¿Qué I+D+i queremos (o/y necesitamos)?

Hace no muchas fechas la Generalitat presentó el proyecto de elaboración del Pacto Nacional para la Investigación y la Innovación. Según la (escueta) nota que difundió la noticia, el primer paso parece ser que la constitución de un comité de expertos (sin más detalles conocidos) que elaborará el informe de bases del Pacto.

Como parece esperable que transcurra un cierto lapso de tiempo hasta que el Pacto se materialice, y sin pretender suplantar el trabajo de los expertos, propongo que compartamos algunas reflexiones.

Como imagino que el Comité del Pacto no interaccionará demasiado con el recién creado International Advisory Board (ver ‘post anterior‘), dado que reportan a consejerías diferentes, empezaría por reproducir el comentario de uno de los expertos de éste último, que pienso que también se aplica a la investigación y la innovación:

Lo más importante para Cataluña es que decida qué quiere ser […] A menos que Cataluña decida en qué quiere destacar, nunca llegará muy lejos.

direcciones-alternativas.jpg

Porque también hay direcciones y encrucijadas en lo referente a orientar la innovación y la investigación. Un informe reciente de una consultora (no académica) distinguía cuatro roles diferenciados en las redes globales de innovación, con la advertencia de que casi ningún país desarrollado podía aspirar a desarrollar más de uno:

  • Los inventores son fuertes académicamente e invierten mucho en I+D.
  • Los transformadores destacan en actividades de producción e invierten en TIC.
  • Los financiadores invierten en innovación, y se distinguen por tener fondos para invertir
  • Los brokers relacionan a innovadores con innovadores e invierten en las consecuencias de la innovación.

¿Cuál elegirán para Cataluña? ¿Cuál eligiríamos para Cataluña? ¿Cuál eligiría Cataluña?

El informe en cuestión tiene más recomendaciones jugosas:

El defecto mayor en muchos programas de innovación es que consideran las naciones como sistemas cerrados, como si las naciones tuvieran que reunir todas las capacidades de innovación. Esto no sólo no es posible, sino que ni siquiera es deseable.

Hay que escoger, por tanto. Pero estoy seguro de que ésto ya lo tienen presente tanto los expertos que elaboran las bases del pacto como los políticos que dirigen el pacto y eventualmente lo negociarán. Tranquilos, pues.

1 comentario

Archivado bajo Innovación, Marcos mentales