Archivo de la etiqueta: Ken Robinson

Relegan a las personas para que las máquinas luzcan mejor

150427 BlogEste artículo de la Singularity University (“The Coming Problem of Our iPhones Being More Intelligent Than Us“) me ha hecho recordar la cita que encabeza esta entrada, extraída de uno de los libros de Jaron Lanier .

Me solivianta (más aún al ver el artículo reproducido en The Washington Post). Porque hace la trampa (estoy seguro que consciente) de concentrarse en un cierto tipo de inteligencia; la de los ordenadores.

Como nos recuerda Ken Robinson, hay tipos muy distintos de inteligencia. Algunos de ellos, como la inteligencia existencial (la capacidad de abordar cuestiones como el sentido de la vida) o la inteligencia interpersonal (la capacidad de entender a otras personas e interaccionar con ellas) me parecen difícilmente digitalizables. Y, por consiguiente fuera del alcance del iPhone o de cualquier otro ordenador.

Algo que no creo que el representante de la Singularity U. ignore. No le subestimemos. De hecho, se delata en una frase de su propio artículo:

Within seven years the smartphones in our pockets will be as computationally intelligent as we are.

Para luego enmendarse, quizá buscando un titular, eliminando el adjetivo ‘computacional’ en la siguiente frase.

These devices will continue to advance, exponentially, until they exceed the combined intelligence of the human race.

Ken Robinson, poco sospechoso de tecnofobia, avisa de que:

La idea popular de inteligencia se ha vuelto peligrosamente estrecha mientras otras capacidades intelectuales se ignoran o infravaloran.

Ken Robinson”

Jaron Lanier sugiere (convincentemente) que este estrechamiento de la idea de inteligencia no es espontáneo. Hay quien se aplica a ello, los de la Singularity entre ellos. El articulista de la Singularity U. acaba planteando la cuestión siguiente:

“These advances in technology are a near certainty.  The question is whether humanity will rise to the occasion and use them in a beneficial way.”

Es, de nuevo, un planteamiento sesgado. Porque sabemos todos, lo saben también los que priorizan el desarrollo tecnológico por encima de todo, que hay una minoría dispuesta a acaparar una parte desproporcionada de la riqueza y poder que estos desarrollos generen. Y otra minoría dispuesta a utilizar toda su inteligencia explotándolos hacer el mal.

Pienso, por ello, que hay que contrarrestar la lógica perversa de los tecnófilos singularistas y exponencialistas.Quizá con preguntas como:

¿Por qué un esfuerzo comparable al que se invierte en construir y perfeccionar máquinas pseudo-inteligentes no se dedica a ayudar a más personas a saber comportarse inteligentemente?

Creo que valdría la pena pensar sobre ello. Como primera pista, sugeriría “Follow the money“. ¿Quién gana cuando los comportamientos no inteligentes proliferan (en la economía, en la politica, en el consumo, en las relaciones, en el enfoque de nuestra propia individualidad, …)?

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s

Nuevas publicaciones dialéTIC@s

lanierEntro, me viene casi de paso de vuelta a casa, por La Central del Raval. Una tentación difícil de resistir para quien, como yo, no encuentra en los libros electrónicos el encanto del papel.

Me sorprende encontrar dentro un expositor dedicado exclusivamente a visiones distópicas de la sociedad tecnológica. Algunas de autores clásicos, como Mumford, Ellul. Pero también otras más recientes. No me atrae “Demencia Digit@l” (un título demasiado obvio), pero sí “Who owns the future?“, el último de Jaron Lanier. El anterior, “You are not a gadget“, tan denostado por los ilustrados-TIC, sigue siendo interesante y actual.

Leo en la contraportada:

In the past, a revolution in production, such as the Industrial Revolution, generally increased the wealth and freedom of the people. The digital revoution we are living through is different. Instead of leaving a greater number of us in excellent financial health, the effect of digital technologies is to concentrate wealth, reduce growth and challenge the livelihoods of an ever-increasing number of people. As the protections of the middle class dissapear, washed away by crisis in capitalism …”.

Imagino que apunta al aumento de la disparidad entre el crecimiento del PIB per capita y el estancamiento de la renta media de las familias durante las últimas décadas. Lo compro. Ya en casa, encuentro la recomendación de Brian Arthur, autor de un también imprescindible “The Nature of Technology“, que tengo leído y anotado:

This book is rare. It looks at technology with an insider’s knowledge, wisdom, and deep caring about human beings. It’s badly needed.

Estoy acabando de leer en paralelo el último de Morozov (inteligente, pero algo pesado).  Se me acumula el trabajo. Vale, no es un trabajo por el que me paguen (por ahora). Pero siento que me acerco a mi elemento.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s, PrácTIC@s

Sobre inteligencia y tecnología

marinaHoy me ha interesado

… volver sobre el asunto de la inteligencia y las TIC que abordaba en una entrada reciente.

El asunto de la inteligencia es escurridizo. Los expertos explican que hay varios tipos de inteligencia, más o menos independientes entre sí. También que cada persona es inteligente a su manera. Según cuenta Ken Robinson, la inteligencia de cada uno es tan particular como sus  huellas digitales (las huellas analógicas de sus dedos,  para ser preciso).

La pregunta apropiada no es pues “¿Qué tan inteligente es una persona (o una máquina)?“, sino “¿De qué modo es inteligente esa persona (o quizá esa máquina)?“.

Para mí, lo característico de la inteligencia (humana) es la capacidad de sorprender. De crear. De no repetirse. Al hilo de ello, he recuperado mi vieja copia de la “Teoría de la inteligencia creadora” de José Antonio Marina. De entre lo subrayado hace años entresaco:

La característica esencial de la inteligencia humana es la invención y promulgación de fines.” (pág, 17)
Lo que caracteriza a la mirada inteligente es que dirige su actividad mediante proyectos.” (pág. 34)

No se me ocurre preguntar a mi iPhone (un teléfono supuestamente inteligente) por sus proyectos. No esperaría respuesta. Imagino que tampoco se inventará objetivos.

Con todo, la yuxtaposición de una persona, que en principio podemos suponer inteligente, con un ‘smartphone’ puede producir resultados sorprendentes. Por ejemplo, según un informe reciente (.pdf)  el usuario típico (norteamericano) de un ‘smartphone’ consulta Facebook 14 veces al día. ¿Calificaríamos este comportamiento como inteligente?

Creo que no. Me tienta, sin embargo, especular con que quizá el propiciar ese comportamiento fuera uno de los fines perseguidos por la maquinaria industrial que pone smartphones y Facebook en manos de los usuarios. No sabría cómo verificarlo. Pero, aplicando la cita de Marina y tomando en cuenta la cantidad de gente inteligente que trabaja para Apple, Google, Facebook y similares, tampoco me resulta inverosímil.

Casualmente, o quizá no, ya incluso antes de Internet, Langdon Winner observó que “La revolución de los ordenadores es claramente silenciosa con respecto a sus propios fines.”

Tema este último para una próxima entrada.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Marcos mentales, Tecnología

¿Dónde se oculta el talento más oculto?

Hoy me ha interesado … este video de Ken Robinson (posterior al más famoso de los suyos). Recomiendo escucharlo entero. Pero, sobre todo, este fragmento, hacia el minuto 2.30, en que habla de una crisis de recursos humanos:

Creo que hacemos un uso muy pobre de nuestros talentos. Mucha gente pasa toda su vida sin una conciencia real de cuáles son sus talentos o de si tienen alguno en particular. Encuentro a personas de todas clases que no creen ser especialmente buenas en nada […] Encuentro a personas de todas clases que no disfrutan de lo que hacen“.


La primera vez que lo escuché pensé en lo contrario. En que todos tenemos en mente por lo menos a una persona que  está segura de tener un talento enorme, y lo vocea por doquier, en directo o por Internet, aunque nosotros no se lo veamos por ningún lado.

Pero también es cierto lo que dice Ken Robinson. Hay mucho talento oculto. Incluyendo a veces el que no sabemos ver o no nos atrevemos a desarrollar en nosotros mismos. Por eso a tanta gente le resulta difícil rellenar el “personal canvas” que se propone en “Business Model You“.

Lo que nos lleva a la cuestión de cómo hacer emerger y movilizar, en la escuela y fuera de la escuela, este talento oculto. ¿Sugerencias?

Saludos cordiales

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Educación, Emprendimiento

DialécTIC@s sobre la inteligencia

Enseñar un trimestre al año, sobre “Información, Tecnología y Sociedad“, es para mí un ejercicio estimulante. En el que aprendo tanto como mis alumnos (aunque espero que no más que ellos). En la última clase, dando una mirada sociológica a la historia de Internet, comentamos algunos de los ‘marcos mentales‘ de Google, según se describen en su web y en un artículo todavía reciente de Nicholas Carr.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Humanismo.com