Archivo de la etiqueta: iPhone

Sobre inteligencia y tecnología

marinaHoy me ha interesado

… volver sobre el asunto de la inteligencia y las TIC que abordaba en una entrada reciente.

El asunto de la inteligencia es escurridizo. Los expertos explican que hay varios tipos de inteligencia, más o menos independientes entre sí. También que cada persona es inteligente a su manera. Según cuenta Ken Robinson, la inteligencia de cada uno es tan particular como sus  huellas digitales (las huellas analógicas de sus dedos,  para ser preciso).

La pregunta apropiada no es pues «¿Qué tan inteligente es una persona (o una máquina)?«, sino «¿De qué modo es inteligente esa persona (o quizá esa máquina)?«.

Para mí, lo característico de la inteligencia (humana) es la capacidad de sorprender. De crear. De no repetirse. Al hilo de ello, he recuperado mi vieja copia de la «Teoría de la inteligencia creadora» de José Antonio Marina. De entre lo subrayado hace años entresaco:

«La característica esencial de la inteligencia humana es la invención y promulgación de fines.» (pág, 17)
«Lo que caracteriza a la mirada inteligente es que dirige su actividad mediante proyectos.» (pág. 34)

No se me ocurre preguntar a mi iPhone (un teléfono supuestamente inteligente) por sus proyectos. No esperaría respuesta. Imagino que tampoco se inventará objetivos.

Con todo, la yuxtaposición de una persona, que en principio podemos suponer inteligente, con un ‘smartphone’ puede producir resultados sorprendentes. Por ejemplo, según un informe reciente (.pdf)  el usuario típico (norteamericano) de un ‘smartphone’ consulta Facebook 14 veces al día. ¿Calificaríamos este comportamiento como inteligente?

Creo que no. Me tienta, sin embargo, especular con que quizá el propiciar ese comportamiento fuera uno de los fines perseguidos por la maquinaria industrial que pone smartphones y Facebook en manos de los usuarios. No sabría cómo verificarlo. Pero, aplicando la cita de Marina y tomando en cuenta la cantidad de gente inteligente que trabaja para Apple, Google, Facebook y similares, tampoco me resulta inverosímil.

Casualmente, o quizá no, ya incluso antes de Internet, Langdon Winner observó que «La revolución de los ordenadores es claramente silenciosa con respecto a sus propios fines.»

Tema este último para una próxima entrada.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Marcos mentales, Tecnología

Mapas Mentales (13): El iPhone

Una de las noticias top de estos días ha sido la algarabía relacionada con el lanzamiento del iPhone en España: Titulares de diarios, colas para comprarlo, rotura de stocks en los puntos de venta, muchas llamadas buscando influencias o circuitos alternativos para conseguirlo.

Supongo que eso significa, entre otras cosas, la confirmación definitiva de la incorporación de las tecnologías (las TIC) al ámbito de la moda.

Según los medios, Telefónica habría recibido unas 300.000 peticiones anticipadas de iPhone antes de su lanzamiento. Una cifra espectacular, aunque sólo represente el 0,7% de los propietarios nominales de móviles en España. En el mundo de la moda, los artículos de las primeras marcas están en la cima de una pirámide sobre la que tienen una influencia decisiva aguas abajo, tanto en imagen como en generación de mercado.

Damos la bienvenida al iPhone. Pero reteniendo que a partir de ahora habremos necesariamente de incluir los atributos de «la moda«, a menudo más emocionales que racionales, al ‘mapa mental’ de la sociedad red. Me aplicaré yo mismo el cuento en una próxima entrada.

Acabaré con una anécdota, quizá no relevante, o tal vez sí. Una vez llevé a una amiga que trabaja en el mundo de la moda a una recepción del sector TIC, cena incluida. Su primera reacción, tras inspeccionar al personal, mayoritariamente masculino, fue preguntar por qué «todos» iban vestidos impersonalmente, tantos de ellos de gris. «Casualidades», fue lo único que se me ocurrió contestar.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

El software oculto en la manzana dorada

Acababa mi ‘post’ de ayer prometiendo una entrada sobre el «software oculto». Tenía una referencia sorpresa en mente, pero puedo guardarla para una próxima ocasión.

Porque el último número de Fortune, que califica a Apple como la compañía más admirada, contiene un artículo con manifestaciones de Steve Jobs que me sirven igualmente para ilustrar el concepto.

golden-apple_080314.jpg

Acerca del desarrollo del iPhone, Jobs explica que:

Nadie había pensado en poner un sistema operativo tan sofisticado como OSX dentro de un teléfono. Tuvimos un serio debate dentro de la compañía acerca si podríamos o no hacerlo. […] Nuestra mejor gente de software decían que ellos sí podrían hacerlo, así que les dejamos probarlo. Y lo hicieron.

Sobre el MacBook Air:

Ninguna otra empresa podría hacer el MacBook Air, y el motivo es que nosotros no sólo controlamos el hardware, sino también el sistema operativo. Y es justamente la conexión íntima entre el hardware y el sistema operativo lo que nos permite hacerlo. and the reason is that not only do we control the hardware, but we control the operating system. No hay una interacción íntima entre Windows y un notebook de Dell.

En general, sobre las capacidades de Apple:

Nos dimos cuenta de que en casi todo – o todo – el futuro de la electrónica de consumo, la tecnología primaria iba a ser el software. Y somos bastante buenos en software. […] Podemos escribir todos estos tipos de software [para el iPod, iTunes, OS X, iPhone, …] y hacer que encajen perfectamente. ¿Cuántas compañías pueden hacer eso?

Hay más, pero lo anterior basta como muestra. Quizá para revisar algunos ‘mapas mentales’:

  • ¿Sería sensato pedir que el software de Apple fuera abierto?

Otra cuestión interesante es que Apple informa que han habido más de 100 descargas del kit de desarrollo de software (SDK) para el iPhone en los cuatro primeros días en que ha estado disponible.

¿iPhone o Android? (¿o ninguno de ellos?)(¿o ambos y más alternativas?: He aquí la cuestión!!!

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

1 comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual