Archivo de la etiqueta: IBM

Ideología del Big Data

gartner-hype-circle-for-emerging-technologies copia

Fuente: Gartner (2012)

Hoy me ha interesado

… empezar a explorar la ideología subyacente a la promoción del ‘Big Data, cuya emergencia, según IBM y muchas otras fuentes, «abre un nuevo mundo de posibilidades».

La figura adjunta, uno de los ‘hype cycles‘ que diagnostica una reconocida consultora tecnológica, sitúa el ‘Big Data’ en un estadio aún embrionario, creciendo en el pico de las ‘expectativas infladas‘. Lo que significa que falta todavía un tiempo, incluyendo el tránsito por el ‘valle de la desilusión‘ antes de que las visiones más optimistas se conviertan en realidad.

Lo que sin duda acabará sucediendo. Aunque es más que probable que la clave para completar con éxito ese tránsito no sea precisamente la tecnología, sino quién la aplique, cómo y en qué contexto. Al principio de «The Signal and the Noise«, Nate Silver, un reconocido especialista en análisis de datos cuyo salto a la fama se produjo tras ‘clavar’ los resultados de las últimas elecciones presidenciales en los EEUU, lo formula así:

«Chris Anderson wrote in 2008 that the sheer volume of data would obviate the need for theory, and even the scientific method […] These views are badly mistaken. The numbers have no way of speaking for themselves. We speak for them. We imbue them with meaning […] Before we demand more of our data, we need to demand more of ourselves«.

Chris Anderson, hasta hace no mucho el editor de Wired, es un personaje controvertido. Por ser un abanderado de la causa de lo ‘free’ desde la plataforma de una revista de pago. Por recomendar la tendencia de invertir en ofertas ubicadas en la ‘long tail‘ cuando existe una evidencia (versión .pdf) cada vez más consolidada de que el dinero se concentra en los grandes éxitos, de que la ‘long tail’ es muchas veces una ‘low tail’ en la que es difícil generar ingresos para sobrevivir.

Sus recomendaciones, excelentemente diseñadas para crear polémica y apalancar el prestigio de su revista y el suyo personal como autor y gurú, siempre apoyadas por los ilustrados-TIC, destilan un trasfondo ideológico. El del apoyo a los fines de quienes, como comentaba en una entrada anterior, practican una estrategia sistemática de innovación disruptiva que comporta  destrucción creativa a corto plazo, sin más detalles de la reonstrucción creativa posterior. Con la excepción, eso sí, de quién intenta acaparar los beneficios de la misma. Como (no hace falta citar nombres) quien defiende que los contenidos sean ‘free’ para llevarse el negocio de la publicidad ligado a los mismos, por ejemplo.

En el caso del Big Data, la tesis de Chris Anderson, a quien otros mejor que yo podrán discutir su autoridad para reformar el método científico, parece evidente. ¿Cuál sería la consecuencia de que el Big Data hiciera prescindibles las teorías y el método científico, y por ende los propios científicos? Simplemente, que la autoridad moral hoy se concede a ciencia y científicos pasaría a quienes tuvieran la mayor capacidad de acceder a las fuentes de Big Data y explotarlas.

Con las perspectivas fáciles de imaginar. Cuando alguien sugiere que «Data is the new oil» uno no puede evitar, llamadme malpensado, que le venga a la cabeza la historia de los ‘robber barons‘ que a principios del siglo XX construyeron grandes fortunas explotando (quasi)monopolios de acceso al petróleo y otros recursos naturales. Es obligado pensar que hay quien intenta repetir la historia con el recurso ‘data’. Ya hay, de hecho, quienes lo acaparan.

Como (bien) afirma Zygmunt Bauman, «Like most beliefs which appear to be self-evident, they remain obvious only as long as we refrain from examining the assumptions that underpin them«. dana boyd, una investigadora de Microsoft, ha publicado un buen análisis de cuestiones de fondo (provocaciones, las llama ella)  ligadas al emergente protagonismo de los Big Data. De cuestiones como esas, al respecto del Big Data y de otros inventos, nos continuaremos ocupando.

Saludos cordiales.

2 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s

Think!

Rótulos "THINK" de IBM. Pinchar para acceder.

Llegan noticias del éxito en Francia de «Indignez-vous!«, un panfleto escrito por un resistente de 93 años  que incita a sus lectores a «no claudicar ni dejarse impresionar por la dictadura actual de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia«. «Ya es hora – proclama – de que la preocupación por la ética, por la justicia, por el equilibro duradero prevalezcan«.

Hace pocos días en Túnez, hoy en Egipto, seguramente en los próximos días en otros países de África, hay también gente que se muestra indignada. Aquí en casa, no hace tanto que hizo fortuna el epíteto del ‘català emprenyat‘ (el catalán cabreado). Que cada cual añada a la lista los ejemplos que más a mano tenga.

Tendemos instintivamente a simpatizar con los indignados: no faltan motivos. Simplemente indignarse no es, sin embargo, suficiente; desahogarse en un arrebato de indignación es reconfortante, pero inútil si se queda en éso, en un desahogo. Pero no es fácil dar con el siguiente paso.

Sin pretender aquí sentenciar sobre el asunto, traigo a colación una cita de «First as a Tragedy, then as a Farce«, una obra reciente de Slavoj ZiZek, un filósofo que muy poco tiene de conformista:

«Immanuel Kant countered the conservative motto ‘Don’t think, obey!‘, not with the injuction ‘Don’t obey, think!’ but rather ‘Obey, but think!‘ […] We must resist the populist temptation to act out of anger and thus wound themselves. Instead of such an impotent acting-out, we should control our fury and transform it into an icy determination to think – to think things through in a really radical way».

No hace mucho, el filósofo Emilio Lledó publicaba en Babelia un imprescindible artículo sobre el mismo tema: «Pensar hoy«. Esta semana lo comentaremos en clase con mis alumnos.

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Humanismo.com

Software abierto y propietario: Opuestos y complementarios

Una de las tendencias características de muchos «ilustrados-TIC» es lo que podría calificarse como una especie de maniqueísmo: ver el mundo de las tecnologías, o el mundo con las tecnologías, en blanco y negro.

  • En blanco, su última propuesta tecnológica o de usos de la tecnología.
  • En negro, todos los que se resistan a valorar esa última propuesta como la definitiva, como aquélla a la que hay que apuntarse.

Un ejemplo. A raíz de anuncios recientes acerca de la política de ‘open software‘ por parte algunas instituciones, un ilustrado-TIC escribe en su blog:

«Producir software en régimen de código abierto garantiza mejor calidad, mayor innovación, mejores costes y mayor interoperabilidad. Simplemente, todo funciona mejor. […] El cambio que se inició con programas de uso general, con base amplia de usuarios potenciales y con comunidades de desarrollo potentes alcanzará poco a poco a todos los programas, todos los usuarios y todas las comunidades, hasta hacer del software propietario una cosa relegada al más oscuro pasado».

Tal vez, pero no necesariamente. Hace poco comentaba el caso de Apple, el éxito de cuyos productos se basa en buena parte en un software excelente, y propietario. Sin que nada indique que tengan ni intención ni motivos para cambiar de estrategia.

ibm_0.jpg

IBM, otra empresa con capacidad reconocida para escribir software y ganar dinero, es ejemplo de una adopción pragmática del software libre. El gráfico intenta resumir ahorrando palabras, que IBM:

ibm_1.jpg

  • Ha invertido en que LINUX esté disponible en todos sus ordenadores, cambiando radicalmente la que era su estrategia hace 20 años.
  • Contribuye activamente al desarrollo «Open Source» de LINUX

ibm_2.jpgEllo no obsta para que, según los analistas, IBM genere «aproximadamente un tercio de sus ingresos y una proporción mucho mayor de sus beneficios a partir del desarrollo y la licencia de software propietario«.

Aparte de que el software abierto es también una de las plataformas clave para el negocio de servicios de IBM. Un negocio cuyo éxito ha sidola base de la transformación, casi de la supervivencia, de la empresa.

En resumen. Ojo a la tendencia maniquea de los «ilustrados-TIC» en no incluir en sus «mapas mentales» visiones del mundo de las tecnologías en clave de «Y»: sobrevive el software abierto y el cerrado, el gratis y el de pago, etcétera.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Referencias:

«IBM’s Pragmatic Embrace of Open Source«, P. Samuelson, Comm. ACM, Octubre 2006.

The Linux Uprising, Business Week (3/3/2003)

Linux Inc., Business Week (31/1/2005)

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Innovación, Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad