Archivo de la etiqueta: Economía

Cambio: ¿Progreso o decadencia?

Hans Baldung. Las tres edades y la muerte.

Tres mensajes sobre la muerte de la sociedad industrial, recogidos en estos días de vacaciones:

Seth Godin, cuyo tono habitual es optimista:

We’re realizing that the industrial revolution is fading. The 80 year long run that brought ever-increasing productivity (and along with it, well-paying jobs for an ever-expanding middle class) is ending […]
For a while, politicians and organizations promised that things would get back to normal. Those promises aren’t enough, though, and it’s clear to many that this might be the new normal. In fact, it is the new normal […] The promise that you can get paid really well to do precisely what your boss instructs you to do is now a dream, no longer a reality […]
It’s unpleasant, it’s not fair, but it’s all we’ve got“.

La admonición de Michael Lewitt en la sección de economía de El Mundo (24/4/2011), con un tono más apocalíptico:

La crisis financiera de 2008 representó la muerte del modelo occidental de democracia económica liberal que había dominado a nivel mundial durante los últimos 30 años. Este modelo dependía de una política de laxitud monetaria y fiscal y de montañas de deuda para crear una ilusión de prosperidad.

Mientras las democracias occidentales siguen haciendo como si este régimen pudiera continuar como antes de la crisis, la realidad es que tendrán que producirse cambios radicales para evitar el hundimiento del régimen. Además, esos cambios van a ser extremadamente perjudiciales para aquellos que han dependido de la generosidad del Estado para mantener sus niveles de vida a lo largo de las últimas décadas“.

Umair Haque, en los blogs de harvard Business Review adopta un tono más moralista en la forma, pero igualmente radical en el fondo:

It’s our way of life — still mired in a set of industrial-age assumptions about where wealth comes from, and how it should be best seeded, nurtured, harvested, and enjoyed — that’s mightily, colossally unsustainable, not just in the environmental sense, but, more deeply, and perhaps more fatally, in the sense of ‘we’re living beyond our means’, because we’ve forgot what meaning means“.

Algunas reflexiones a retener para próximas entradas:

  • La sociedad industrial incluyó un cambio tecnológico, pero también un contrato social. Intuimos el alcance de la renovación tecnológica. Pero no las condiciones del nuevo contrato social.
  • ¿Son adecuados los intentos actuales de los gobiernos para sacarnos de la crisis? ¿O tal vez son sólo tratamientos sintomáticos que no atacan el fondo de una enfermedad más grave?
  • Las TIC no sólo no han evitado la situación actual, sino que pueden incluso haber contribuido a la misma. ¿Qué rol jugarán, podrían jugar, habrían de jugar, para sacarnos de ella?

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Políticas públicas

El ruido que alguien hace cuando no quiere hacer ruido

El ruido que alguien hace cuando no quiere hacer ruido” es el título de un cuento de John Irving, que a su vez juega un papel en una de sus novelas.

Me lo ha recordado una frase de un discurso reciente del director del Fondo Monetario Internacional:

The crisis originated in a culture of reckless risk-taking, a culture that is unfortunately still alive and kicking“.

Esta cultura de riesgo desaforado continúa vigente en un entorno en que, según el mismo personaje,

The global financial crisis […] devastated the intellectual foundations of the global economic order of the last quarter century“.

Eso, como el monstruo que hace ruido como alguien que no quiere hacer ruido, es lo que más miedo da.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Economía

TICs alrededor de la mesa

En su artículo semanal en el diario Ara, Albert Cuesta comenta a la vez la muy difundida foto de la cena de Obama en Silicon Valley y de la imagen del mundo vista desde San Francisco (en donde España se ve como un Reino de Tapas).

Hace ya muchos años que, al principio de su mandato en 1993, el Presidente Clinton publicó “Technology for America’s Economic Growth” en que apostaba por las TIC como motor del crecimiento económico del país. Casi 20 años después, las últimas manifestaciones de Obama giran en torno a los mismos temas, aunque con toques de precaución:

access to high-speed Internet by itself won’t make a business more successful, or a student smarter, or a citizen more informed.  That takes hard work.  It takes those late nights.  It takes hustle.  It takes that quintessentially American drive to be the best.  That’s what’s the most important ingredient for our success”.

Mientras tanto, aquí …

Si uno de nuestros Presidentes tuviera que pedir consejo a una selección de empresarios de las TIC con alcance global, ¿a cuántos y quiénes sentaría a la mesa?

E incluso,

Si uno de nuestros Presidentes tuviera que pedir consejo a una selección de empresarios  con alcance global de un mismo sector de conocimiento, ¿cuál sería el sector? ¿Quiénes los empresarios?

Estas semanas se ha hablado mucho de reforma laboral y reforma de pensiones. ¿No haría falta también una reforma empresarial, aparte de las Cajas de Ahorro?

2 comentarios

Archivado bajo Economía

Aquí nos explican la (nueva o vieja) economía

Siguiendo con mi preocupación por entender mejor a los economistas y financieros (incluso para no darles siempre la razón), imaginé que debería haber, sobre el tema de la crisis económica, una explicación similar a la de Sir Ken Robinson sobre el sistema educativo (que os recomiendo, en caso de que no la conociérais ya).

Y, voilà, la he encontrado. Narrada, pero pienso que equilibradamente (aunque con algunos errores de transcripción), desde la perspectiva de un marxista. La recomiendo. Incitando a quien no esté de acuerdo a que me envíe una mejor, que gustosamente compartiré con quien sea que lea este blog.

P.S. Había últimamente recogido algunos datos sobre fenómenos que el video menciona. Por ejemplo, el descenso en la proporción de los salarios sobre el producto interior bruto. Intentaré irlos reflejando en próximas entradas.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Gobernanza

Como Don Quijote contra … ¿qué molinos?

Leo por ahí (Gracias, @albertcuesta) unas declaraciones del vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons:

“España debe considerar los datos sobre los españoles como parte del territorio nacional”.

“No se debe consentir que se transfieran fuera, [porque] un país cuyos datos se encuentran en el extranjero no será dueño de su propia soberanía”.

Con la que está cayendo, y recordando los polvos de los que proviene viene el actual barrizal financiero, me hubiera parecido más procedente (aunque también algo extemporáneo) que su propuesta fuera algo como:

“No se debería recurrir a endeudarse fuera, porque un país cuya deuda está deslocalizada no es dueño de su propia soberanía”.

¿Qué opináis? ¿Cuál de las dos deslocalizaciones, la de los datos o la de las deudas, presenta más riesgos? ¿Va despistado o intenta despistar?

1 comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Privacidad

Si te llaman “ladrillo” (o ‘tocho’), quizá es un cumplido

La lista de gráficos más populares en 2010 de entre los que publica regularmente The Economist (para los aliens como yo, :-), hay un extracto en la edición impresa) contiene los dos que he colgado en mi tablero: La burbuja de los precios de los pisos  y el salario de los titulados frente a los no titulados.

Pocos comentarios. Calificar a alguien como ‘tocho’ es despectivo. Pero los ladrillos se valoran más que los títulos. O sea, que calificar a alguien de ‘tocho’ sería considerarlo como valioso.

¿Cómo se cambian, ambas? No lo sé, pero recordemos a Einstein: No se pueden resolver los problemas con el mismo tipo de pensamiento que se usó para crearlos. Pero, por precaución, para no quedarse sólo ante la típica diatriba contra los inmobiliarios (por mucho que se la merezcan), otra recomendación del mismo Einstein: “Everything should be made as simple as possible, but not simpler.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Educación

Compraventa de amigos

Leo, con retraso, en un artículo de The Economist, que uno puede comprarse usuarios y fans de Facebook. Porque hay una empresa que los vende. A unos 15 céntimos cada uno. Dado lo que sabemos sobre el objeto social de Facebook, no sorprende que la empresa en cuestión se autoubique en el sector del marketing por Internet.

blog_091013

Recuerdo el impacto que me produjo, empezando los cursos de doctorado en la UOC, la lectura de “La gran transformación“, una obra en la que Karl Polanyi analiza el trasfondo de las transformaciones que acompañaron a la Revolución Industrial. Cito un fragmento (pág. 132 de la edición española, agotada):

“A medida que la producción industrial se hacñia más compleja, eran más numerosos los elementos de la industria cuya previsión era necesario garantizar. De entre ellos, tres eran de importancia primordial: el trabajo, la tierra y el dinero […] Era preciso ordenarlo todo a fin de que pudieran ser comprados en el mercado como cualquier otra mercancía. La extensión del mecanismo de mercado a estos elementos de la industria fue la consecuencia inevitable de la introducción del sistema de fábrica en una sociedad comercial”.

El sistema de fábrica ya no es novedad. Y de la sociedad de la información pasamos, se supone, a la sociedad del conocimiento. Tenemos a la vista las consecuencias de aplicar dogmatismos de mercado a la tierra, el dinero y el trabajo.

Quizá por ello ahora hay quien añade nuevos elementos al proceso de mercantilización: las relaciones, por ejemplo.

El tema da para más de lo que cabe en una entrada. Lo dejo aquí, sin más pretensión que la de un apunte.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Redes sociales

‘Animal Spirits’, en castellano

animal spiritsBuena noticia!!! “Animal Spirits“, un libro que explica cómo la psicología humana impulsa la economía y por qué es importante tomarlo en cuenta, ya está disponible en castellano. Como creo que conviene que lo lea y lo interiorice mucha gente, me ha alegrado verlo este fin de semana en primera línea del escaparate en más de una librería, expuesto junto con los libros más vendidos y los aspirantes a serlo.

Los autores, un premio Nobel (G. A. Akerlof) y un economista experto en el estudio de burbujas económicas (R. J. Schiller) , sostienen que los macroeconomistas ortodoxos, en su intento de hacer más científica su disciplina, se han centrado en el cuadrante superior derecho del diagrama de la pizarra.

blog_090920

Cuando, en la práctica, la explicación de una buena parte de lo que hacemos en el día a día correspondería a los otros tres cuadrantes. Porque muy frecuentemente no nos comportamos como el homo economicus idealizado, sino como personas humanas, tomando decisiones basadas no exclusivamente en motivos racionales.

Akerlof y Schiller se centran en la descripción de cinco ‘espíritus animales‘ (la confianza, la equidad, la mala fe, la ilusión monetaria y el poder de las historias) aplicándola a la descripción de fenómenos como la existencia de depresiones económicas, el poder de los bancos, el desempleo, la inflación, la volatilidad de los mercados de valores y la de los inmobiliarios. Explica también cómo la “complacencia” de economistas, del gobierno y del público en general ha conducido al estado actual de la economía mundial.

Ya aparecieron anteriormente en este espacio los espíritus animales, así como los comportamientos previsiblemente irracionales. Volverán. Y no sólo en relación a asuntos económicos.

¿Comentarios?

3 comentarios

Archivado bajo Sociedad

Sarkozy, la información y el conocimiento

La OCDE ha anunciado hace unos días la publicación del informe de una “Comisión para la Medida del Desempeño de la Economía y el Progreso Social“. Cuyo objetivo era:

“… identificar los límites del PIB como indicador […]; considerar qué información adicional podría ser necesaria para la producción de indicadores más relevantes del progreso social; valorar la viabilidad de herramientas alternativas de medida; debatir cómo presentar la información estadística en forma apropiada”.

Recomiendo leer su resumen ejecutivo. Que, aparte de por su contenido explícito, guardo como una llamada a diferenciar entre información y conocimiento.

blog_090919

Lo he intentado esquematizar en el cuadro de la pizarra para el caso de la Economía. Aunque, mirándolo luego, tengo la impresión de  que el esquema podría aplicarse igualmente a otras materias. A las métricas de avance de la Sociedad de la Información, por ejemplo.

El informe apunta que “una de las razones por las que la crisis cogió a muchos por sorpresa es que nuestros sistemas de medida nos fallaron Y/O los agentes del mercado y los gobernantes no se centraron en el conjunto apropiado de indicadores” (negrillas añadidas). Una muestra más de la tentación a confundir información y conocimiento, a caer en el análisis fácil que denuncia en La Contra un catedrático de MIT.

Un último comentario: el informe fue elaborado a instancias del Presidente de Francia, Nicholas Sarkozy. Que ya avisó de su propósito de llevar a cabo “una verdadera ruptura con los hábitos de pensamiento, los comportamientos, las ideas del pasado“. Hay cosas en que este personaje parece más progresista que muchos de los que le acusan de conservador.

¿Comentarios?

1 comentario

Archivado bajo Economía, Sociedad

Instintos asesinos

Aún tomando en cuenta el factor vacaciones, me ha sorprendido la no-reacción al informe sobre la (baja) competitividad de Cataluña reseñado en una entrada anterior. Porque la señal de alarma que lanzan sus autores es diáfana:

“Cataluña está acabando un período extraordinario de crecimiento desde 1996 que se ha basado en tasas de interés bajas, un influjo de emigrantes, moderación salarial y una considerable creación de empleo. Este patrón de crecimiento se ha sostenido con una contribución importante de la construcción y el inmobiliario, además del turismo, pero no con crecimientos de la productividad. Este modelo no es sostenible y no volverá, incluso cuando se supere la crisis actual”.

blog_090905Lo que el informe indica es que, durante los últimos diez años, mientras otros países modernizaban su economía haciéndola más eficiente (en buena parte mediante el uso de las TIC), los dirigentes políticos y empresariales de Cataluña (igualmente en España, pienso) miraron hacia otra parte. Con consecuencias observables.

He colgado este asunto en mi tablero junto al recorte de una columna de La Vanguardia en que, aunque en otro contexto, Francesc-Marc Alvaro escribe sobre la responsabilidad de situaciones que no pueden aceptarse como caídas del cielo, porque no lo son. En el tema que nos ocupa, las responsabilidades se distribuirían entre:

  • Dirigentes empresariales que invirtieron en el modelo que caduca.
  • Dirigentes políticos que lo consintieron y tal vez estimularon.
  • Economistas y creadores varios de opinión que no lo denunciaron.
  • Escuelas de negocios que adiestraron a unos y otros.
  • Un sector TIC que ha vendido más herramientas de distracción que de productividad.
  • Ilustrados-TIC‘ para los que las herramientas son más un fin que un medio.

Tomando en cuenta a Antoni Puigverd, será prudente contener el ‘instinto asesino‘ antes de desbrozar cómo se distribuyen esas responsabilidades. Pero, en el instante después de que esto suceda, si es que sucede, …

¿Comentarios?

1 comentario

Archivado bajo Sociedad