Archivo de la categoría: Economía

¿Nos sacarán de la crisis los MBA? Opiniones divididas

Debate MBAHoy me ha interesado … sopesar las recomendaciones del libro de Brynholfsson sobre la polarización de la distribución de ingresos y de trabajos como consecuencia de las TIC. Un asunto sobre el que estos días se acumulan referencias poco optimistas. Según un artículo que he pillado hoy, habría un consenso amplio en que:

The developed world may face years of high middle-class unemployment, social discord, divisive politics, falling living standards and dashed hopes.”

También parece haber un consenso en que las soluciones, si las hay, pasan por “acelerar la innovación organizativa y la creación de capital humano“. Como me cuesta imaginar que la implantación real de innovaciones organizativas pueda hacerse sin desarrollar el capital humano, he escogido centrarme en este segundo flanco. Que exigiría, como mínimo, un esfuerzo masivo en educación.

Tengo el archivo lleno de referencias sobre nuevas propuestas educativas, por lo que dejo este asunto para futuras entradas. Hoy me conformo con recordar la conclusión de un reciente debate en The Economist, que preguntaba si el mundo iría mejor o peor con menos MBAs.

Me parece interesante, y muy británico, que el debate quedara en tablas. Lo que indica que hay como mínimo una expectativa razonable de que la mejor manera de mejorar la economía no pase por las escuelas de negocio. (Confieso que esa fue la postura que apoyé).

Pero entonces, ¿cuáles serían las mejores alternativas para formarse en empresas, negocios, innovación y emprendimiento al margen de los MBA?

1 comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Educación, Emprendimiento

¿Aplaudimos algo que va mal?

“No podemos seguir viviendo así […] Sin embargo, parecemos incapaces de imaginar alternativas”.
(
Tony Judt,  “Algo va mal“).

Income2Hoy me ha interesado … reflexionar sobre la gráfica adjunta, incluida en el libro de Brynholfsson que he acabado de leer y que intento digerir. Los datos muestran que en los EEUU, un país que (demasiado) a menudo tomamos como referencia:

  • Ha tenido lugar durante las últimas décadas un crecimiento continuado del PIB por cápita, lo que denota un aumento también continuado de la productividad.
  • A pesar de ello, la mediana de ingresos de los hogares ha crecido mucho menos que el PIB, y de hecho lleva prácticamente estancada unos quince años.

Su diagnóstico es claro. La riqueza generada por economía de lo digital y de la economía con lo digital se reparte muy desigualmente. El PIB medio ha crecido, porque lo ha hecho desproporcionadamente la riqueza de unos (muy) pocos. La mediana de ingresos de los hogares se estanca, porque esa riqueza generada no llega a la mayoría de los hogares.

En palabras de los autores:

  • It may seem paradoxical that faster progress can hurt wages and jobs for millions of people, but we argue that’s what’s been happening“.
  • Even as overall wealth increases, there can be, and usually will be, winners and losers. And the losers are not necessarily some small segment of the labor force […] In principle, they can be a majority or even 90% or more of the population“.

Los remedios propuestos por los autores me parecen menos convincentes que su diagnóstico, que me sugiere dos reflexiones que dejo apuntadas:

  • En el plano individual. El atractivo deslumbrante, incluso adictivo, de la oferta de servicios digitales, ¿nos está cegando acerca de sus efectos colectivos? ¿Se está permitiendo, incluso aplaudiendo, que se reproduzca, como sugieren algunos autores, el fenómeno de los ‘robber barons‘ de principios del siglo XX? ¿No se podrían plantear alternativas?
  • En el plano colectivo. ¿Es razonable, como hacen tantos ilustrados-TIC, promover sin cuestionarlas las ideas, las políTIC@s, los servicios, las prácTIC@s y las formas de pensamiento que emanan de Silicon Valley como paradigmas de modernidad y progreso? En particular, tenemos un problema grave de desempleo, pero sabemos que las nuevas empresas de Internet crean pocos empleos. ¿No convendría buscar (también) otros referentes?

Pienso que podemos imaginar, promover y crear alternativas. Será cuestión de ponerse a ello.

Saludos cordiales.

2 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, eTIC@, PolíTIC@s, Tecnología

El FMI se equivoca, y tanto!

Forges 130107Mientras ando pensando en reabrir este blog, se comenta hoy en los medios (El País, Wall St. Journal, Washington Post, sin olvidar un avance del Financial Times hace unos meses), que desde el Fondo Monetario Internacional se admite que calcularon mal los efectos colaterales de las políticas de austeridad a las que son tan aficionados.

Lo que me ha hecho recordar las previsiones del propio FMI sobre la evolución del desempleo en España, según las recogía, no hace tanto, en una de las últimas entradas de la vida anterior de este espacio. Que contemplaban, optimistas ellos, la creación de empleo a partir de 2011.

Un motivo más para concluir que cuánto nos convendría reaprender y reconstruir lo básico de la economía y las finanzas. Porque son demasiado importantes para dejarlas sólo en manos de los supuestos expertos. Porque somos los de a pie los que acabamos pagando los daños colaterales de sus experimentos.

Ando leyendo estos días “En Deuda: Una historia alternativa de la economía” (vale la pena aunque sólo fuera por los dos primeros capítulos), que intentaré consolidar con las notas que tomé en su momento del también muy recomendable “The Ascent of Money“. A lo mejor, hasta vuelvo por aquí a contar qué tal ha ido.

Saludos cordiales.

4 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía

En la nube de la economía, nublado

Buscando cómo compensar la mala influencia de los economistas dísTICos,  que dan muestras de no entender el potencial de las TIC para mejorar la economía, he dedicado algún rato a intentar sacar algo en claro del panorama que pintan las noticias económicas. Nublado, muy nublado.


Lo primero que he entendido es que no tenemos una crisis pasajera, sino algo más parecido a una enfermedad crónica. Según la prensa, las previsiones del FMI son que la tasa de paro, hoy por hoy del 20%, siga siendo en 2016 … del 15% (me he tomado la molestia de hacer la gráfica con datos de la propia web del FMI.

No sólo éso tiene mala pinta. Los economistas explican que no hay crecimiento a largo plazo sin aumentos de productividad, de mayor generación de PIB por productor.

Pero, como muestra el gráfico, en épocas de bonanza, el empleo en España ha crecido más que el PIB. O sea, que cuando la economía de este país crece, la productividad decrece. Lo mismo a la inversa, como estamos viendo estos días.

Lo cual apunta a que, a falta de un cambio radical de enfoque, no es previsible que disminuya el desempleo y a la vez se generen aumentos sostenibles del PIB.

Según los sabios que, a petición del President de la Generalitat, elaboraron el informe CAREC, hace tiempo que se tenía consciencia de ese dilema:

Éramos conscientes de que el modelo económico de los años de bonanza no era sostenible y que hacía falta poner en marcha medidas efectivas para facilitar la transición. Sin embargo, en aquellos momentos la opinión más extendida preveía una transición gradual hacia el nuevo modelo […]: un aterrizaje suave“.

En otras palabras: se hizo entre poco y nada. Por eso, o quizá porque ya tocaba de todos modos, parece que lo único apropiado ahora es contemplar soluciones drásticas. Porque tal vez, como escribía hace poco en El País un catedrático de Economía:

La teoría financiera y de la empresa que se ha enseñado a lo largo de las últimas décadas en las escuelas de negocios y universidades es, además de pura soberbia analítica, una verdadera una bancarrota moral“.

Pero, ¿quién le pone el cascabel a este gato?

1 comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, PolíTIC@s

Cambio: ¿Progreso o decadencia?

Hans Baldung. Las tres edades y la muerte.

Tres mensajes sobre la muerte de la sociedad industrial, recogidos en estos días de vacaciones:

Seth Godin, cuyo tono habitual es optimista:

We’re realizing that the industrial revolution is fading. The 80 year long run that brought ever-increasing productivity (and along with it, well-paying jobs for an ever-expanding middle class) is ending […]
For a while, politicians and organizations promised that things would get back to normal. Those promises aren’t enough, though, and it’s clear to many that this might be the new normal. In fact, it is the new normal […] The promise that you can get paid really well to do precisely what your boss instructs you to do is now a dream, no longer a reality […]
It’s unpleasant, it’s not fair, but it’s all we’ve got“.

La admonición de Michael Lewitt en la sección de economía de El Mundo (24/4/2011), con un tono más apocalíptico:

La crisis financiera de 2008 representó la muerte del modelo occidental de democracia económica liberal que había dominado a nivel mundial durante los últimos 30 años. Este modelo dependía de una política de laxitud monetaria y fiscal y de montañas de deuda para crear una ilusión de prosperidad.

Mientras las democracias occidentales siguen haciendo como si este régimen pudiera continuar como antes de la crisis, la realidad es que tendrán que producirse cambios radicales para evitar el hundimiento del régimen. Además, esos cambios van a ser extremadamente perjudiciales para aquellos que han dependido de la generosidad del Estado para mantener sus niveles de vida a lo largo de las últimas décadas“.

Umair Haque, en los blogs de harvard Business Review adopta un tono más moralista en la forma, pero igualmente radical en el fondo:

It’s our way of life — still mired in a set of industrial-age assumptions about where wealth comes from, and how it should be best seeded, nurtured, harvested, and enjoyed — that’s mightily, colossally unsustainable, not just in the environmental sense, but, more deeply, and perhaps more fatally, in the sense of ‘we’re living beyond our means’, because we’ve forgot what meaning means“.

Algunas reflexiones a retener para próximas entradas:

  • La sociedad industrial incluyó un cambio tecnológico, pero también un contrato social. Intuimos el alcance de la renovación tecnológica. Pero no las condiciones del nuevo contrato social.
  • ¿Son adecuados los intentos actuales de los gobiernos para sacarnos de la crisis? ¿O tal vez son sólo tratamientos sintomáticos que no atacan el fondo de una enfermedad más grave?
  • Las TIC no sólo no han evitado la situación actual, sino que pueden incluso haber contribuido a la misma. ¿Qué rol jugarán, podrían jugar, habrían de jugar, para sacarnos de ella?

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Políticas públicas

Un país dis-TICo

En una entrada anterior me sorprendía que la propuestas que el comité de ‘sabios’ presentó al President de la Generalitat sobre la reactivación económica no incluyera, ni siquiera de pasada, las TIC, las tecnologías de la información y la comunicación.

Les diagnosticaba Dis-TICia, una dificultad para comprender las TIC (por analogía a la dis-lexia).

Desafortunadamente, su dis-TICia no es una anomalía cuando se la compara con el conjunto del país. Acaba de aparecer la edición anual del ranking de uso de las TIC que edita anualmente el World Economic Forum. Dos comentarios sobre la posición de España:

En negativo. Se constata un año más que aumenta el retraso de España en cuanto al uso de las TIC. Ocupa la posición 37 en el ranking (.pdf), descendiendo tres respecto al año anterior.

En positivo. No sólo hay amplias posibilidades de mejora (las lleva habiendo desde hace años). Fue en tiempos de crisis cuando países como Estados Unidos, Finlandia o Corea encontraron en las TIC el instrumento para renovarse y crecer.

¿No sería razonable proponer que hagamos ahora algo parecido en España? 

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, PolíTIC@s

¿Sabios con dis-TICia?

El término dislexia hace referencia a las dificultades de determinadas personas al respecto de la comprensión o expresión léxica. Propongo, por analogía, la adopción del neologismo disTICia para referirse a la dificultad análoga de algunos, incluyendo académicos, dirigentes empresariales y políticos, al respecto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (las TIC).

Una reflexión suscitada al comprobar que no aparecen las TIC en el informe CAREC (.pdf) del comité de sabios designado por el President de la Generalitat con el objetivo de elaborar propuestas para la salida de la crisis.

No iré hoy tan lejos como para conjeturar que los sabios en cuestión adolecen de disTICia. Hay otras posibilidades no descartables. Pero me lo iré pensando.

4 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía

El ruido que alguien hace cuando no quiere hacer ruido

El ruido que alguien hace cuando no quiere hacer ruido” es el título de un cuento de John Irving, que a su vez juega un papel en una de sus novelas.

Me lo ha recordado una frase de un discurso reciente del director del Fondo Monetario Internacional:

The crisis originated in a culture of reckless risk-taking, a culture that is unfortunately still alive and kicking“.

Esta cultura de riesgo desaforado continúa vigente en un entorno en que, según el mismo personaje,

The global financial crisis […] devastated the intellectual foundations of the global economic order of the last quarter century“.

Eso, como el monstruo que hace ruido como alguien que no quiere hacer ruido, es lo que más miedo da.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Economía

Una cuestión de crédito

En plena conjunción de una soberana crisis, de la crisis de la deuda soberana y de la deuda en general, recibí de mi banco de toda la vida la oferta no solicitada que más arriba reproduzco.

Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía

Burbujas conectadas

Leo en el especial de The Economist sobre la cuestión inmobiliaria:

The irony is that property’s appeal is founded on its supposed solidity. It is no coincidence that the housing bubble started in the aftermath of the dotcom bust. Out went fantasy business plans; in came a real asset with a proven record“.

No es la primera vez que leo este tipo de diagnóstico. Por ejemplo, en su más que interesante “Crisis Economics“, Nouriel Roubini escribe en la misma línea:

With interests rates at historic lows after the Fed aggresively countered the fallout of the tech bust, a housing bubble began to inflate” (pág. 31).

Michael Mandel, en su tiempo uno de los adalides de la nueva economía, utilizó una metáfora esclarecedora: “Si la tecnología es el motor de la nueva economía, las finanzas son la gasolina”. En la medida justa, la gasolina hace funcionar un motor. Desbordada, lo incendia.

Ahora, cuando el inmobiliario ha pinchado, podemos preguntarnos cuál será el siguiente incendio que provoquen los financieros. A poco que les ayuden los ilustrados-TIC, bien podría ser en el área de ‘lo social‘.

¿Cuál os parece que será el nuevo objetivo-burbuja de los financieros?

2 comentarios

Archivado bajo Economía, PrácTIC@s, Redes sociales, Tecnología