Archivo de la categoría: Regulación TIC

Distintos tipos de neutralidad

Un artículo del New York Times sobre Google me impulsa a interrumpir momentáneamente la serie de ‘post’ sobre neutralidad de red (iniciada aquí).

Con el lanzamiento de Knol, una especie de enciclopedia, Google es ya propietario de varios servicios de contenidos, como Youtube y Blogger, o su biblioteca digital (Aunque incluso Google Earth podría llegar a considerarse un ‘contenido’ en un sentido amplio).

Como Google es el vehículo a través del cual muchos acceden a los contenidos de Internet, lo que plantea el New York Times es el recelo de algunos expertos y compañías de medios acerca de la ‘neutralidad’ del buscador, que a la hora de presentar resultados podría dar preferencia a ‘sus contenidos‘.

Aunque Google defiende su neutralidad, el artículo refleja división de opiniones al respecto, incluyendo la de un profesor de Harvard, que así se expresa:

Si yo soy un proveedor de contenidos y dependo de Google para atraer tráfico, ¿debería temer que Google compita conmigo en el futuro?  La respuesta es que sí, absolutamente, inequívocamente».

Y si soy un internauta que busca respuestas imparciales con el buscador – añadiría yo – ¿debería temer que Google filtrara ‘no imparcialmente’ las que me ofrece?

En el contexto de mi reflexión sobre la ‘neutralidad de red‘, dejo una pregunta más en el aire. Si, como intento reflejar en el diagrama, Google es un vehículo casi tan decisivo como el proveedor de acceso a Internet para acceder a contenidos y aplicaciones en red,

¿Por qué los activistas de la ‘neutralidad de red’ se centran en los operadores, y no en un buscador con una cuota de mercado global más alta y un valor en Bolsa mayor que cualquier operador? ¿Es coherente preocuparse por la ‘neutralidad’ de los operadores, pero no por la de Google?

Adelanto que sobre esta cuestión no tengo intención de sugerir respuestas.

¿Cuáles serían las vuestras?

3 comentarios

Archivado bajo Regulación TIC, Sociedad

Neutralidad de red: ¿Es necesaria una reglamentación?

Resumen de ‘post anteriores‘:

La dialéctica actual sobre la ‘net neutrality‘ (o neutralidad de la Red) es en puridad un debate sobre los derechos, deberes y límites de actuación de los operadores que invierten en las conexiones de banda ancha para acceder a Internet.

En la postura de la FCC sobre los derechos de los usuarios (que, como sucede casi siempre en materia de derechos, son obligaciones o límites de actuación de otros agentes, en esta ocasión los operadores), los más directamente relacionados con la ‘neutralidad’ de los operadores son el  derecho de los usuarios a:

  • acceder a los contenidos legales que deseen;
  • utilizar los servicios y aplicaciones que deseen, dentro de los límites legales.

En otras palabras, el derecho a exigir que los operadores, en su condición de proveedores de acceso, proporcionen a los usuarios (dentro de las condiciones legales) un acceso sin restricciones y en igualdad de condiciones a las aplicaciones, las plataformas o los contenidos accesibles a Internet.

El conflicto más evidente se produciría si los operadores dieran preferencia al acceso a sus propios contenidos o aplicaciones (por ejemplo, de televisión IP), o favorecieran de modo discriminatorio a determinados proveedores.

Sobre éso coinciden los cinco comisionados de la FCC, incluso los disidentes, en su dictamen sobre el caso Comcast. En considerar injustificado que, como al parecer ha sucedido, Comcast discriminara negativa e injustificadamente a usuarios de una aplicación concreta (BitTorrent), incluso cuando no se daban situaciones de congestión de red, incluso si accedían a contenidos ‘legales’.

Lógico y de sentido común. Sin embargo, tras una lectura atenta del dictamen de la FCC, yo no consideraría que éste suponga una victoria para los activistas de la neutralidad de red. Porque bajo el eslógan de la neutralidad tienden a dar cobijo a un batiburrillo de posturas sobre asuntos varios. En muchos de los cuales, la FCC no les ha dado la razón. Empezando por no considerar necesaria una legislación adicional específica sobre este asunto. Y otras que intentaré abordar en próximas entradas.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Net Neutrality, Regulación TIC

Contrapunto (2): ¿Dónde están los paranoicos?

Una de las noticias de la semana en el sector de las Tecnologías de la Información es la sanción de la Comisión Europea a Microsoft por abuso de posición dominante, por un total de 899 millones de euros,

No es una decisión fácil de valorar, ya que el equilibrio entre favorecer la competencia y estimular la innovación es delicado. Porque, entre otras cosas:

  • Lo normal es que un buen empresario aspire a conseguir una posición de monopolio, si puede. O de oligopolio, si puede menos. De hecho, los gurús de la economía del conocimiento considerar deseable el estado de competencia monopolística.
  • En una situación de competencia perfecta, sin barreras de entrada y con información universalmente disponible, nadie gana dinero.

Debe ser inevitable que los juicios sobre estos asuntos, especialmente los de que gustan de posicionarse en los extremos, parezcan más el resultado de ideologías a priori y de descargas emocionales que de un discurso racional y/o estratégico.

En todo caso, lo cierto es que, incluso en foros liderados por confesos anti-Microsoft (por ejemplo) aparecen valoraciones contrapuestas:

  • Los que aplauden la decisión contra Microsoft, como seguramente la aplaudirían contra cualquier poderoso.
  • Los que la critican opinando que «Terminarán cargandose Microsoft como sea. […] Lo que realmente debería estar prohibido es el código libre, que atenta directamente contra el mercado al tratarse claramente de una medida de venta por debajo del coste«.
  • Los que, aparentemente en nombre de defender las reglas de competencia, proponen sesgarla: «¿Alguien sabe qué se hace con el dinero de estas multas? Porque estaría muy bien que se reinvirtiese en el desarrollo de proyectos en software libre, por ejemplo«.

Habría base para un estudio sociológico, supongo.

Sobre estos asuntos, Andrew Grove, que llevó a Intel a uno de estos estadios de competencia monopolística, sostenía que «sólo los paranoicos sobreviven«, porque:

«Cuanto más éxito tienes, más gente hay que quiere arrebatarte un pedazo de tu negocio, y luego otro, hasta que no queda nada«.

Yo imaginaba que la actuación de la Comisión sobre Microsoft tendría como objetivo proteger a la industria europea de software. O, como mínimo, a algún agente de la industria europea de software que aspirara a compartir con Microsoft un sustancioso oligopolio.

music3.jpg

Pero ya no estoy tan seguro. Según la documentación de la propia Comisión, la investigación sobre Microsoft tuvo su origen en una denuncia de … Sun Microsystems (una empresa americana) en 1998. Francamente, me cuesta de entender. A menos que la decisión de la Comisión incluya también una cierta dosis de autoestima regulatoria, de reafirmar el poder del regulador:

Penalty payments are intended to induce a speedy end to non-compliance with a previous Commission decision.

Con todo, para equilibrar el juicio, propongo que se tome también en cuenta que, si no ando muy equivocado, dos décadas de política industrial de la Comisión en el sector de las TIC no han conseguido crear una industria de software de solidez comparable a la de los EEUU (pensemos en Microsoft y Oracle, por ejemplo). ¿Hay alguien que asuma esa responsabilidad? (Aunque sea sin llegar al extremo de multar a la Comisión Europea).

Bien pudiera ser que lo ocurre fuera en parte achacable a dosis insuficientes de paranoia creativa entre quienes hacen las políticas públicas sobre tecnología y empresas. Quizá también entre el colectivo de empresarios y/o innovadores. De lo que estoy casi seguro es de que ese defecto no se compensa incrementando la paranoia de los reguladores.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

P.S. Dicen los antiguos que la virtud nace de la tensión entre opuestos, como la música de una cuerda en tensión. En este caso, témome mucho, de la tensión entre Microsoft y la Comisión lo que más se genera, de momento, es ruido. Habrá que ampliar el marco mental en alguna dimensión.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Innovación, Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Regulación TIC

La CMT podría explicarse mejor

En el suplemento «Negocios» de El País de hoy, el presidente de la CMT escribe sobre el reto de la fibra hasta el hogar.

Lo he leído intentando ponerme en la situación de un no especialista en telecomunicaciones ni en regulación. Y la impresión que he sacado, la que quería comentar y compartir, es que de no haber sabido de entrada de qué iba la cosa, no hubiera entendido absolutamente nada. (Eso suponiendo que hubiera conseguido llegar hasta el final del artículo).

¿Es éso inevitable?

hojas-hojas-secas.jpg

El contexto del artículo es la expectativa de la industria de telecomunicaciones, de algunos políticos (aunque no muchos) y de algunos usuarios avanzados (tampoco demasiados), de conectar a los hogares a la red a través de una fibra óptica, que sustituiría al hilo telefónico convencional.

La consulta que la CMT hizo pública hace unos meses sobre la regulación a aplicar a estas nuevas redes no generó más allá de una treintena de respuestas, entre las que no se incluía la de ninguno de los partidos políticos mayoritarios, ni la de ninguna de las organizaciones empresariales que habitualmente intervienen activamente en el debate sobre asuntos económicos, incluyendo los de las infraestructuras convencionales.

Es de aplaudir, por tanto, que la CMT se esfuerze, a través de los medios de comunicación, en difundir la relevancia de estas cuestiones. Pero me temo que, si lo que se pretende es interesar a una audiencia más amplia, no ha acertado con el tono.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Fractura estratégica, Regulación TIC, Sociedad

Marcos mentales (2): De la neutralidad y la red

Un intento (útil para mí y espero que también para algún lector) de objetivar la cuestión de la «neutralidad de la red». Y de poner un contrapeso a las opiniones de algunos «ilustrados-TIC» que dicen escribir sobre «la lógica» cuando lo hacen desde «su lógica» (o, tal vez, sus intereses).

SOBRE LOS MARCOS MENTALES (à la George Lakoff)

Los marcos son las estructuras mentales permiten a los humanos comprender la realidad – y en ocasiones crear lo que tomamos por realidad.

Los marcos están en nuestro cerebro y definen nuestro sentido común. Es imposible pensar o comunicarse sin activarlos, por lo que la cuestión de qué marco se activa es de crucial importancia.

Los marcos no sólo definen las cuestiones, los problemas, las causas y las soluciones; también esconden cuestiones y causas relevantes. Las verdades necesitan «enmarcarse» apropiadamente para que se les vea como verdades.

archieslang.jpg

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Conceptos, Economía, Marcos mentales, Regulación TIC, Sociedad

Tenemos problemas serios, y necesitamos gente seria

necesitamos-gente-seria.jpgEn una de las escenas finales de «El Presidente y Miss Wade«, Michael Douglas, en su papel de Presidente de los EEUU, comparece inesperadamente ante la Prensa para defenderse abiertamente, por primera vez, contra la demagogia del candidato republicano.

Su parlamento incluye el siguiente párrafo:

«We have serious problems to solve, and we need serious men to solve them. And whatever your particular problem is, friend, I promise you, Bob Rumson is not the least bit interested in solving it. He is interested in two things and two things only: Making you afraid of it and telling you who’s to blame for it. That, ladies and gentlemen, is how you win elections«.

Con las paráfrasis adecuadas, seguro que hay quien sabría aplicar la cita a la precampaña electoral; posiblemente a más de uno de los partidos en liza.

Pero no iba por ahí, sino sobre el modo en que se opina en algunos espacios en la red sobre cuestiones relacionadas con cómo enfocar el futuro de Internet. Un ejemplo reciente sería el comentario de un profesor-blogger sobre el rechazo de proveedores de Internet británicos a actuar como «vigilantes de la red«. En unas pocas líneas se mezclan, como si fueran un mismo asunto:

  • La cuestión de la legalidad o no (real o deseable) de las descargas en la red de materiales con derechos de autor.
  • La cuestión de cómo vigilar y/o controlar (si es que se puede) las prácticas ilegales que se pudieran estar produciendo en la Red en relación a esos materiales.
  • La cuestión de la privacidad en la Red.
  • El derecho o no de los proveedores de acceso a Internet a la gestión del tráfico en «su» red (dado que ninguno de ellos controla «la Red«.
  • La cuestión de la (pienso que mal) llamada «net neutrality«.

(Aderezadas además con juicios de valor y calificativos sobre el Secretario de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información y sobre el Presidente francés recién electo).

Demasiadas cosas para abordarlas de golpe; a abordarlas seriamente, por lo menos. Me limitaré hoy a tirar sólo de un hilo. Según un informe sobre la «net neutrality» de ENTER, lo que se dirime no es en el fondo un debate sobre libertades, sino que:

«En última instancia se trata de un conflicto entre partes, operadores de telecomunicaciones y creadores de contenidos de la red, sobre quién debe pagar la ampliación de capacidad de la red«.

Veámoslo también desde este prisma. Google, una empresa que vale en Bolsa más que cualquiera de los grandes operadores de telecomunicaciones, se manifiesta a favor de la ‘net neutrality‘ , sería razonable pensar que lo hace en el interés de sus accionistas. Con tanto derecho, ni más ni menos, que los operadores. Cada cual puede tomar partido, faltaría más, por los intereses o los capitales que prefiera. Lo que no me parece serio es enmascarar la cuestión con un discurso ideológico, aprovechándose de la fluidificación de los valores en la sociedad líquida.

Podría seguir. Pero habrá de ser en otra ocasión.

¿Aportaciones? ¿Sugerencias?

4 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Regulación TIC, Sociedad

Ideología de las infraestructuras (1)

De vuelta a la cuestión planteada en el ‘post’ anterior, sobre la ideología subyacente a determinadas aseveraciones sobre las infraestructuras de telecomunicaciones, que se presentan como objetivas o neutrales, pero que no lo son (Como tampoco es objetivo este espacio, ni lo pretende).

Desde un punto de vista puramente formal, la aseveración que nos ocupa podría descomponerse para su análisis en fragmentos como los siguientes (hemos puesto en cursivas las que consideramos palabras clave, y en formato indentado las cuestiones en las que proponemos profundizar en entregas sucesivas):

(1) Entendiendo que hay consenso

¿En qué ámbitos? ¿Entre qué colectivos?

(2) en la necesidad de renovar la red de telecomunicaciones fijas

¿Cuál es la red a la que se hace referencia? Hay más de una red de telecomunicaciones fijas.

¿Cuál es la necesidad de renovar? ¿Con qué criterios? ¿Con qué objetivos?

Una red tiene varios componentes (acceso, troncal, infraestructura física, electrónica, sistemas de gestión, etc.). ¿Cuál o cualés son los elementos a renovar?

(3) creemos que hay que corregir el proceso de liberalización

¿Cuál es la valoración desde la que se deduce la conveniencia de corregir? ¿Con qué objetivos?

(4) para garantizar esta renovación […]

¿Cómo se argumenta que corregir la liberalización garantice la renovación de la(s) red(es)?

¿No se han renovado la(s) red(es) incluso dentro del marco de liberalización actual?

(5) El debate (Ver (1)) se centra en determinar cuáles son las decisiones que hay que tomar para conseguir este objetivo […]

¿Qué objetivo? Si es el de renovación, ¿con qué criterios? ¿en qué plazos?

(6) Disponer o no de infraestructuras avanzadas

Avanzadas, ¿con respecto a qué?

(7) sitúa al territorio en posiciones diferentes en el entorno de competencia entre regiones en que nos movemos,

¿Hay datos empíricos que justifiquen esa aseveración? ¿Al respecto de qué infraestructuras?

(8) del mismo modo que sucede con otras infraestructuras.

Las situaciones y los argumentarios en boga al respecto de las infraestructuras de transporte en Cataluña, ¿pueden trasladarse «del mismo modo» a las de telecomunicaciones? ¿Tienen las mismas connotaciones?

(9) Hace falta pues un liderazgo político

¿Por qué político? ¿Sólo político? ¿Por qué no empresarial?

(10) que sin distorsionar el marco de competencia

¿Qué marco de competencia? ¿El actual? ¿El establecido por el proceso de liberalización que se propone revisar (3))?

(11) establezca como prioridad la implantación de

¿Prioridad frente a qué? ¿Frente a otras medidas para el impulso de la economía?¿De la sociedad de la información?

(12)  nuevas redes.

¿Renovar la red (2) para implantar nuevaS redes? ¿O sólo una nueva red? ¿Qué elementos de red?

Mucha tela que cortar. Seguirá en una próxima entrega.

Deja un comentario

Archivado bajo Fractura estratégica, Infraestructuras, Marcos mentales, Regulación TIC

Neutralidad de red: ¿Ideología o razón?

Tuve la oportunidad, hace un par de días, de asistir en el IESE a una conferencia del profesor de Berkeley Michael Katz (detalles) sobre la cuestión de la «neutralidad de la red». Una cuestión que está empezando a generar una cierta polémica.

Los operadores de red se enfrentan a la necesidad de abordar grandes inversiones para aumentar en hasta dos órdenes de magnitud el ancho de banda que pueden ofrecer a sus clientes, llegando hasta los 100 megabits por segundo. Para ello precisan desplegar nuevas redes, sea haciendo llegar cables de fibra óptica hasta los edificios, o bien utlizando nuevas tecnologías inalámbricas de altas prestaciones, lo que requiere inversiones muy considerables.

Lo que se debate es si procede imponer a los operadores algún tipo de regulación específica (aparte de la legislación sobre la competencia) al respecto de esas nuevas redes. En particular, se trataría de regular si:

  • Los operadores podrían discriminar en el acceso a sus redes a determinados prestadores de aplicaciones de Internet (por ejemplo, bloquear a los que ofrecen servicios de voz sobre IP, los de intercambio de materiales con técnicas P2P, o cualquier otro).
  • Los operadores podrían ofrecer niveles diferenciados de calidad, prestaciones y precio en el acceso a Internet, tanto a los prestadores de aplicaciones como a los usuarios.

Las posiciones de los agentes del mercado sobre estos asuntos son las previsibles. Los proveedores de aplicaciones piden acceso libre a las redes y una reglamentación que impida que los operadores discriminarles en precio o en calidad. Por su parte, los operadores piden libertad para rentabilizar sus inversiones de la forma que consideren más apropiada, dentro de las reglas generales de las prácticas comerciales. Con una consideración añadida. La rentabilidad sobre inversiones de los provedores de aplicaciones es mucho mayor que la que obtienen los operadores. Un argumento que éstos esgrimen para justificar que aquéllos ayuden a financiarlas.

La cuestión se complica cuando las partes, en lugar de mantener la cuestión en el plano del debate entre estrategias de negocio, apelan al «interés general» o al «bien común» para defender sus posiciones. Unos aducen el riesgo de que imponiendo según que condiciones a los proveedores de aplicaciones, los operadores pondrían cortapisas a innovaciones en la red, y por tanto a la mejor evolución de la misma. Los otros avisan de la posibilidad de posponer inversiones si no se dan las condiciones que permitan rentabilizarlas.

Lo curioso del caso es que, según los argumentos del profesor Katz, los argumentos a favor de imponer restricciones a los operadores para asegurar la neutralidad de la red carecen de base científica. Según sus modelos matemáticos, si las partes actúan racionalmente para optimizar su beneficio no habría motivo que impidera que lo consiguieran. Los riesgos que se esgrimen no serían riesgos para ninguna de las partes ni para el bien común. Bastaría pues, desde su perspectiva, con aplicar las reglas generales sobre la competencia.

Pero el caso es que la opinión pública que se ha movilizado en mayor medida tiende a estar a favor de que una regulación específica sobre el acceso a la red. Por más que, según Katz, esta posición no tenga una base científico-racional.

La cuestión, me atrevería a conjeturar, nos llevaría al ámbito de la psicología social. Una buena parte de las posiciones «no técnicas» sobre este asunto se plantean como si se tratara de una cuestión entre «buenos» (los proveedores de aplicaciones de Internet) y «malos» (los operadores). El matiz que a mí me resulta más llamativo es que los «ilustrados de Internet» apoyan, supuestamente defendiendo los intereses generales, que se maximicen los beneficios de los proveedores de aplicaciones y a la vez que se limiten las ganancias de los operadores. También que el resto de posiciones no aparezcan apenas en el espacio público.

Una cuestión sólo que puede entenderse, creo, profundizando en los «mapas mentales» de los «ilustrados de Internet». Un ejercicio que, como otros de psicología social que irán apareciendo en este blog, abordaremos en otra ocasión.

2 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Regulación TIC, Sociedad