Archivo de la categoría: Propiedad Intelectual

Internet no es la salvación de nada

El discurso de Alex de la Iglesia (versión video, versión texto) en la ceremonia de entrega de los Goya tenía su morbo y parece haber satisfecho a muchos.

No puedo opinar mucho sobre el contenido, porque no entiendo apenas nada de la industria del cine. Me aplico el ‘zapatero a tus zapatos‘. Pero no resisto el impulso a comentar una frase, precisamente una de las que más resonancia ha tenido:

«NO TENEMOS MIEDO a internet, porque internet es, precisamente, la SALVACION de nuestro cine«.

Esta personalización de internet es poco rigurosa:

  • Nadie tiene que tener miedo a internet. Ni a ninguna cosa. No son las cosas las que dan miedo, sino quienes las manejan. O algunos de los que las manejan.
  • Del mismo modo, nadie debería esperar que internet sea la salvación de nada de ni de nadie. Lo serán en todo caso personas, o grupos de personas, las que usen internet para salvar algo o a alguien.

Los cineastas, no Internet, serán la salvación del cine. Los revolucionarios, no Internet, son los que hacen y harán las revoluciones.

Unos y otros son, además, minoría. La mayoría de los usuarios de Internet tenemos tan poco de cineastas como de revolucionarios.  Yo el primero, debo admitir.

Photo credit: http://www.flickr.com/photos/gregorio/40253322/sizes/m/in/photostream/

3 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Marcos mentales, PrácTIC@s, Propiedad Intelectual

Se agradecen estas reflexiones DialécTIC@s

Después del nada sosegado y poco reflexivo ruido mediático de hace unos días a raíz de la Ley Sinde, creo que son de agradecer dos conjuntos de reflexiones publicados sobre los trasfondos de la cuestión estos días en El País.

En el cronológicamente primero de ellos, la cineasta Isabel Coixet escribe sobre la crisis del cine y la polémica sobre las descargas. Creo que dos de sus reflexiones enmarcan la mar de bien un aspecto de la dialécTIC@. Una de ellas se dirige a su propia profesión: Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Propiedad Intelectual

A por la creación constructiva

Antes de que se queden anticuados y se me olviden, cuelgo en mi tablero una selección no casual de recortes de colaboraciones recientes de El País sobre la cuestión de la Ley Sinde y la propiedad intelectual en Internet.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s, Propiedad Intelectual

SINDEstreza: Error sobre error

Debería excusarme por recurrir a los juegos de palabras con el apellido del abuelo de la Ministra de Cultura: demasiado fácil. Si lo hago es para construir un epíteto que creo se aplica por igual a todas las partes hasta ahora visibles en la polémica sobre este asunto del proceso de/a la Ley Sinde.

Lo hago azuzado por un matiz que creo alarmante en una de las manifestaciones sobre este asunto. Bajo el título de «Un tremendo error» se concluye que:

«En lugar de buscar el necesario entendimiento social y el diálogo, se ha escuchado solo a una parte, capitaneada por la ministra que da nombre a la ley, y se han pisoteado los derechos de la otra«.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s, Propiedad Intelectual

Copia éTIC@

Cuando pregunté la semana pasada a mis alumnos qué temáticas DialécTIC@s les interesaban, la primera que surgió fue la Ley Sinde, e inmediatamente el asunto de la propiedad intelectual en Internet.

Lo cual me llevó a recuperar un apunte antiguo: contraponer las respuestas de Vinton Cerf, entrevistado en El País con la postura expresada sobre el mismo punto por un distinguido e influyente bloguero ciberlibertario.

Sigue leyendo

3 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Propiedad Intelectual

Divided we blog, write, chat and …

Publicado en El País, 14/1/2011

Casualidad (lo prometo). Pilar Bardem publica en El País bajo el titular («Lo confieso: soy internauta«) un artículo que en algunas cosas está en línea con mi última entrada:

«Si hubo un momento en que la condición de internauta podía ser minoritaria o singular en este país, el avance de los tiempos y las tecnologías lo ha extendido y democratizado todo«.

Es comprensible que Pilar Bardem no se sienta representada por los que con más frecuencia se arrogan a la ligera la representación de «los internautas». Que son, para ella, «unos pintorescos personajes que se tienen por influyentes y a los que llamaremos, a partir de ahora, Los Gurús«. (En el peor sentido del término, imagino).

Por contra, quien lea el artículo comprobará que Pilar Bardem no está demasiado al corriente de las otras revindicaciones de las asociaciones institucionales de internautas. Algo que desde allí le han reprochado con manifiesta acritud.

Me inquieta que en torno a este asunto de la propiedad intelectual, que merecería una dialécTIC@ responsable, lo que se evidencie casi siempre sea una retórica que no alcanza ni siquiera el nivel de un buen debate.

Un ejemplo más, me temo, de un fenómeno de polarización que no es nuevo, pero que Internet exacerba. Lo resume muy bien Cass Sunstein al principio de su imprescidible «Going to Extremes«:

«When people find themselves in groups of like-minded types, they are especially likely to move to extremes«.

¿Cómo superar este embrollo? ¿Podríamos superar estas polarizaciones destructivas? ¿Cómo utilizar Internet para ello? Cuestiones que añado a mi creciente lista de asuntos dialécticos.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Propiedad Intelectual

¿Un abrelatas para Google?

blog_091001_google

Leo (con retraso) que se ha concedido a Google una patente (D 599,372S) por el diseño de la interfaz de la página principal del buscador. En esencia, si lo entiendo bien, por proponer una caja de búsqueda encima de dos botones.

Me parece uno de los mejores ejemplos, aunque no el único, de lo lejos que está el sistema de patentes del sentido común.

blog_091001Porque no puede dejar de imaginarme, aunque sea en retrospectiva, que se hubiera concedido en algún momento una patente para un «Artefacto para ofrecer descanso a las personas por medio de un artefacto construido acoplando a una superficie aproximadamente plana apoyos que la elevan sobre el suelo«. En otras palabras, la patente de una silla.

Concederé que si la jungla del sistema de patentes permite ese tipo de cosas, la patente solicitada y obtenida por Google puede entenderse como defensiva: para protegerse de una eventual demanda de un ‘patent troll’.

Sin embargo, si éste fuera el caso, me parecería coherente que Google, que aboga por aplicar filosofías ‘open’ en muchos ámbitos (Internet, plataformas, software), incluyendo los negocios de otros, pusiera esta patente en el dominio público.

No creo que lo haga. Porque intuyo que el empeño de Google de hacer de ‘abrelatas‘ en determinados sectores (como la prensa) es tan fuerte como su resistencia a que le abran la lata de ‘su‘ negocio.  En otras palabras, a que le administren la receta de la ‘destrucción creativa‘ que la propia Google tan efectivamente aplica.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Propiedad Intelectual

Caballeros de la armadura oxidada

libro-el-caballero-de-la-armaduraEn La Contra de La Vanguardia, Victor Amela entrevista a un profesor holandés que propone un mundo «con libertad para leer, ver y escuchar todo lo que nos apetezca sin pagar nada en concepto de copyright, de derechos de reproducción«.

Sería demasiado fácil desacreditar al personaje sólo porque haya venido a España para promocionar su libro (sujeto a copyright). Quien esté libre de contradicciones, que tire la primera piedra. Pasemos también por alto que no se trate de una propuesta novedosa, que adelantó hace años en un artículo en el New York Times.

Lo fundamental, en mi opinión, es que no vale expresar como principal motivación que «el copyright no reporta ni un solo céntimo a la gran mayoría de los creadores. Esos derechos devengan beneficios sólo a los grandes grupos de edición y reproducción«.

Es cierto que si el propósito original de la propiedad intelectual (‘copyright‘ y patentes) era proteger los derechos de los autores y los inventores, se ha desvirtuado cuando estos derechos se acumulan en activos de empresas cuyo modelo de negocio consiste en explotar la propiedad intelectual de terceros. Pero el objetivo tendría que ser construir sistemas alternativos, que los autores y creadores acabaran escogiendo como preferibles. De lo contrario se corre el riesgo, como me ha sucedido leyendo la entrevista, de evocar la entrañable imagen del caballero de la armadura oxidada, que salía a salvar de los dragones a doncellas, incluso a las que no querían ser salvadas.

Sucede, me temo, que hacer propuestas en contra de algo existente es mucho más fácil que hacerlas a favor de algo que se ha de construir. Pero que no se sabe cómo. Porque parece cada vez más evidente que las propuestas de los apóstoles del ‘free’ indiscriminado conducen sólo a sustituir monopolios conocidos por otros por conocer.

Continuará, por supuesto.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Conceptos, DialécTIC@s, PolíTIC@s, Propiedad Intelectual

Apóstoles del ‘free’ se quitan la máscara

Se ha hecho público estos días que los fundadores de Skype han presentado una demanda contra eBay (la empresa a quien vendieron Skype) por un litigio de propiedad intelectual de porciones de la tecnología que utiliza esa empresa de telefonía (y video) por Internet.

venetian mask

Ya describí el transfondo del asunto en una entrada anterior. Antes de Skype, esos personajes fundaron Kazaa, que creció a base de promover y facilitar las descargas ‘free‘ de música, estuvieran o no de acuerdo los propietarios legales de ésta. Utilizaron (brillantemente) la tecnología P2P que habían desarrollado para crear Skype, que eBay compró después (algo que nunca entendí) por 2.600 millones de dólares. Con este historial, ahora demandan a su ex-empresa, pidiendo una indemnización por daños de hasta 75 millones de dólares diarios!!!.

Recojo la noticia porque me parece que hay más de un hipócrita entre los que tanto defienden la causa del ‘free‘, incluyendo los sujetos de referencia. Espero además con curiosidad ver cómo la recogen (si es que se atreven a hacerlo) los ‘ilustrados-TIC‘ que defienden las virtudes del software libre y reiteran el mensaje de la necesidad de rebajar los derechos de los titulares de propiedad intelectual. Al fin y al cabo, copiar el software de Skype tiene el mismo coste marginal que copiar música o videos: cero.

¿Comentarios?

8 comentarios

Archivado bajo Propiedad Intelectual, Sociedad

Usando Internet, ¿a quién queremos parecernos?

El (no muy documentado) autor al que hacía referencia en mi última entrada se preguntaba, refiriéndose a las revindicaciones de las asociaciones de internautas españoles acerca de la copia libre en Internet:

«¿A qué se debe esta anomalía española, este comportamiento de nuestra tribu de internautas, flor y espejo de la piratería andante? ¿Qué parte son del total de usuarios de Internet?«

Quizá le interesen algunos datos que he extraído del último informe de «Digital Competitiveness» de la Comisión Europea.

Pinchar para ampliar

Pinchar para ampliar

Se constata una vez más que España, si bien está en la banda medio/alta del rango, no es el país en el que una mayor parte de la población accede a música o video a través de Internet (ni en ‘streaming’ ni en descargas).

blog_090820bSin embargo, España sí está entre los países en los que una mayor proporción de internautas utiliza Internet para acceder a música o video. (En contraste, por ejemplo, con la baja proporción de internautas que interaccionan electrónicamente con las Administraciones Públicas).

blog_090820cLa observación de los países con los que se alinea España en esa segunda gráfica me ha motivado a pintar la proporción de internautas audiovisuales contra el índice de competitividad con el que el World Economic Forum puntúa a los países, con los resultados que se muestran.

Propongo al lector que divida mentalmente esa gráfica en cuadrantes y constate cuáles son los países que acompañan a España, y también dónde se sitúan los países de referencia (como los nórdicos). Tal vez no convenga extraer conclusiones rigurosas de una correlación tan improvisada; así y todo, da que pensar. Puestos a promover un uso más intenso de Internet, ¿a quién quisiéramos parecernos?

¿Comentarios?

6 comentarios

Archivado bajo Datos, Marcos mentales, Políticas públicas, Propiedad Intelectual, Sociedad