La nueva soberbia

Entrevistan en “La Contra” al director de la Singularity University. Una institución docente que es singular como mínimo en creer que “en algún momento de este siglo la inteligencia artificial superará a la humana creando una singularidad como la que nos convirtió en humanos.

Una afirmación como ésta da para un debate a fondo sobre la naturaleza de la inteligencia y, si me apuran, de la esencia del ser humano. Un debate en el que supongo que tendríamos ideas encontradas. Porque creo que se puede aplicar a este tipo de pensamiento singular la reflexión de Jaron Lanier de que hay quien (nada desintaresadamente, por cierto) se aplica a predicar que la gente es (o será obsoleta) para que los ordenadores (sus ordenadores) parezcan más avanzados.

Esa conversación nos llevaría lejos. Por hoy, me conformo con apuntar una curiosa contradicción cómo el entrevistador de La Contra trata a este singular personaje, al escribir que:

Es innegable que nuestro mundo se está acelerando y nos exige aprendizaje y error permanente. Silicon Valley lidera esa aceleración, porque ve el error como parte del acierto. Lo opuesto a la vieja soberbia de pretender saberlo todo.

Me sorprende que no considere como soberbia la más que categórica última respuesta del entrevistado:

Nadie puede detener la ley evolutiva de la aceleración tecnológica“.

Porque esa ley, para empezar, no existe. La tecnología no evoluciona por sí sola ni por el efecto de alguna ley de origen arcano, sino por la acción de las inteligencias (no cibernéticas) y las voluntades (humanas, porque las máquinas no tienen voluntad) de personas y grupos de personas. Que se esfuerzan en convertir ideas y proyectos en realidades. Y a veces, como en los avances tecnológicos, lo consiguen.

O sea, que el mensaje de la Singularity, típico de un Silicon Valley cuya arrogancia llena estos días titulares (en EEUU), no me parece para nada lo opuesto a la vieja soberbia. Todo lo contrario. Es el exponente de una nueva soberbia. Y, como todas las soberbias, injustificada y peligrosa.

2 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s

2 Respuestas a “La nueva soberbia

  1. Pingback: Que Bauman y The Economist coincidan no es coincidencia | ruizdequerol

  2. Pingback: Una verdad importante acerca de la que poca gente estará de acuerdo conmigo | ruizdequerol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s