Un titular deshumanizado

EngelbartLos medios se han hecho eco estos días del fallecimiento de Douglas Engelbart, un visionario de los usos y el impacto del ordenador, conocido sobre todo como el inventor del ratón.

Me ha interesado al respecto el contraste entre las necrológicas de The New York Times y la de El País.

El Times describe su trabajo como dedicado a perseguir “el potencial de la tecnología para expandir la inteligencia humana“.

Según el El País, sin embargo, su pasión era “lograr que máquinas y humanos se amaran“. En la edición impresa (no en la digital), el redactor de El País va más allá, y sostiene que “dedicó toda su vida a humanizar los ordenadores“.

Sin tener más información sobre el personaje, estoy casi seguro de que el redactor de El País se ha dejado llevar por un arrebato de su imaginación. Porque, por lo menos en mi opinión:

  • Es impensable que los ordenadores lleguen a amar a las personas. Y enfermizo que las personas amen a los ordenadores. A menos, claro está, que degrademos el significado del amor.
  • Cualquier intento de humanizar a los ordenadores me parece un disparate. O, como mucho, un intento de computerizar a los humanos.

Me temo que se puede aplicar a este redactor de El País lo que escribía Jaron Lanier. Hay gente que se empeña en hacer que los humanos parezcan obsoletos, o inferiores, para que los ordenadores parezcan más avanzados.

Lamentable. Peligroso. Porque, además, no es un caso aislado.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, DialécTIC@s, Humanismo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s