Es un insulto llamar buitres a estos inversores

Vulture Fund

Crédito Imagen: Institute for Social Change.

Hoy me ha interesado

… un artículo en el New York Times que relata cómo la compra masiva de viviendas por fondos de inversión inmobiliaria está haciendo subir los precios en zonas donde los efectos colaterales de la ola anterior de especulación inmobiliaria dejaron hipotecas impagadas, bloques vacíos y ciudadanos sin vivienda.

En la jerga financiera llaman fondos buitre a éstos que compran a bajo precio activos de quien necesita vender para generar liquidez a corto plazo. Sin embargo, creo que utilizar ese calificativo para los que invierten especulativamente en los restos del naufragio inmobiliario es bastante inapropiado.

Porque, según leo por ahí, estos desagradables pajarracos son útiles “juegan un papel importante en los ecosistemas al eliminar la carroña que de otra manera sería terreno fértil para enfermedades”. Ya parece feo de entrada asimilar a carroña lo que los especuladores devoran. Pero hay una diferencia más importante con los buitres ecológicos. Los depredadores financieros no previenen enfermedades del ecosistema social, sino que son precisamente el síntoma de una enfermedad: la hipertrofia de un sistema financiero que gana generando burbujas y gana también digiriendo los restos de la catástrofe que esas burbujas generan. Llamarles buitres es, pienso, un insulto a los buitres de verdad, y creo que también a las víctimas de la especulación.

Todo lo anterior viene al caso de que algo parecido podría estar ya sucediendo o llegar a suceder en España con activos inmobiliarios como los aparcados en el banco maloUna entidad, dicho sea de paso, bastante opaca, a pesar de que ha recibido una nada despreciable cantidad de fondos públicos. Pero que, según se supo hace poco,  paga a su Presidenta (y también a su Director General) salarios superiores a los 30.000 euros mensuales por persona. Todo para ayudar a los Bancos a limpiar las consecuencias de sus malas prácticas en la concesión de préstamos.

Se me ocurre una medida simple que aliviaría la desazón que producen estas noticias (espero que no sólo a mí). Establecer un impuesto de (digamos) el 75% sobre las plusvalías en operaciones inmobiliarias. Pienso que reduciría la especulación, favorecería el alquiler y quizá hasta haría posible devolver a las haciendas públicas parte del dinero que han tenido que aflojar en todo este asunto.

Es posible que algún experto pueda argumentar que ese impuesto sería un disparate. Tal vez. Pero, ¿a que tendríamos un debate interesante?

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s