Archivo mensual: febrero 2013

Urgente, Inmediato, Importante, Atención Dividida

Hoy me ha interesado

recuperar una reflexión antigua sobre tiempo y virtualidad, sólo un día después de que algo me impulsara ayer a escribir sobre el equilibrio entre presencialidad y virtualidad.

El detonante ha sido una entrada en el blog de Seth Godin, con el titular: «Las noticias en tiempo real no son ni una cosa ni la otra» (Lo reconozco: este tipo tiene más talento que yo para los titulares).

Me ha llamado la atención su párrafo final, que transcribo:

In the last ten years we’ve redefined breaking news from «happened yesterday» to «happened less than fifteen seconds ago.» The next order of magnitude will be prohibitively expensive and (most of the time) not particularly useful. Better, I think, to hustle in the other direction and figure out how to benefit from well-understood truth instead of fast and fresh rumor.

Varios apuntes al respecto:

  • El tiempo es nuestro recurso más escaso. Como observó ya hace mucho Peter Drucker, nuestro stock de tiempo es del todo inelástico. Crezca lo que crezca la demanda, el tiempo que tenemos disponible no crecerá. Todo el que gastamos en lo inmediato y trivial lo restamos del que nos queda para invertir en lo importante. Y las cosas importantes en las que invertirlo no escasean.
  • Las TIC asaltan sin misericordia nuestro stock de tiempo disponible. Más aún desde la explosión de los medios y las redes sociales. Hay más información de la que podemos digerir. Siempre la ha habido, de hecho, aunque en menor exceso. Herbert Simon, mucho antes que el menos interesante Clay Shirky, diagnosticó que el verdadero problema es diseñar cómo filtrar la información de manera inteligente, de modo que sólo nos llegue la que sea relevante. Pero nos resulta cada vez más difícil decidir por anticipado y con un mínimo de precisión lo que nos resulta relevante. Es un asunto importante, que necesita un tiempo, cada vez más devorado por la urgencia de la inmediatez.
  • Hay quien propone volver a la ‘slow information’. Alguien muy querido me aconsejó hace años invertir menos tiempo en leer menos diarios y más en semanarios como The Economist. En la edición impresa, apostillaría hoy. Si aún viviera, le encantaría saber que en Inglaterra está teniendo mucho éxito una revista («Delayed Gratification«), que se califica como ‘slow journalism’. Me acabo de suscribir.
  • Se detecta una explosión de software para gestionar el tiempo. En algunos casos, como Mailbox o Alto, el objetivo es ayudar a recuperar parte del tiempo que nos lleva la gestión del email. Pero proliferan también nuevas propuestas para gestionar proyectos, tareas y objetivos, individualmente o en grupo. Dejo el asunto para otra entrada. Pero sin dejar de apuntar que tanta oferta, a menos que la impulsen insensatos, apunta a que hay una demanda potencial, explícita o latente.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, PrácTIC@s

En busca del equilibrio presencial/virtual

seesawHoy me ha interesado

… reflexionar sobre el anuncio de Yahoo! de restringir el trabajo a distancia de sus empleados.

Un párrafo de la comunicación de la empresa me parece significativo en especial (negrillas añadidas):

«Some of the best decisions and insights come from hallway and cafeteria discussions, meeting new people, and impromptu team meetings […] We need to be one Yahoo!, and that starts with physically being together».

Algo que desde otras ópticas se ha calificado como sorprendente, irónico, o simplemente inesperado en una empresa de Silicon Valley.

No tomaré partido sobre este caso concreto. Me limito a constatar que la cuestión de los límites de lo virtual o, si se prefiere, del equilibrio entre lo presencial y lo virtual, aparece en otros contextos. Por ejemplo,
  • Las incubadoras o aceleradoras de empresas, como Wayra, exigen presencia física a los emprendedores.
  • La introducción de los MOOCs pone sobre el tapete la cuestión de los límites de la educación virtual. Aunque, polémicas aparte, ¿por qué hay quien escoge todavía pagar una matrícula astronómica por un MBA en una de las escuelas de élite? La respuesta mayoritaria parece ser ésta: por las relaciones que se establecen. Fuera de clase, por supuesto.

Deben haber más ejemplos, por supuesto, pero con éstos me basta por hoy.

Acabando. Por si a alguien le interesa mi opinión, algunas de mis actividades actuales (como ésta, ésta otra y ésta otra) tienen un fuerte componente presencial, que no me intereso en virtualizar.
Saludos cordiales.

1 comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Educación

En algo tendríamos que poder confiar

«Without trust, nothing works«.
Manuel Castells, «Networks of Outrage and Hope«.

Hoy me ha interesado … leer con calma el suplemento especial que The Economist dedica a los países nórdicos. En el que propone que «Politicians from both right and left could learn from the Nordic countries«. Me parece una buena recomendación en general, porque estos países figuran en los primeros lugares de los rankings mundiales de muchas buenas cualidades: competitividad, cohesión social, transparencia. Y también en el desarrollo de la sociedad de la información, por más que para algunos de ellos (como Dinamarca) no sepamos apenas nombrar ninguna empresa TIC puntera. Un tema, este último, que reservo para otra entrada.

blog 130208

Datos: Eurobarometer 2010. Elaboración propia.

Una de las conclusiones de The Economist es que los países nórdicos funcionan bien gracias la calidad de sus instituciones, que merecen un alto grado de confianza por parte de sus ciudadanos. Lo cual me ha motivado a desempolvar los datos de una encuesta del Eurobarometer acerca de este punto. Los resultados recogidos en la gráfica, que compara los datos de España con los de Dinamarca, Suecia y Finlandia, hablan por sí solos.

blog 130208 2

Datos: Eurobarometer. Elaboración propia.

Preocupante, sin duda, aunque conocido. Pero más todavía cuando se considera conjuntamente con los resultados de otro Eurobarómetro, según el cual muy pocos españoles, muchos menos que los nórdicos, confiamos en nosotros mismos como rectores de nuestras vidas. Como resulta que, siempre según el Eurobarómetro, los españoles seríamos también menos creyentes que los nórdicos, nos quedan pocas agarraderas de esperanza: Ni la Divinidad, ni las instituciones políticas, ni nosotros mismos. Algo habría que cambiar. ¿Por dónde empezamos?

5 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Innovación, PolíTIC@s, Políticas públicas

La diferencia está en la mirada

Hoy me ha interesado … este fascinante video, al que he llegado a través de The New Yorker. Muestra cómo un ilusionista roba a su entrevistado el reloj, la cartera o el móvil, limpia e imperceptiblemente.

Portada video New Yorker

Pinchar para ver directamente el video. Puede contener publicidad.

Me sugiere varias reflexiones.

  • Como el artista explica sus trucos, le llamamos ilusionista y no ladrón.
  • Se trata de un personaje articulado, inteligente y reflexivo. Cualidades necesarias para ‘robar’ con la elegancia que demuestra.
  • El truco, como en todo el ilusionismo, es conseguir que la mirada del espectador/víctima se dirija a donde le interesa al mago.

El último de estos puntos me ha sugerido revisar mi colección de viñetas de El Roto. He seleccionado un par de ellas, para nada al azar.

Blog 20130206

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s