Archivo mensual: enero 2013

Reid Hoffman: Nadie te rescatará si fallas

Blog 130131

La afirmación de Reid Hoffman, el fundador de LinkedIn, que extraigo de su todavía reciente «The Start-up of You«, sonará a unos como una oportunidad, y a otros como una sentencia. Seguramente tiene razón, porque Zygmunt Bauman ha construido sobre la misma idea su discurso acerca de la sociedad líquida (la cita es de «El arte de la vida«). Pero uno escribe sobre el éxito de la ética de Silicon Valley mientras el otro escribe de la disolución de estructuras sólidas que, nos gusten ahora más o menos, conferían a mucha gente un sentimiento de seguridad.

Hay un contraste enorme entre sus puntos de vista, ambos inteligentes y bien explicados. El contraste es incluso aparente en la pose de los personajes; confiado y feliz uno, pensativo y como ausente el otro, envuelto en el humo de una pipa que a lo mejor hoy no le permiten encender en su despacho de la Universidad.

Leo a ambos, sopesando en la trastienda la tendencia a la polarización entre el 1% que se adapta y triunfa y el mucho (tal vez 25%) que no sabe o puede adaptarse y apenas sobrevive. Pensando también en la mayoría restante, que aspira a formar parte del estrato superior a la vez que teme acabar deslizándose hacia el otro. Porque, hoy por hoy, como dice Hoffman, «nadie, ni tu empleador, ni el gobierno, te rescatará si fallas«.

Pero es una trampa. Porque debe haber, de hecho hay, alternativas sensatas a la ética despiadada de Silicon Valley, que Hoffman implícitamente suscribe. Sólo hay que mirar, con entusiasmo y espíritu positivo, hacia otras partes.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Emprendimiento, eTIC@, Sociedad Líquida

¿Nos sacarán de la crisis los MBA? Opiniones divididas

Debate MBAHoy me ha interesado … sopesar las recomendaciones del libro de Brynholfsson sobre la polarización de la distribución de ingresos y de trabajos como consecuencia de las TIC. Un asunto sobre el que estos días se acumulan referencias poco optimistas. Según un artículo que he pillado hoy, habría un consenso amplio en que:

«The developed world may face years of high middle-class unemployment, social discord, divisive politics, falling living standards and dashed hopes

También parece haber un consenso en que las soluciones, si las hay, pasan por «acelerar la innovación organizativa y la creación de capital humano«. Como me cuesta imaginar que la implantación real de innovaciones organizativas pueda hacerse sin desarrollar el capital humano, he escogido centrarme en este segundo flanco. Que exigiría, como mínimo, un esfuerzo masivo en educación.

Tengo el archivo lleno de referencias sobre nuevas propuestas educativas, por lo que dejo este asunto para futuras entradas. Hoy me conformo con recordar la conclusión de un reciente debate en The Economist, que preguntaba si el mundo iría mejor o peor con menos MBAs.

Me parece interesante, y muy británico, que el debate quedara en tablas. Lo que indica que hay como mínimo una expectativa razonable de que la mejor manera de mejorar la economía no pase por las escuelas de negocio. (Confieso que esa fue la postura que apoyé).

Pero entonces, ¿cuáles serían las mejores alternativas para formarse en empresas, negocios, innovación y emprendimiento al margen de los MBA?

1 comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Educación, Emprendimiento

¿Aplaudimos algo que va mal?

«No podemos seguir viviendo así […] Sin embargo, parecemos incapaces de imaginar alternativas».
(
Tony Judt,  «Algo va mal«).

Income2Hoy me ha interesado … reflexionar sobre la gráfica adjunta, incluida en el libro de Brynholfsson que he acabado de leer y que intento digerir. Los datos muestran que en los EEUU, un país que (demasiado) a menudo tomamos como referencia:

  • Ha tenido lugar durante las últimas décadas un crecimiento continuado del PIB por cápita, lo que denota un aumento también continuado de la productividad.
  • A pesar de ello, la mediana de ingresos de los hogares ha crecido mucho menos que el PIB, y de hecho lleva prácticamente estancada unos quince años.

Su diagnóstico es claro. La riqueza generada por economía de lo digital y de la economía con lo digital se reparte muy desigualmente. El PIB medio ha crecido, porque lo ha hecho desproporcionadamente la riqueza de unos (muy) pocos. La mediana de ingresos de los hogares se estanca, porque esa riqueza generada no llega a la mayoría de los hogares.

En palabras de los autores:

  • «It may seem paradoxical that faster progress can hurt wages and jobs for millions of people, but we argue that’s what’s been happening«.
  • «Even as overall wealth increases, there can be, and usually will be, winners and losers. And the losers are not necessarily some small segment of the labor force […] In principle, they can be a majority or even 90% or more of the population«.

Los remedios propuestos por los autores me parecen menos convincentes que su diagnóstico, que me sugiere dos reflexiones que dejo apuntadas:

  • En el plano individual. El atractivo deslumbrante, incluso adictivo, de la oferta de servicios digitales, ¿nos está cegando acerca de sus efectos colectivos? ¿Se está permitiendo, incluso aplaudiendo, que se reproduzca, como sugieren algunos autores, el fenómeno de los ‘robber barons‘ de principios del siglo XX? ¿No se podrían plantear alternativas?
  • En el plano colectivo. ¿Es razonable, como hacen tantos ilustrados-TIC, promover sin cuestionarlas las ideas, las políTIC@s, los servicios, las prácTIC@s y las formas de pensamiento que emanan de Silicon Valley como paradigmas de modernidad y progreso? En particular, tenemos un problema grave de desempleo, pero sabemos que las nuevas empresas de Internet crean pocos empleos. ¿No convendría buscar (también) otros referentes?

Pienso que podemos imaginar, promover y crear alternativas. Será cuestión de ponerse a ello.

Saludos cordiales.

2 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, eTIC@, PolíTIC@s, Tecnología

Los robots practican cirugía

Robotic surgeryHoy me ha interesado … leer en Fortune que:

«Last year the Journal for Healthcare Quality reported that 41% of hospital websites advertised robotic surgery; of these, 37% did so on their homepage […] A study conducted by the American Cancer Society found that […] patients travel great distances to be operated on with a robot. […] Robots have arrived, and hospitals, doctors, and patients are scrambling to adapt to this new technology».

No me ha resultado difícil encontrar ejemplos en Internet, como el reflejado en la figura. Que no aclara, por cierto, si el Dr. Hugo Barrera es quien maneja el robot, quien ha programado el robot, o si él mismo es el robot.

Me queda la duda de, en el caso que tuviera la necesidad de operarme, cuánto influiría en mi elección de un hospital el hecho de que utilizaran un robot. Llamadme anticuado, pero confieso que de momento me inclinaría más por confiar en las manos, la experiencia y la presencia de un cirujano a quien pudiera mirar a los ojos antes de bajar al quirófano.

De acuerdo. Estoy haciendo trampa, porque es muy posible que la opción óptima sería la combinación de un cirujano excelente que se ayudara en un robot en el que él mismo confiara con fundamento. Pero eso supondría, imagino,  que el cirujano entendiera algo de robótica como para formarse un criterio. Y también que alguien (¿quién?) certificara al robot como cirujano. Y cosas así, que no suceden de un día para el otro. En fin.

¿Os inspiraría confianza que el hospital que os hubiera de operar utilizara un robot?

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, DialécTIC@s

Avisa El Roto: Camarón que se duerme …

el roto .061

Hoy me ha interesado … hojear el último libro de viñetas de El Roto, que tiene a los medios de comunicación como tema principal. Reproduzco el texto de la contraportada:

«Así pues, cegados y ensordecidos por los medios audiovisuales y mudos por el uso reiterado de palabras e ideas ajenas, resulta necesario apartarse de esa arrolladora corriente y, a salvo en cualquiera de sus riberas, ver pasar su estruendo y echar una mano o acerca una rama a aquellos que, arrastrados por las enloqucidas aguas, pidan ayuda».

Pienso que aquellos a quienes les inquiete la visión monolítica y «el uso reiterado de palabras e ideas ajenas» de tantos ilustrados-TIC encontrarán, como yo, la mar de estimulante, incluso algo inquietante, este librillo.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s, Sociedad

¿Dónde se oculta el talento más oculto?

Hoy me ha interesado … este video de Ken Robinson (posterior al más famoso de los suyos). Recomiendo escucharlo entero. Pero, sobre todo, este fragmento, hacia el minuto 2.30, en que habla de una crisis de recursos humanos:

«Creo que hacemos un uso muy pobre de nuestros talentos. Mucha gente pasa toda su vida sin una conciencia real de cuáles son sus talentos o de si tienen alguno en particular. Encuentro a personas de todas clases que no creen ser especialmente buenas en nada […] Encuentro a personas de todas clases que no disfrutan de lo que hacen«.


La primera vez que lo escuché pensé en lo contrario. En que todos tenemos en mente por lo menos a una persona que  está segura de tener un talento enorme, y lo vocea por doquier, en directo o por Internet, aunque nosotros no se lo veamos por ningún lado.

Pero también es cierto lo que dice Ken Robinson. Hay mucho talento oculto. Incluyendo a veces el que no sabemos ver o no nos atrevemos a desarrollar en nosotros mismos. Por eso a tanta gente le resulta difícil rellenar el «personal canvas» que se propone en «Business Model You«.

Lo que nos lleva a la cuestión de cómo hacer emerger y movilizar, en la escuela y fuera de la escuela, este talento oculto. ¿Sugerencias?

Saludos cordiales

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Educación, Emprendimiento

Efectos colaterales en la segunda mitad del tablero

Segunda mitad del tableroHoy me ha interesado … la metáfora de la segunda mitad del tablero, encontrada leyendo el libro de Brynholfsson.

La historia base es  conocida. El inventor del ajedrez pidió como recompensa a un príncipe indio un grano de arroz por la primera casilla, dos por la segunda, y sucesivamente el doble por cada una de las siguientes hasta completar el tablero. El príncipe accedió en principio. Hasta que se dio cuenta de que se había comprometido a un precio que no podía pagar. Por lo cual procedió a decapitar al inventor, que posiblemente no tenía herederos que pudieran proseguir con la reclamación.

La clave de la cuestión, obvia para todos los aficionados a las Matemáticas, está en las propiedades de la función exponencial. Como muestra la gráfica, la petición del inventor, por mucho que parezca razonable al principio, obligaría al príncipe a entregarle alrededor de 185.000 millones de toneladas por la casilla 64. Como referencia, la cosecha mundial de arroz es hoy en día de unas 729 millones de  toneladas al año. Entendemos ahora mejor la reacción del príncipe.

Lo que me ha interesado hoy de esta historia es que, como también se observa en la gráfica, al llegar a mitad del tablero, la casilla 32, no era todavía evidente que el príncipe tuviera un problema. Porque el premio a estas alturas era de sólo unas 40 toneladas. No excesivo por haber inventado el ajedrez. El efecto traumático de la función exponencial no se manifiesta hasta que uno se adentra en la segunda mitad del tablero.

blog_090325Bryholfsson y su coautor sacan punta a esta historia en el contexto del impacto de los ordenadores como sustitutivos de los humanos. Con conclusiones que no estaré en condiciones de comentar hasta que acabe el libro.

Pero hay más situaciones en la que los peligros de los efectos colaterales de la función exponencial son igualmente peligrosos. Como en esta gráfica, publicada en su momento en The Economist, que muestra el crecimiento del PIB por habitante a lo largo de la historia. ¿Se trata de una evolución sostenible, o encontrará también un punto de ruptura?

En la misma tónica, cada vez que leamos a uno de los ilustrados-TIC comentar el crecimiento ‘exponencial’ de tal o cual tendencia tecnológica o del uso de tal o cual tecnología, no estaría de más pensar siquiera un momento en el punto de ruptura de la exponencial. No sea que nos acabe costando la cabeza.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s

¿Qué innovación buscamos?

economist 130110Hoy me ha interesado

… la portada del ejemplar de The Economist que acabo de recibir.

Nada de lo que yo escriba puede sustituir a una lectura atenta de la revista. Pero no resisto la tentación de transcribir un párrafo:

«With its clean lines and intuitive user interface, the humble loo transformed the lives of billions of people. And it wasn’t just modern sanitation that sprang from late-19th and early-20th-century brains: they produced cars, planes, the telephone, radio and antibiotics. Modern science has failed to make anything like the same impact, and this is why a growing band of thinkers claim that the pace of innovation has slowed».

No es obligatorio estar de acuerdo. Como tampoco con la tesis, habitual en The Economist, de que:

«The biggest danger is government. When government was smaller, innovation was easier.»

Hay, de cualquier forma, materia para la reflexión. Porque no éste el único artículo en la misma línea que he recogido últimamente en mi archivo de noticias.  Por ejemplo:

Supongo que más de un ilustrado-TIC descalificará (si no lo ha hecho ya) estos argumentos. Sin tomar partido en una cuestión que no debería ser objeto de demagogia fácil, propongo como reto una cita de «Race Against The Machine: How the Digital Revolution is Accelerating Innovation, Driving Productivity, and Irreversibly Transforming Employment and the Economy«, de autores nada sospechosos de ludismo.

«While digital progress grows the overall economic pie, it can do so while leaving some people, or even a lot of them, worse off.«

No creo que hoy sea el último día que me interese por este asunto. Si así es, aquí lo contaré.

Saludos cordiales.

1 comentario

Archivado bajo Innovación

La insoportable levedad de algunos sistemas informáticos

error

Hoy me ha interesado un incidente informático experimentado al tratar de cargar en un sistema informático de la Comisión Europea una propuesta de investigación para el FP7.

Por motivos que no son del caso, dejé hace un tiempo de utilizar MS Word y genero mis documentos en un Mac con el programa Pages de Apple. Que, como tantos otros, puede también generar documentos en PDF.

Pero los primeros intentos de cargar nuestra propuesta no funcionaron. Según el diagnóstico del eficiente soporte de la Comisión, la razón era la siguiente:

«I suspect that the proposal title in part A, form A1 contains the character «&» in the title. This makes the system fail

O sea, que un & insertado ves a saber cómo y por qué provoca un fallo en el sistema, cuya consecuencia potencial es que no se admitiera una propuesta en la que se han invertido varios meses-persona. Admito que hay consecuencias más graves de fallos informáticos y sistemas informáticos más críticos. Así y todo, el incidente no me parece tranquilizador.

P.S. 1. Encontramos la forma de solucionar el problema. Pero como fue a base de prueba y error, eso añade más que resta misterio a la cuestión.

P.S. 2. A última hora de hoy ha aparecido el siguiente mensaje en el portal de la Comisión:

«Following technical difficulties which led to problems to submit with the Electronic Submission service during the last minutes before the deadline of the call, this call is re-opened until 17h00 Brussels time on Wednesday 16 January«.

Algunos de los que hemos trabajado noches y fines de semana para evitar el habitual colapso de última hora opinaremos que ‘no es justo’. Pero en cualquier caso, el incidente añade a la ‘levedad’ de ese sistema informático. Que, dicho sea de paso, es el que recoge propuestas para avanzar el estado de arte europeo en las TIC. Una paradoja más.

A ver qué me interesa mañana. Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad

La atención dividida no es atención

Girl reading on a desktop. (Source: New York Times)

Girl reading on a desktop. (Source: New York Times)

Hoy me ha llamado la atención un recorte de La Contra en el que una joven madre e investigadora sobre educación menciona lo que considera una sobreexcitación de los niños como consecuencia de una excesiva exposición a pantallas.

La frase que archivo en mi bloc de notas:

«La información consume atención de quien la recibe. En consecuencia, una gran cantidad de información crea un empobrecimiento de la atención. Y sabemos que dividir la atención la merma«.

Lo que me hizo recordar la remota lectura de «Flow: The Psychology of Optimal Experience«, un libro de autor impronunciable cuya tesis central, que encaja con mi experiencia personal, es que:

«La experiencia óptima depende de la capacidad de control lo que tiene lugar en la conciencia en cada momento«.

Lo cual, obviamente, no sucede si dejamos que nos absorba (y qué fácil es) el flujo de imágenes de la tele, de un juego de ordenador o incluso del timeline de Twitter.

La entrevistada menciona también la paradoja, publicada hace unos meses en el New York Times, de ejecutivos de Silicon Valley que llevan a sus hijos a escuelas Waldorf, en las que la tecnología no entra en clase. Alguien advertirá que las escuelas Waldorf están adscritas a una corriente filosófica, la antroposofía, fundada hace algo más de un siglo for Rudolf Steiner. Y que, por tanto, su método pedagógico deriva de una ideología cuestionable que puede no convencer. Cierto. Pero ni más ni menos que tantas otras ideologías, incluyendo la de ilustrados-TIC para los que la entrada de la tecnología en las aulas es un imperativo categórico de una razonabilidad incuestionable. Una temática más propensa a la dialécTIC@.

Saludos cordiales.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, DialécTIC@s, Educación