Lies, Damn Lies & Statistics

Más sobre el dossier de Red.es con los indicadores de seguimiento del estado de la Sociedad de la Información en España. Un documento bienvenido, repleto de cifras y gráficos, en el que sin embargo se echa de menos alguna explicación o interpretación cualitativa.

Una omisión que tal vez, llamadme malpensado, sea intencionada.  Precisamente para soslayar algunas de las realidades que las estadísticas reflejan. Para evitar la tentación, demasiado habitual, de presentarlas con valoraciones complacientes.

Los recortes gráficos que he clavado en mi tablero muestran, por ejemplo, que el número de internautas crece, tanto en valor absoluto como en porcentaje de la población. Incluso entre los mayores de 65 años. Datos positivos, pero que significan poco sin ponerlos en algún contexto.

Porque cuando se compara el crecimiento del uso de internet en España con el de un país referente (como Dinamarca) y con la media europea, las conclusiones no son tan positivas: el retraso de España respecto a la media europea ni se ha recuperado ni lleva camino de recuperarse. Algo falla pues en las políticas españolas de fomento de la sociedad de la información.

Una de las cosas que falla es ajustarla las políticas a la distribución por edades de la población no-conectada. Según datos del INE, el porcentaje de conectados cae drásticamente entre la población mayor de 55 años. Algo que no sucede, por lo menos no de un modo tan acusado, en otros países.

El diagnóstico es mucho más claro cuando se observan los datos del número absoluto de desconectados y su evolución. Por los motivos que sean, las políticas de promoción del acceso a Internet y a la sociedad de la información llevan tiempo sin ser eficaces entre el colectivo de mayores de 55 años. Quizá porque este colectivo incluye un buen número de dirigentes del sector público y del privado.

¿Qué se tendría que hacer? Cualquier cosa menos dejar a este colectivo como irrecuperable. Dejar de insistir en que hay que alfabetizarlos, y admitir en cambio que lo que no se consigue es interesarlos. No se intenta lo suficiente. ¿Os habéis fijado, por ejemplo, en que los anuncios de ofertas de Internet suelen tener como protagonistas a  jóvenes, casi nunca a mayores?

2 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s

2 Respuestas a “Lies, Damn Lies & Statistics

  1. Estimado Ricard,

    vengo leyendo y reflexionando bastante sobre el “lado oscuro” de las tecnologías, en línea con los planteos de Sherry Turkle en su último libro Alone Together, y en ese contexto expresiones como “falla en el fomento de la sociedad de la información” o “colectivo irrecuperable” me hace un poco de ruido. Porque últimamente no estoy tan segura que conectarse diariamente sea una cosa buena y no conectarse sea un mal que hay que combatir. Creo que lo que está mal es que haya personas que no tengan la opción de conectarse o de conocer y aprovechar las posibilidades que la conexión puede ofrecerles. Pero también dentro de la categoría de los que no se conectan están, o pueden estar, quienes libremente deciden no hacerlo.
    S. Turkle es muy clara: cada minuto que pasamos on line, dejamos de estar presentes y disponibles para vivir la vida… ¿física? ¿real? (cómo llamarla es otro problema). Aunque en el espíritu de Turkle casi podría bastar con decir “vivir la vida”, sin necesidad de calificación.
    Yo no veo mal que los mayores de 55 abran sus posibilidades al universo amplio que ofrece la web, pero tampoco veo nada mal que con su elección o su diversidad aporten modos de vida menos conectados virtualmente, y más disponibles para otras experiencias vitales y para “otros”, en su versión de carne y hueso.
    El 2009 fue para mi un año voluntariamente off line. Y llegué a escuchar, internamente divertida, el comentario de una persona que me dijo: “tan joven y fóbica a las tecnologías!!” solo porque le dije que no abría mucho el mail. Esa persona no tenía idea que desde hace varios años mi trabajo se desarrolla casi completamente on line y que me dedico, entre otras cosas, a investigar sobre nuevas tecnologías…

    Un cordial saludo
    Estela

    propone preguntarnos qué buscamos en la virtualidad, qué nos hace estar ahí

    • ruizdequerol

      Gracias, Estela, por tu reflexión, que me sugiere dos consideraciones.

      La primera: Correctamente o no (yo más pienso que sí), el indicador del porcentaje de población que se conecta con frecuencia a Internet está considerado (por la Comunidad Europea, por la OCDE, por el Gobierno español, del que depende Red.es) como un indicador de progreso. Por tanto, si no se avanza hacia ese objetivo asumido como correcto, algo falla. Ese era el sentido de la entrada.

      Otra cuestión es hasta qué medida una conexión frecuente o demasiado frecuente nos quita de otras cosas. Eso merece una reflexión aparte. ¿Es razonable que lo primero que se haga por la mañana es consultar el Facebook? Creo que no, desde luego.

      Gracias por la conversación. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s