El des-desorientador que la des-desoriente …

Se publicaban hace unos días en El País los resultados de un sondeo de opinión sobre la percepción de Europa en varios países. He colgado en mi tablero un recorte de dos de las respuestas, que indican una menos que aceptable confianza de los europeos en sus gobernantes.Hace no mucho, el analista político Josep Ramoneda se preguntaba en El País sobre el papel de las redes sociales para construir una alternativa:

“El primer problema que aparece es cómo traducir la indignación de las redes sociales en proyecto político […] ¿Pueden salir de las redes sociales partidos como los que conocemos? ¿O tenemos que empezar a pensar en organizaciones de otro tipo más permeables, menos cerradas y, por tanto, menos abocadas a la obediencia incondicional y a los incontrolables manejos de los aparatos?”

Por el momento, en nuestro entorno más cercano, me temo que ni una cosa ni otra. El mismo Ramoneda recuerda que “No hay consolidación de un nuevo sujeto político sin confrontación“. Temo que, por lo menos a corto plazo, la sociedad está demasiado desorientada como para construir alternativas, más allá de reacciones epidérmicas de indignación.

Parafraseo el viejo dicho: el des-des-orientador que la des-desoriente y la vuelva a orientar, buen des-des-orientador y orientador será. ¿Quién? ¿Dónde?


Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s