¿En qué se parece el Cardenal Rouco a un filósofo contracultural?

En concreto, ¿qué tiene en común el Presidente de la Conferencia Episcopal Española con Slavoj Zizek, un filósofo contracultural, marxista y psicoanalista lacaniano?

Probablemente muy poco. Pero sospecho que ambos comparten una posición crítica hacia el auge espectacular de las redes sociales. Uno señalará que las redes son un espacio para tentaciones diabólicas, para las fuerzas del mal que distraen a los jóvenes y no tan jóvenes del camino de la verdadera salvación. Otro apuntará que se trata solamente de una fantasía, de un fetiche, de un recurso subconsciente a la interpasividad para eludiar así el afrontar realidades más difíciles.

¿Dos lenguajes distintos para un mismo fenómeno?

6 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, Redes sociales

6 Respuestas a “¿En qué se parece el Cardenal Rouco a un filósofo contracultural?

  1. Jaume Fortuny

    Aunque ambos compartan esta posición crítica, tengo la impresión que esa misma posición crítica les diferencia en cuestiones de fondo. Veo al cardenal más próximo a posturas en favor del control, la información y la comunicación en las redes sociales. Y al filósofo más próximo a la libertad de expresión (e incluso a la libertad a ser pasivo).

    • ruizdequerol

      Jaume,

      Creo que no estoy de acuerdo. Creo que la crítica del Cardenal se centra en una cuestión de valores y de censurar el relativismo del ‘todo vale’. También el filósofo, aunque éste defienda valores distintos. De otra parte, al leer la obra de ZyZek se observa que considera la interpasividad como un ‘fetiche’, como un engaño que del que el sujeto apenas se atreve a hacerse consciente.

      Gracias por comentar.

  2. Otra “píldora” que invita a la reflexión. Gracias por ella y por invitarnos a transitar por lugares “incomunes” (pues de los otros… ya tenemos suficientes😉. Saludos, Estela

  3. Minaya

    Ricard, leyendo con atención me parece que ninguno tiene una actitud crítica hacia las redes sociales, sino más bien hacia la persona humana. Lo que tanto el cardenal como el filósofo nos recuerdan es que las redes sociales, como todas las tecnologías, son meros instrumentos en manos de las personas. Y las personas siguen expuestas en las redes sociales a las mismas tentaciones a pecar (en la opinión de Rouco) o de ser pasivos (en la opinión de Zizek) que fuera de ellas.

    Mi conclusión es que ambos nos previenen contra el optimismo de creer que la tecnología lo arregla todo, y nos recuerdan que es preciso que cada uno siga vigilante y activo.

    • ruizdequerol

      Minaya,
      En el caso de Zizek, yo entiendo que sí sostiene que los ordenadores en general fomentan la interpasividad. Eso no quiere decir que los critique, porque es consciente de que no hay vuelta atrás. Me gusta tu conclusión de que sigamos siendo vigilantes y activos. Para mí, ese es un motivo para escribir en el blog.

      Gracias por tu comentario. Saludos

  4. Me sumo al intercambio: creo que, como decían Burbules y Callister en su enfoque postecnocrático, las tecnologias no son buenas o malas, son buenas y malas al mismo tiempo. En ese sentido pienso que la coincidencia entre el cardenal y el filósofo está en señalar la presencia de los aspectos oscuros, que generalmente los discursos sobre las tecnologías no focalizan. Pero no creo que la virtud de sus miradas sea decir si son malas o no, sino advertir de su naturaleza ambivalente.

    Por otro lado, me encantó el concepto de interpasividad y ahí me parece que disiento con Minaya porque me parece que el ciberespacio, o las culturas de ciberespacio que se generan en torno a los distintos medios virtuales y sus usos, son contextos específicos que condicionan de algún modo las interacciones y las cosas que allí suceden.
    Así como una cancha de fútbol no propicia la conversación profunda, o un templo silencioso induce al recogimiento, pienso que el tipo de interacciones que propicia la tecnología o el uso que se da de ella, de algún modo nos condiciona. En ese sentido, creo que la facilidad de la interaccion virtual (con personas, información, objetos) de algún modo se convierte en una alternativa – en buena medida alienante- a la más difícil y comprometedora inter- acción en el mundo físico, donde personas, cosas y realidades no son tan sumisas a nuestros deseos.

    Un cordial saludo
    Estela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s