Viendo a la banca de inversión acechar a las redes sociales …

Cuando todavía es reciente la inversión de Goldman Sachs en Facebook, se anuncia que JP Morgan estudia una inversión del 10% en Twitter, que valoraría la empresa en unos 4.500 millones de dólares.

Nada que objetar. Son las reglas del capitalismo de élite. No sólo legales, sino socialmente aceptadas. Los bancos de inversión salen de caza en busca de buenas oportunidades y las revenden por un precio a cazadores menos expertos.

Así y todo, no me resisto a dos consideraciones.

Primera. No olvidar que la ambición, por no llamarla codicia, de los bancos de inversión y de sus clientes han generado más de una crisis, inflando hasta más allá de lo razonable una burbuja de expectativas, recogiendo comisiones y beneficios mientras ésta crecía y dejando para otros el recoger los pedazos una vez estallaba. Hay quien sostiene que la burbuja inmobiliaria se formó para dar salida a capital inversor que había quedado sin destino tras el pinchazo de la burbuja de las punto-com, siempre con los bancos de inversión haciendo de intermediarios. Así pues, no deberíamos descartar, por simple higiene mental, que los profesionales del burbujeo se hayan puesto de nuevo en acción.

  • En los 90 explotaron la fantasía de que todos los negocios serían punto.com.
  • En la pasada década, la fantasía fue que los precios de las casas no podrían bajar nunca.
  • Ahora, con la colaboración (desinteresada o no) del algunos ilustrados-TIC, se tejen fantasías similares en torno a las redes sociales.

Segunda. Sin negar a ninguna empresa ni empresario el derecho aliarse con los bancos de inversión, sí creo que debería prohibirse a quien lo haga que etiquete su actividad con el calificativo de social. Porque la lógica de los bancos de inversión no es priorizar las necesidades sociales, sino el retorno a corto plazo. También por si acaso tenía razón John Cassidy al  subtitular como “Gran parte de lo que hacen los banqueros de inversión no tiene valor social un reciente artículo en The New Yorker. Parece provocador, pero lo es menos que su recomendable libro.

Ellos están al acecho. Nosotros deberíamos también estarlo.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Marcos mentales, Redes sociales, Social Media

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s