DialécTIC@: La tecnología no hace la revolución

Wael Ghonim

Wael Ghonim, ejecutivo de Google e imagen del cambio en Egipto

Ya a raíz del inicio (y más a raíz del éxito) del cambio político en Egipto, a Malcolm Gladwell, autor de un polémico artículo en el New Yorker sobre Twitter y las revoluciones (“Why the revolution will not be tweeted“), le están poniendo a caldo los apóstoles de los medios sociales. Gladwell, con todo, sigue en sus trece:

Surely the least interesting fact […] is that some of the protesters may (or may not) have at one point or another employed some of the tools of the new media to communicate with one another. Please. People protested and brought down governments before Facebook was invented. They did it before the Internet came along“.

Veamos. El uso de las nuevas redes sociales se confirma:

Esta revuelta – declara Wael Ghonim en El País – ha empezado en Facebook. Hemos trabajado duro al principio difundiendo mensajes e intentando romper la barrera psicológica del miedo“.

Pero no como el medio preferente de comunicación social. Según El País –  “Mensajes de texto, actualizaciones de estado y creación de actos en Facebook, fueron un primer paso, pero pronto se quedaron cortos […] La revolución egipcia se ha gestado durante el último año en las calles y en las casas; a través de Facebook o de bitácoras virtuales, pero también en los cafés“.

Sin olvidar otro recurso no virtual aún más importante; el decisivo, de hecho,  según el propio Wael Ghonim:

Los héroes son aquellos que han estado en la plaza de la Liberación“.

Timothy Garton Ash ha publicado al respecto un análisis muy equilibrado sobre estas cuestiones:

En las etiquetas como ‘La revolución de Facebook’, ‘La revolución de Twitter’ y ‘La revolución de Al Yazira’, volvemos a encontrarnos con el espectro del determinismo tecnológico […] Lo que crea el efecto catalítico es la combinación de las redes sociales de Internet y telefonía móvil con el viejo superpoder de la televisión“.

Las tecnologías no existen aisladamente: adquieren el espíritu de quienes las desarrollan y utilizan. Gladwell tiene razón: las cualidades de ese espíritu son mucho más importantes que los atributos de los soportes tecnológicos. En concreto:

  • Usar Twitter no convierte a los twitteros en revolucionarios. Ni siquiera cuando denuncian un poder injusto, como el que se refleja en la Ley Sinde. Personalmente, no espero llegar a ver a una multitud anti-Sinde acampada día y noche ante la sede del Ministerio de Cultura o de la SGAE.
  • No es cierto, desafortunadamente, que, como sostienen algunos autores, “like all technology, social media is neutral but is best put to work in the service of building a better world“. Porque el Mal existe y aprenderá también, si no lo ha hecho ya, a usar los social media para empeorar las cosas. Como ha hecho ya tantas y tantas veces. Ignorarlo es fantasear.

1 comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, eTIC@, PolíTIC@s, PrácTIC@s, Social Media

Una respuesta a “DialécTIC@: La tecnología no hace la revolución

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s