Si te llaman “ladrillo” (o ‘tocho’), quizá es un cumplido

La lista de gráficos más populares en 2010 de entre los que publica regularmente The Economist (para los aliens como yo,🙂, hay un extracto en la edición impresa) contiene los dos que he colgado en mi tablero: La burbuja de los precios de los pisos  y el salario de los titulados frente a los no titulados.

Pocos comentarios. Calificar a alguien como ‘tocho’ es despectivo. Pero los ladrillos se valoran más que los títulos. O sea, que calificar a alguien de ‘tocho’ sería considerarlo como valioso.

¿Cómo se cambian, ambas? No lo sé, pero recordemos a Einstein: No se pueden resolver los problemas con el mismo tipo de pensamiento que se usó para crearlos. Pero, por precaución, para no quedarse sólo ante la típica diatriba contra los inmobiliarios (por mucho que se la merezcan), otra recomendación del mismo Einstein: “Everything should be made as simple as possible, but not simpler.

Deja un comentario

Archivado bajo DialécTIC@s, Economía, Educación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s