Archivo diario: agosto 20, 2009

Usando Internet, ¿a quién queremos parecernos?

El (no muy documentado) autor al que hacía referencia en mi última entrada se preguntaba, refiriéndose a las revindicaciones de las asociaciones de internautas españoles acerca de la copia libre en Internet:

¿A qué se debe esta anomalía española, este comportamiento de nuestra tribu de internautas, flor y espejo de la piratería andante? ¿Qué parte son del total de usuarios de Internet?

Quizá le interesen algunos datos que he extraído del último informe de “Digital Competitiveness” de la Comisión Europea.

Pinchar para ampliar

Pinchar para ampliar

Se constata una vez más que España, si bien está en la banda medio/alta del rango, no es el país en el que una mayor parte de la población accede a música o video a través de Internet (ni en ‘streaming’ ni en descargas).

blog_090820bSin embargo, España sí está entre los países en los que una mayor proporción de internautas utiliza Internet para acceder a música o video. (En contraste, por ejemplo, con la baja proporción de internautas que interaccionan electrónicamente con las Administraciones Públicas).

blog_090820cLa observación de los países con los que se alinea España en esa segunda gráfica me ha motivado a pintar la proporción de internautas audiovisuales contra el índice de competitividad con el que el World Economic Forum puntúa a los países, con los resultados que se muestran.

Propongo al lector que divida mentalmente esa gráfica en cuadrantes y constate cuáles son los países que acompañan a España, y también dónde se sitúan los países de referencia (como los nórdicos). Tal vez no convenga extraer conclusiones rigurosas de una correlación tan improvisada; así y todo, da que pensar. Puestos a promover un uso más intenso de Internet, ¿a quién quisiéramos parecernos?

¿Comentarios?

6 comentarios

Archivado bajo Datos, Marcos mentales, Políticas públicas, Propiedad Intelectual, Sociedad

Hay internautas; pero “los” internautas no existen

blog_090820 Ramón Rufín, el señor de la figura, publicó hace unos días un artículo en ‘El País’, en el que bajo el sugestivo titular “Marx y los Internautas” pretendía, supongo, defender a “una parte del proletariado”: los autores, artistas, escritores, intérpretes.

Teniendo en proyecto escribir sobre los ‘marcos mentales’ subyacentes al debate sobre la libertad de copia en Internet, iba a archivar su libelo entre las referencias a deconstruir.

Pero creo obligado no pasar por alto que uno de los puntales de la argumentación reduccionista del Sr. Rufín es tirar perdigonadas contra “los” internautas que, según él, se apropian de la plusvalía generada por el proletariado artista. Copio (sin vergüenza ni permiso)  una muestra de su lenguaje:

“Un día, una tribu de innúmeros internautas ibéricos salió del submundo y se sublevó […] Sin convocar asamblea, referéndum o plebiscito alguno, surgieron también sus representantes en la tierra: las asociaciones de internautas”.

“Los internautas y sus representantes amenazaron con no volver a votar y cosas así si el gratis total para las descargas de productos culturales producidos por otros (archivos los llamaban, para disimular) se iba al garete”.

A raíz de unas declaraciones de la Ministra de Cultura, que abogaba por dialogar con “los” internautas, ya escribí sobre esta cuestión. Cuando la mitad de la población es usuaria de Internet, hablar de “los” internautas se presta a la demagogia. De entrada, porque sólo una minoría de “los” internautas son “descargadores. Aparte de ello, hay internautas de derechas y de izquierdas, cultos e incultos, honrados y amorales, comprometidos y pasotas. De tan variado pelaje, en resumen, como “los” ciudadanos o “las” personas.

Pillados entre los talibanes de la SGAE y los no menos radicales ciberlibertarios, los biconceptuales lo tenemos crudo. Quizá tendríamos que formar una asociación y hacernos escuchar.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual