Archivo diario: mayo 29, 2009

El calcetín se vuelve del revés (¿o quizá retorna al derecho?)

blog_090529 Leo en el New York Times que Time Warner ha decidido finalmente desprenderse de America On Line (AOL), su filial de Internet (algo que la prensa venía anticipando hace unos días).

Lo curioso del asunto es que en Enero de 2000, muy poco antes del estallido de la burbuja tecnológica, AOL pasó a controlar Time Warner, en una fusión que era de hecho una adquisición encubierta.

Desde entonces, Time Warner persiste, aunque con las dificultades propias estos días en las empresas de medios, en tanto que AOL ha perdido por completo el estatus de empresa estrella que fue en los 90, pasando a un más que discreto tercer o cuarto plano.

Para muchos, la fusión del año 2000 no fue más que un espejismo derivado de la sobrevaloración de las empresas tecnológicas. En este caso, la decisión actual de Time Warner no sería más que una vuelta a la racionalidad.

Pero, si sirve de algo el precedente de casos parecidos, no faltará quien opine que los ‘aliens digitales‘ de la ‘vieja economía‘ no han sabido extraer el potencial latente en una joya como AOL.

Las opiniones serán bienvenidas. La mía, provisionalmente, iría en interpretar el asunto como un síntoma más de que las TIC irán perdiendo protagonismo (lo cual no es incompatible con que sean cada día más imprescindibles).

Anuncio publicitario

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Twitteristas autistas

Mi percepción de la utilidad de Twitter ha dado un (pequeño) salto hacia lo positivo después de una conversación con Eduard Vinyamata. Así que he decidido abrir una cuenta en Twitter y experimentar un poco.

blog_090529a

Mi primer descubrimiento: La enorme diferencia en cómo ven el uso de Twitter la Casa Blanca y el Parlament de Catalunya.

Lo que me parece más relevante no es la diferencia en el número de seguidores (315 en el caso del Parlament), grande incluso tomando en cuenta las diferencias de población (tal vez un indicativo de una desafección política distinta de la que mencionan a veces nuestras instituciones).

Lo realmente notable es que el Parlament no escucha a nadie en Twitter, ni siqueira a alguno de aquellos que pretende que le escuchen.

¿Hemos de concluir que para el Parlament y los parlamentarios no tiene interés lo que pueda explicar ningún ciudadano de Cataluña? O tal vez, más seriamente, ¿su presencia en Twitter es sólo un gesto de modernidad de cara a la galería?

Sí me parece evidente, en cualquier caso, que el twitterismo del Parlament y el de la Casa Blanca corresponden a dos marcos mentales diferentes. Me tranquiliza comprobar que el hábito no hace al monje. Aunque el hábito sea el Twitter de mis queridos ilustrados-TIC.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad