Archivo diario: abril 22, 2009

La eTIC@ de las cargas y las descargas

Las descargas no son el problema. La ética, sí.

Escribe un ilustre ‘ilustrado-TIC’, en un comentario en su blog sobre la cuestión de las descargas (negrillas añadidas):

«Exactamente el mismo, aunque suene escandaloso, para la pornografía infantil: no puedes controlar si lo que circula por la red son fotos de menores desnudos o son fotos de las vacaciones, es imposible. En la circulación no hay posibilidad de control, a no ser que haya exhibición o comportamientos flagrantes. Pero si lo persigues, provocarás que se transmita de maneras incontrolables. Lo que tienes que controlar es el origen – los lugares y personas donde se lleva a cabo tan asquerosa actividad – y el destino – el que paga por recibir tales materiales. En el medio, olvídate: chocas con la naturaleza del protocolo de Internet».

blog_090421

He intentado conceptualizar en la pizarra una cadena de eventos que se inicia con una actuación en el mundo físico, pasando por su representación y comunicación en la red, hasta que llega a un usuario.

Una aproximación a la valoración ética de casos concretos (con independencia de su tratamiento legal) evidencia distintas casuísticas:

  • Escribir un texto calumnioso, por ejemplo, sólo es éticamente censurable cuando se comunica.
  • Un acto de violencia, en cambio, es reprobable con independencia de que se grabe en video y se difunda en la Red.
  • En ambos casos, la valoración ética es independiente de que haya o no un móvil económico.

Creo que el meollo de la polémica sobre las descargas está, aunque algunos pretendan soslayarlo, en la valoración ética de la acción que arranca la cadena. Que tiene lugar cuando alguien manipula un contenido violando, para subirlo a la red, la licencia de uso del mismo. Lo que pone también sobre la mesa cuáles deberían ser los límites razonables de esa licencia o de las licencias de propiedad intelectual en general. Una cuestión en la que me parece que hay mucha hipocresía entre los ‘ilustrados-TIC‘. Tema para otra entrada.

¿Es aplicable este análisis a las descargas en Internet? ¿Cómo corregirlo o mejorarlo?

3 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Políticas públicas, Propiedad Intelectual