Una cuestión de prioridades

¿Debería la nueva Ministra de Cultura sentirse presionada por las revindicaciones de una minoría de internautas acerca de la descarga de música y películas en Internet?

Creo que no. Yo, por lo menos, tendría otras prioridades.

blog_090416En mi entrada anterior mostraba gráficamente que sólo una minoría de internautas descarga habitualmente música y videos de la Red. Una minoría menor, pero ruidosa.

Esta vez he representado en el gráfico adjunto el número (en miles) de ciudadanos que (según datos de 2008 del INE) no se conectan o no descargan, así como el número de descargadores, agrupados por frecuencias. Habría así en España alrededor de 4 millones de descargadores internéticos habituales.

Muchos. Pero, ¿tantos como para concederles una atención prioritaria?

Supongamos que los descargadores amenacen con darse de baja de la banda ancha si no se consideran debidamente atendidos. ¿Debería esa amenaza considerarse como tal?

Pienso que no. En primer lugar, porque me sorprendería mucho que los descargadores se dieran de baja masivamente si no se atienden sus revindicaciones.

De otra parte, ¿cuál sería el impacto de perder como usuarios de banda ancha a aquellos cuyo interés prioritario en una línea fueran las descargas?

Sería cuestión de valorarlo en detalle. Pero intuyo que no disminuiría la productividad del país. Y que los operadores harían sus números; porque seguro los descargadores, que son los que consumen más recursos de red, no deben ser los clientes más rentables. Y quizá las Administraciones se pondrían las pilas para interesar en apuntarse a la banda ancha a los 14 millones de ciudadanos que aún no se conectan a Internet. Un objetivo que debiera tener la máxima prioridad.

¿Comentarios?

8 comentarios

Archivado bajo Políticas públicas, Sociedad

8 Respuestas a “Una cuestión de prioridades

  1. Sí, pero.

    Estoy de acuerdo que la prioridad no son las descargas.

    Sin embargo, y en el caso que nos ocupa, la opinión que la nueva ministra tiene sobre las descargas no es sino la punta del iceberg de su marco mental sobre la Sociedad de la Información en general y que se resume en su famoso “¿para qué tanto ADSL?”.

    Sin duda las descargas no son prioritarias en sí mismas, pero sí lo son la neutralidad de la red, la importancia de la banda ancha para servicios digitales avanzados (administración electrónica, gobierno electrónico, teleasistencia y e-salud, etc., etc., etc.)

    Estoy de acuerdo que, no obstante, habría que explicitar estos temas y no utilizar el tema de las descargas como “proxy”, por ejemplo, sobre libertad en la red, cambio de modelos de negocio, necesidad de modernización y demás.

    • ruizdequerol

      Isamel,

      Tomando prestada una frase de Geroges Lakoff,

      “Know your values and frame the debate”

      Me apunto a ese debate, porque el sentido de mis entradas es que el modo en que se está enmarcando no me parece, ni de lejos, el apropiado.

  2. “Supongamos que los descargadores amenacen con darse de baja de la banda ancha si no se consideran debidamente atendidos. ¿Debería esa amenaza considerarse como tal?”
    Y si como hipótesis se considera la amenaza de ser un elemento de peso en la decisión de voto en los “descargadores”

  3. Mira, perdón, pero creo que me he explicado mal. En tu post consideras los efectos de la amenaza del darse de baja, pero ¿y si el verdadero castigo de los “descargadores” se aplicase en el escenario de unas elecciones? ¿habría que considerarlo?

    • ruizdequerol

      Una cuestión interesante, quizá para otra entrada.

      Intuitivamente, uno tendería a asociar Internauta-progresista-anticanon-antiSGAE-‘más bien de izquierdas’ y lo contrario ‘más bien de derechas’. ¿Cambiaría de bando un votante por esta cuestión?

      Curiosamente, la cuestión en España parece estarse planteando en sentido inverso. Un anticanon simpatizante del PSOE, ¿pasaría a votar al PP porque éste apoya suprimirlo?

      De todos modos, quizá el dilema esté mal planteado y valdría la pena montar un partido alternativo. ¿Nos imaginamos el Partido de los Internautas de España?

      Como se ve, estirar de este hilo da mucho juego.

      Gracias por participar. Saludos cordiales

  4. “¿Nos imaginamos el Partido de los Internautas de España?”
    Suena raro!

    Pero, siguiendo con el tema de si se va a sentir presionada la ministra, me ha venido a la memoria la entrevista en Blazac.tv a Andrew Rasiej por parte de Enrique Dans en http://balzac.tv/episodios/2008/11/26/enrique-dans-entrevista-a-andrew-rasiej/ en la que Andrew Rajeig sintetiza, entre otras cosas, como pueden afectar las minorías organizadas en internet a la política.

    De paso, aprovecho para agradecerte, por simple y clara, la pizarra que hiciste en https://ruizdequerol.wordpress.com/2008/10/16/no-hay-redes-sin-internet-pero-si-internet-sin-redes

    Un saludo

    • ruizdequerol

      Ferran,

      Gracias por tu intervención. Coincido en el potencial de actuación, en política o en lo que sea, de las minorías organizadas. Pero su efectividad exige que les una un sentido de ‘comunidad’ (por llamarlo de algún modo). Que me temo mucho que no caracteriza ni a los Ciberlibartarios.com.

      Un saludo

  5. santiago

    Bueno esa asociación de izquierda-Derecha no la veo clara.
    Primero porque el tema de las ideologías está muerto y enterrado y lo segundo porque por esa misma regla de tres, el liberal “teoricamente de derechas” está en contra de los impuestos confiscatorios y arbitrarios.
    Igual que está en contra de la subvención y la sopa boba, pero claro eso es a nivel teórico (como comentaba antes).
    La argumentación sobre las descargas, en este caso tampoco la veo mucho, no porque nos vayamos a dar de baja “en masa” sino porque lo que está ocurriendo es que se está predisponiendo a los vendedores contra su supuesto mercado.
    Vamos, que no volveré a comprar un CD ni aunque me maten y al cine en vez de ir tres veces por semana pues iré una vez al año y de milagro, pero si mantendré mi línea ADSL aunque logren parar las descargas (cosa harto improbable).
    En cuanto a la dirección del voto, creo que no es algo despreciable, no creo que un votante del PSOE vote en este caso al PP (en España la polarización es evidente y más parecida a la hinchada de un equipo de futbol) pero si es probable que o bien se busquen terceras alternativas (UPD o Ciudadanos) o bien se opte por la abstención y con la línea tan fina que separa a los dos partidos en número de votos, creo que es una cuestión de la que depende MUCHO dinero, que es de lo que se trata al final de todo. Ahora se trata de valorar la apuesta de este gobierno y si esa apuesta merece la “inversión” realizada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s