Turbas inteligentes

En El País de ayer coincidieron dos artículos separados con el motivo común de las ‘turbas inteligentes’ (‘smart mobs‘ en la acepción original de Howard Rheingold).

En un artículo en la sección de Internacional, Moisés Naïm se refería a la organización de las recientes protestas masivas en Tailandia y en otras partes del mundo, resaltando que:

“Los organizadores no eran políticos tradicionales ni usaron los métodos usuales de convocatoria. Fueron ciudadanos comunes cuya influencia política se ve potenciada por la capacidad de crear y movilizar una turba inteligente a través de nuevas tecnologías”.

blog_081208El mismo día, el suplemento “Domingo” dedicaba, bajo el epígrafe “Tiempo de Revuelta”, varias páginas a los encierros de estudiantes en varias universidades españolas. Destacando, entre otras cosas que:

“Lo que se está librando en los campus españoles es una desigual batalla de jóvenes que se comunican en trazos gruesos a través del correo electrónico, Tuenti y otras redes sociales, frente a unos administradores de la reforma que aún confían en el valor de una seca nota explicativa en el tablón de anuncios para difundir los cambios. En el campo de la comunicación, las instituciones están perdiendo por goleada”.

Hay opiniones para todos los gustos sobre Bolonia y los que se oponen a ella; no me atrevo a meterme en este jardín. Pero supongo que se le aplicarían, como a otros, las conclusiones finales de Moisés Naïm:

“Una turba, por más inteligente que sea, no es ni buena ni mala; todo depende de sus fines.La esperanza es que las mismas tecnologías que permiten el ascenso de las turbas inteligentes produzcan los anticuerpos que nos ayuden a mitigar la influencia de aquellas que usan sus capacidades para subvertir la democracia”.

O para otros fines no deseables, añadiría yo. Por ello, reclamando que seamos capaces de retener la capacidad de no confundir los medios con los fines, etiquetaré también esta entrada como perteneciente a la categoría “Humanismo.com“.

1 comentario

Archivado bajo Educación, Humanismo.com, Sociedad

Una respuesta a “Turbas inteligentes

  1. Pingback: ¿Se satura Internet? No: nos satura a nosotros « ruizdequerol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s