Marcos mentales: Facebook

Hace unos días, el articulista Francesc-Marc Alvaro manifestaba abiertamente en La Vanguardia su falta de interés por Facebook. O, más precisamente, su preocupación por el interés que Facebook despierta en tanta gente. En su opinión:

El auge de Facebook y webs similares pone de relieve la confusión entre la amistad y lo que puede ser calificado de sucedáneo de la popularidad […]  Alcanzar la fama mediática se ha convertido, para millones de personas, en la única forma de éxito. […]  “Compartir tu vida“, como lo llaman los creadores del invento, nos aproxima a la fama mediática. Y ello conduce fácilmente a hacer cosas pensando en comunicarlas luego a través del Facebook, actuando así para una audiencia.

Personalmente, Facebook me gusta menos desde que es tan prominente la ventana que pregunta “What are you doing right now?” y tanta gente contesta. Ya escribí en su momento sobre esta cuestión a propósito de Twiter y no me repetiré (aunque sí reproduzco la pizarra que entonces anoté).

twitter-ghSe esté o no de acuerdo con el articulista, creo que vale la pena constatar que pone de manifiesto la existencia de ‘marcos mentales‘ muy distintos al respecto de algo tan concreto como Facebook. Importante, porque los ‘marcos mentales‘ están muy a menudo asentados en creencias o valores profundos, y en consecuencia innegociables. La opinión de  Francesc-Marc Alvaro parte de apreciar

“esa conquista moderna y burguesa que llamamos vida privada, un territorio único a salvo de la mirada de los demás, allí donde puedo, incluso, enfrentarme al silencio. Si diluimos esta dimensión inviolable, perderemos libertad y habremos retrocedido varios siglos”.

Para otros, en cambio, no sólo esa dimensión es violable, sino que califican su  diución como progreso. Cosas de la sociedad líquida.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

2 Respuestas a “Marcos mentales: Facebook

  1. Ricard,
    Comentario, solo uno. De un tiempo a esta parte, parece que algunos medios de comunicación la hayan tomado con Internet, especialmente La Vanguardia. La semana pasada, y antes de las declaraciones de la AEPD, llegó a ser portada la preocupación de que en Internet se está perdiendo la privacidad.
    Sinceramente, creo que en este caso no es un tema de marcos mentales, sino de guerra a un medio que les está perjudicando notablemente. Y lo hacen con las armas a su alcance.
    La lectura que en la vanguardia se hizo de la sentencia del caso telecinco contra youtube (http://www.lavanguardia.es/internet-y-tecnologia/noticias/20081121/53582796158/un-juez-pide-a-telecinco-que-facilite-la-identificacion-de-sus-videos-para-retirarlos-de-youtube.html) es para enmarcarla por distorsionante.
    Soy lector de LV “de toda la vida”, pero cada vez se parece más al resto. Ahora es la tuerta en el país de los ciegos, pero es que además, tuerta de ojo y medio.

  2. ruizdequerol

    Gracias, Pau, por el comentario. Lo cierto es no había caído en que pudiera haber una especie de ‘política editorial’ de los medios impresos sobre los ‘efectos colaterales’ de Internet (en mi opinión, El País es pero que LVE en este sentido).

    De otra parte, creo que sí es también una cuestión de marcos mentales. Conozco a bastante gente, para nada ligada a los medios, que estaría más que de acuerdo con el artículo de Fransc-Marc Alvaro.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s