Archivo mensual: noviembre 2008

Ciencias para triunfar en Sociedad

Fotos de dos libros pillados al vuelo en un escaparate del aeropuerto de París, a punto de perder un avión. Que ofrecen “los suficiente” de las Matemáticas o la Física como para “brillar en sociedad”.

blog_081130_lr_bblog_081130_lr_a

Desconozco la magnitud del éxito editorial que estos libros tengan en Francia. ¿Cuál sería el que tendrían en España? ¿Cuántos de nuestros compatriotas consideran que la capacidad de conversar sobre Matemáticas o Física ayuda a brillar en sociedad?

Y, en segunda derivada, ¿cómo imaginamos que serían los índices de esos libros? ¿Qué temas de brillo deben incluir?

¿Sugerencias?

1 comentario

Archivado bajo Sociedad

La ‘Not-to-Do-List’

Hace poco, en un seminario orientado a acentuar la efectividad de directivos de empresa, una de las recomendaciones finales del instructor fue el confeccionar una ‘Not-To-Do-List‘ y seguirla a rajatabla. Para evitar dispersarse. Como ayuda para concentrarnos en hacer prioritariamente lo más prioritario.

Poniendo a trabajar al Google he podido comprobar que la recomendación era nueva para mí, pero no para otros. Que hay incluso listas de cosas concretas a incluir en esa relación de patrones de conducta a evitar.

blog081128

Una lista que contiene un cierto número de items en los que aparecen las TIC: p.e. evitar consultar compulsivamente el email. Nada nuevo. Sabemos suficientemente que hay herramientas TIC para todo: para ser eficientes con nuestro tiempo, pero también para ayudarnos a perderlo miserablemente (en Microsiervos anuncian regularmente recursos de este tipo).

Se me ocurre además una reflexión adicional: hay ciertamente herramientas TIC para ayudarnos a gestionar una to-do-list. Pero no se me ocurre ninguna que me ayudara a gestionar una not-to-do-list.

Puedo estar equivocado, pero de momento ello me confirma en mi opinión anterior de que hay más oferta TIC para ayudarnos con lo urgente que con lo importante. Afortunadamente, el progreso no se detiene.

Cualquier sugerencia, corrección o ayuda será muy bienvenida.

2 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales

Marcos mentales: Facebook

Hace unos días, el articulista Francesc-Marc Alvaro manifestaba abiertamente en La Vanguardia su falta de interés por Facebook. O, más precisamente, su preocupación por el interés que Facebook despierta en tanta gente. En su opinión:

El auge de Facebook y webs similares pone de relieve la confusión entre la amistad y lo que puede ser calificado de sucedáneo de la popularidad […]  Alcanzar la fama mediática se ha convertido, para millones de personas, en la única forma de éxito. […]  “Compartir tu vida“, como lo llaman los creadores del invento, nos aproxima a la fama mediática. Y ello conduce fácilmente a hacer cosas pensando en comunicarlas luego a través del Facebook, actuando así para una audiencia.

Personalmente, Facebook me gusta menos desde que es tan prominente la ventana que pregunta “What are you doing right now?” y tanta gente contesta. Ya escribí en su momento sobre esta cuestión a propósito de Twiter y no me repetiré (aunque sí reproduzco la pizarra que entonces anoté).

twitter-ghSe esté o no de acuerdo con el articulista, creo que vale la pena constatar que pone de manifiesto la existencia de ‘marcos mentales‘ muy distintos al respecto de algo tan concreto como Facebook. Importante, porque los ‘marcos mentales‘ están muy a menudo asentados en creencias o valores profundos, y en consecuencia innegociables. La opinión de  Francesc-Marc Alvaro parte de apreciar

“esa conquista moderna y burguesa que llamamos vida privada, un territorio único a salvo de la mirada de los demás, allí donde puedo, incluso, enfrentarme al silencio. Si diluimos esta dimensión inviolable, perderemos libertad y habremos retrocedido varios siglos”.

Para otros, en cambio, no sólo esa dimensión es violable, sino que califican su  diución como progreso. Cosas de la sociedad líquida.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

Pre-juicios pre-potentes

Me parece más que discutible el titular que encabeza el artículo con el que el Periódico de Cataluña informa hoy sobre el uso de las TIC en las escuelas catalanas.

blog_081125Discutible porque parte de una posición de parti-pris, de un ‘marco mental’ que da por sentado que los ordenadores, tal como se ofrecen hoy en día, proporcionan ventajas a los enseñantes. Y que éstos, en vez de aprovecharlas, las desdeñan, las consideran con desdén.

Desde el punto de vista de los profesores, que según el mismo artículo estarían mayoritariamente interesados en poder/saber utilizar con provecho los ordenadores y las TIC en las aulas, el titular podría igualmente ser:

blog_081125bUna alternativa menos radical podría estar en la línea del siguiente:

blog_081125cCon lo cual quedaría en el aire si la cuestión se debe a falta de capacidad de convencimiento de los ofertantes o a la resistencia de los docentes a ser convencidos.

Podría continuar el juego, pero sería apartarse de la cuestión. Porque, como intentaba apuntar en una entrada anterior, la realidad es otra. Como se desprende del estudio de la investigación de la UOC/IN3 sobre las escuelas:

En esencia, las escuelas y los institutos de hoy se parecen mucho a los de hace dos o tres décadas: […] los curriculums, las formas de organizar los centros, la división por niveles y disciplinas, los métodos docentes y las dificultades para disponer de equipos de trabajo que colaboren de forma innovadora son muy similares a los de hace unos años.

Muchos de estos elementos, como es obvio, son resultado de un diseño colectivo y sólo podrán evolucionar con un consenso amplio. Que alguien tendría que perseguir, articular y desarrollar.

¿Comentarios?

3 comentarios

Archivado bajo Sociedad

Un ingeniero del futuro se siente estafado

blog_081124Pedro Nueno, insigne ingeniero y profesor del IESE, firma en La Vanguardia una curiosa columna (reproducida aquí) sobre las promesas incumplidas de/a los ingenieros de su generación.

Cuenta que, cuando decidió ser ingeniero hace 48 años, esperaba que si llegaba a los 60 años:

  • Habría ido un montón de veces a la Luna.
  • Robots con aspecto humano harían todos los trabajos duros, repetitivos y de poco valor añadido.
  • Los coches circularían con seguridad a 200 kilómetros por hora.
  • El tráfico urbano sería fluido porque sensores y ordenadores lo gestionarían.
  • Entre la energía solar, la nuclear y lo que saldría del fondo del mar el coste de la energía sería poco importante.

Pero encuentra que, comparada con esas esperanzas, la realidad de hoy es decepcionante. Se siente estafado. Cierra su artículo preguntándose:

¿Qué les ofreceremos a los ingenieros del futuro que hoy empiezan a estudiar? O somos un poco ambiciosos o no se va a apuntar nadie.

Materia para reflexión. Se me ocurren varias cuestiones:

  • Aceptando el lenguaje del profesor Nueno, ¿quién estafó a quién? ¿La sociedad a los ingenieros de hace 50 años por crearles falsas expectativas? O, quizá a la inversa, ¿han sido los ingenieros los que han creado falsas expectativas a la sociedad?
  • Entre la ambición y el realismo, ¿cuáles son las promesas que se pueden honestamente hacer a quienes se plantean estudiar una ingeniería?
  • Pero también, ¿cómo encajan los ingenieros en las expectativas o los proyectos de la sociedad del futuro?

Los ingenieros fueron una ‘clase’ clave para construir físicamente la sociedad industrial. ¿Lo serán o habrían de ser también para construir la sociedad del conocimiento? Cuestión, una vez más, de ‘marcos mentales’.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

Crisis de expectativas incumplidas

Abundan estos días las opiniones sobre las causas de la crisis global y los posibles remedios. Escribiendo  en El País acerca de los políticos y la cumbre de Washington, Joan Subirats concluye que:

“La crisis que nos sacude tiene sus raíces en la total falta de credibilidad de la actual política institucional, llena de melancolía, faltada de romanticismo”.

Y aboga por la necesidad de recuperar la capacidad de liderazgo político, de considerar la crisis como una oportunidad y construir propuestas ambiciosas, incluso románticas, de formas alternativas de conducirnos.

blog_081122

No habla para nada del rol de las tecnologías de la información. Ni como uno de los elementos que contribuyen a generar la crisis ni tampoco como una de las palancas de posibles soluciones.

¿Tendríamos que hablar más de las TIC, incluso en circunstancias como las actuales? En la línea de las últimas entradas, propongo una múltiple reflexión:

  • Sobre las expectativas incumplidas o aún no cumplidas acerca de las TIC y su impacto.
  • Sobre efectos colaterales de las TIC, incluyendo la amplificación de perturbaciones como las que han llevado a la crisis económica actual..
  • Sobre la necesidad de re-construcción de una visión renovada y coherente, no tan ‘TIC-ilustrada‘ como las más habitales, de futuros deseables y factibles que las TIC nos pueden ayudar a construir.

Me preocupa que, después de varias semanas de aceptación de la crisis, no se ponga sobre la mesa la necesidad de esta reflexión. Me preocuparía aún más, por otra parte, que ya se estuviera haciendo y no me hubiera enterado. Aunque, si ese fuera el caso, me apuntaría de inmediato a participar.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

TIC: ¿emoción o razón?

En “La Contra” de “La Vanguardia” entrevistan sobre la crisis financiera a Robert Bruner, un profesor de la Universidad de Virginia especialista en altas finanzas. Tal y como acostumbro últimamente, he leído y subrayado la entrevista teniendo en mente el rol de las TIC en la cuestión.

blog_081121

Según el experto, una de las raíces del problema es que:

Durante periodos de prosperidad se conciben innovaciones financieras que crean nuevas olas de complejidad: de estrategias de mercado, de derivados financieros y de diseño de instituciones enteras. Esas innovaciones son difíciles de entender incluso para los especialistas y profesionales.

Los gestores no entienden el complejo mecanismo de las innovaciones, pero sí saben que no pueden quedarse atrás cuando todos las aceptan y prosperan con ellas. De ese modo, acumulan riesgos que no acumularían si supieran con qué están negociando.

Un comportamiento nada acorde con la “sociedad del conocimiento” en la que supuestamente vivimos. Pero además, cuando se pregunta al Prof. Bruner por la diferencia con otros cracs registrados en la historia, su diagnóstico es que (negrillas añadidas):

Es más complejo y mayor que las anteriores y más rápida, porque cabalga sobre las nuevas telecomunicaciones: se vive on line, y eso aumenta el grado emocional de las decisiones.

Justo lo contrario de lo que se acostumbra a dar por supuesto!!!: mayor grado emocional, y por tanto menor componente analítico y racional.

Es posible, por supuesto, que este experto esté totalmente equivocado. Pero tal vez no. Permaneceremos alerta, por si acaso hemos de cuestionar nuestros ‘marcos mentales’.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Marcos mentales, Sociedad

TIC y redes en la causalidad de la crisis

blog_081120El País publica hoy un como siempre muy interesante artículo de Daniel Innerarity, del que transcribo el primer párrafo:

“La idea de un mundo interconectado, que nos ha servido como lugar común para designar la realidad de la globalización, implica, en principio, un mundo de responsabilidad limitada, cuando no difusa o abiertamente irresponsable, sobre el que no puede establecerse ningún control y del que nadie se hace cargo”.

Innerarity no hace ninguna referencia explícita a las TIC. Pero lo cierto es que este ‘mundo interconectado‘ al que se refiere no hubiera acaecido, por lo menos no en el grado actual, sin las redes y los ordenadores que el desarrollo de las tecnologías de la información han hecho posibles.

blog_081120bPor tanto, en donde escribe “no sabemos todavía detectar, gestionar y comunicar los riesgos globales” de esta sociedad interconectada, Innerarity podría igualmente afirmar algo así como:

Hemos permitido y aceptado el desarrollo de las tecnologías y de las redes antes de estar seguros de que podríamos detectar, gestionar y comunicar los riesgos globales que propician”.

Lo cual no sería un alegato contra las tecnologías, sino a favor de un Humanismo.com, de una visión más integral, equilibrada y responsable del conjunto de sus beneficios, riesgos y efectos colaterales.

Los “ilustrados-TIC” de los 80 auguraban que la adopción de estas tecnologías conduciría a una “revolución del control” (J. Beninger, “The Control Revolution: Technological and Economic Origins of the Information Society“, 1989). Lo que no deja de ser cierto, pero ahora también lo es lo contrario.

Coincido con Innerarity cuando escribe que “no hemos sido capaces de organizar socialmente la responsabilidad” y enumera a instituciones y agentes sociales que no la han ejercido suficientemente. Quizá valdría la pena añadir las TIC a la lista y actuar responsablemente en consecuencia. No es la primera vez que me siento impulsado a escribir sobre la responsabilidad en la promoción de las TIC. Ni será la última.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

Un mar de tiempo por ahorrar

Supongo que no soy el único a quien el tiempo le pasa muy rápido cuando está pegado a un ordenador y conectado a Internet. Acaban siendo muchas horas. Tantas, que alguien podrían preguntarse si es verdad que al final del día las TIC nos ahorran tiempo o también nos lo succionan; si nos ayudan igual a concentrarnos o en lo importante, o también a dispersarnos en un millón de cosas inmediatas que nos facilitan pero que quizá no deberíamos estar haciendo. covey_080211_lowNo es mi intención volver hoy sobre este asunto de las TIC para lo urgente/para lo importante. Pero sí sobre la cuestión de las TIC y el tiempo. Según un estudio de “la Caixa”, sólo el componente tiempo del transporte hasta el trabajo representa cerca del 3,5% del PIB en la economía española. Habría que añadir a esa cifra el gasto de combustible, el desgaste de los automóviles, e incluso la repercusión de la inversión en infraestructuras dimensionadas para el transporte hacia el trabajo.

Tendría sentido pues orientar las políticas y prácticas de las TIC nos sólo hacia el ahorro de tiempo en el trabajo, sino también en el tiempo de ir al trabajo, o para ahorrarnos directamente el ir al trabajo. Intuyo que la propuesta de IBM, que comentaba hace poco, iría también en esta dirección. Sin embargo, o mucho me equivoco, lo cual me alegraría, no parece que orientaciones de este tipo se estén ya incluyendo en el Pacto Nacional de Infraestructuras que propicia el Govern de la Generalitat, ni en iniciativas similares de nuestras otras administraciones. Cuestión, una vez más, de disparidad de ‘marcos mentales’.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Innovar CON las TIC

Intrigado por la receta de I.B.M sobre cómo utilizar las TIC para relanzar la economía, he navegado hasta encontrar una publicación de Sam Palmisano, su CEO, que incluye la cita sobre la innovación que dejo registrada en mi pizarra.

blog_081118

Que apunta, sin nombrarlos, a la existencia de como mínimo dos ‘marcos mentales’ distintos sobre la innovación y las TIC:

  • El de los que apuntan a desarrollar nuevas ofertas DE tecnologías
  • El de los que ponen la tecnología al servicio de otras prioridades, para construir realidades o re-construir las existentes CON las tecnologías disponibles.

Las dos orientaciones tienen su interés. Pero, si tuviéramos que dar prioridad a una de ellas, ¿cómo escogeríamos? ¿con qué criterios? ¿Podríamos poner ejemplos?

Me parecería mal dejarlo aquí y esconder mis cartas. Yo argumentaría claramente a favor de las muchas oportunidades englobadas en la segunda opción. Los detalles, más adelante y poco a poco.

¿Comentarios?

1 comentario

Archivado bajo Sociedad