Archivo diario: octubre 16, 2008

No hay redes sin Internet, pero sí Internet sin redes

Escribo desde el curso SociedadRed de la UIMP en Barcelona. Varios de los ponentes, algunos extranjeros, algunos españoles, han hecho hincapié en cómo iniciativas que son referentes en otros países y podrían serlo aquí, simplemente no ocurren en nuestro entorno (Ejemplos de entre los presentados: el Personal Democracy Forum de Andrew Rasiej o la muy estupenda actividad de MySociety.org).

Creo que Josu Jon Imag, en su diálogo con Miguel Iceta, ha dado en el clavo al argumentar que la capacidad de organización en red ha precedido y precede al uso de Internet. Tal y como yo lo he entendido, gentes a las que unen proyectos, objetivos o valores comunes, que en este sentido ya forman una red, utilizan Internet para organizarse, para ampliar su red y ser más efectivos.

Sospecho, y así lo postulo en la pizarra, que no funciona al revés. La alfabetización digital, por decirlo así, no necesariamente genera redes. O, por lo menos, redes que generen valor social, aunque algunos puedan contentarse con que sirvan de blanco a los publicitarios.

En una intervención anterior, Irene Mia, del World Economic Forum, apuntaba en la misma dirección:  “hay evidencia de que cuando hay una estrategia y una filosofía explícitas para favorecer la Sociedad de la Información, los resultados son mucho mejores“.

¿Cuál es el WHY FACTOR de nuestra sociedad red? ¿Cuál el de los internetéfilos más activos? Quizá profundizando ahí encontraríamos modos de avanzar más rápido y mejor. Quizá sea éste otro de los ingredientes escasos del ecosistema.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

3 comentarios

Archivado bajo Sociedad

Sociedad de la incertidumbre, incertidumbre sobre la sociedad

El filósofo Daniel Innerarity, que no es la primera vez que aparece en este espacio, escribía hace unos días en El País sobre la certidumbre del final de la certidumbre (“muy pocos advierten que lo que se ha acabado es precisamente eso: el arte de tener siempre razón“). Lo hace con palabras de prudencia:

“La vieja alianza del saber y el poder debe replantearse de nuevo en la era de la incertidumbre reconocida y gestionada”.

“La sociedad del conocimiento ha efectuado una radical transformación de la idea de saber, hasta el punto de que cabría denominarla con propiedad la sociedad del desconocimiento, es decir, una sociedad que es cada vez más consciente de su no-saber y que progresa, más que aumentando sus conocimientos, aprendiendo a gestionar el desconocimiento en sus diversas manifestaciones: inseguridad, verosimilitud, riesgo e incertidumbre”.

Se me ha ocurrido que, por no saber, empezamos ya a no saber cómo llamar a nuestra sociedad. Y que quizá se obró algo a la ligera al acuñar términos como ‘sociedad de la información’ (porque también lo es de la des-información y del ruido) o ‘sociedad del conocimiento’. Por optimismo, o tal vez incluso por arrogancia.

“Take care of the sense, and the sounds will take care of themselves”, escribió Lewis Carrol en “Alicia en el País de las Maravillas”. Pues eso.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad