Archivo mensual: agosto 2008

Sociología de los ciberlibertarios

Unos días de reposo forzoso me han dejado tiempo para observar algunos de los debates sobre tecnologías y la sociedad de la información en la blogosfera, e incluso para algún intento de participar moderadamente.

Una experiencia que me ha dejado la impresión de que algunos de estos debates se parecen (demasiado, para mi disgusto) a las tertulias de famoseo de la tele: hay más ideología que razonamiento, más grito que argumento, más descalificación que poder de convicción. Como si lo importante no fuera tener razón, sino gritar más fuerte o provocar más que el resto; deformar si ello reporta más notoriedad que informar; presentar como verdades incontestables lo que no son más que opiniones, legítimas pero discutibles. Incluyendo, como en la tele, a un blogger/moderador que se aplica hábilmente a meter el mayor ruido o conseguir el mayor número de meneos posibles.

Recordando un artículo de 1997 (!!!) de Langdon Winner, he escogido adjetivar como ciberlibertario a este colectivo, cuyos atributos he intentado en primera instancia recoger en el mapa mental adjunto (pinchar para ampliar).

¿Por qué me ocupo de ellos? Por las mismas razones que Winner:

  • Por que los ciberlibertarios hacen trampa. «Primero se observa lo que ocurre en el ámbito de las redes y el desarrollo de la tecnosfera. Se escoge entonces una palabra impactante: comunidad o democracia, ciudadanía o igualdad o cualquier otro concepto positivo para describir aspectos de lo que uno observa. Y se ignoran otros contextos, en la historia, la filosofía o la experiencia contemporánea, en los que estos conceptos tengan significado».
  • Porque no parece haber una filosfía coherente y ampliamente compartida del ciberespacio que se postule como alternativa, mientras que la mezcla de conceptos que manejan los ciberlibertarios resulta superficialmente atractiva para muchos.
  • Porque «the pressing challenge now is […] offering a vision of an electronic future that specifies humane, democratic alternatives to the peculiar obsessions of the cyberlibertarian position«.

Un reto para abordar a la vuelta de vacaciones.

¿Comentarios?

P.S. Voy a pasar unos días de vacaciones prácticamente desconectado. Pero con intención de volver.

6 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

Equilibrio y neutralidad de red

La FCC, el regulador de las telecomunicaciones en EEUU, acaba de publicar su decisión sobre el caso Comcast. Que constituirá con mucha probabilidad un precedente sobre la cuestión de la neutralidad de la red. Y que vale la pena comentar, aunque sólo fuera para que las únicas opiniones al respecto no fueran las de los activistas de la causa o, Dios nos libre, las de los agit-prop más cercanos.

¿De qué va el ‘caso Comcast’? Traduzco del documento de la FCC (con énfasis añadido por mí):

«En los hechos de este caso consideramos si Comcast, un proveedor de acceso en banda ancha a Internet sobre líneas de cable, puede señalar e interferir selectivamente en las conexiones de aplicaciones P2P. Aunque Comcast alega que su conducta es necesaria para aliviar la congestión de red, concluimos que la práctica discriminatoria y arbitraria salpica los beneficios dinámicos de una Internet abierta y accesible y no constituye una gestión de red razonable. El perjuicio aumenta por la negativa de Comcast a comunicar sus prácticas a sus clientes»

Hasta donde yo entiendo, el dictamen de la FCC contiene dos conclusiones claves, aunque evidentes, que ayudan a precisar el alcance de la ‘neutralidad de red’:

  • El proveedor de acceso no puede discriminar arbitrariamente entre tipos de tráfico.
  • El proveedor de acceso debe publicar apropiadamente las prácticas de gestión de red que escoja implantar (sobre las que la FCC escoje explícitamente no pronunciarse).

Pero el dictamen de los comisionados incluye muchos detalles de lo que se considera no incluido en el concepto de ‘neutralidad de red’, y que he intentado resumir en el mapa mental adjunto. De entre ellas destacaría, porque contravienen la falacia de que ‘los bits son sólo bits‘ y por tanto iguales, que:

  • La FCC reconoce la necesidad de los proveedores de acceso a implantar prácticas ‘razonables‘ de gestión de red.
  • Que, dado que el 5% de los usuarios genera el 80% del tráfico, el proveedor de acceso podría «poner límites a la capacidad media de los usuarios y cobrar tarifas adicionales a los usuarios más agresivos», o incluso «limitar la velocidad de conexión de los usuarios que utilizan mayor capacidad», aunque no por el hecho de que utilicen el protocolo P2P.
  • Que, si bien el P2P es legal, no lo es utilizarlo para prácticas ilegales, incluyendo las que violaran la legislación de propiedad intelectual u otras.

Una decisión equilibrada, pienso, sobre un asunto que aún dará muchas vueltas. Será interesante seguir cuáles son sus repercusiones y cómo se comentan.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Descargas en Internet: Caca, culo, pedo, pis

A principios de esta semana la cuestión de las descargas de música en Internet se han asomado de nuevo a los diarios.

  • En una entrevista en la última página de El País, el productor Javier Limón pide ‘una ley implacable‘ contra las descargas no autorizadas. O sea, contra las descargas de ‘sus‘ obras que se hagan en condiciones que él, como autor, no haya autorizado.
  • En paralelo, una noticia en El Mundo avisa de que una coalición de la industria de contenidos negocia que los proveedores de Internet hagan de policías contra las descargas ilegales.

Mi tendencia a posicionarme como ‘biconceptual‘ me inclina a dar la razón al productor, y a la vez a oponerme a la coalición de productores. Aunque sólo sea porque defienden un ‘canon digital‘ que hace pagar a justos por pecadores. Y que conste que, para mí, los principales ‘pecadores’ no serían los que se descargan materiales, sino los que hacen todo lo posible por facilitar e incentivar las descargas descontroladas: los que envían a la Red, sin permiso ni licencia, materiales para que otros los descarguen.

Por no hablar del pavor que me dan los «ilustrados-TIC» que, como Enrique Dans, se dedican a agitar el cotarro. Como aquel caballero que salía a salvar de los dragones incluso a las doncellas que querían no ser salvadas), proclaman hablar en nombre de todos, pero sin pedirnos permiso. Con más epítetos descalificatorios que argumentos. (El País de hoy publica un artículo de Félix Ovejero sobre el uso de calificativos, que pienso viene como anillo al dedo para la cuestión).

Peter Drucker escribió que lo que definirá a la sociedad del futuro no son las nuevas tecnologías, sino nuevos problemas, teorías, ideologías e instituciones. La cuestión de la propiedad intelectual es ya uno de estos problemas. Pero resolverlo exigirá algo más que dar la razón a los que más griten. Tanto si son los ‘lobbies’ del canon como los que se consideran abanderados del futuro sólo por gritar «caca, culo, pedo, pis». O el equivalente digital.

Me quedo con la duda: ¿Cómo enmarcar mejor el debate sobre esta cuestión?

3 comentarios

Archivado bajo Sociedad

Distintos tipos de neutralidad

Un artículo del New York Times sobre Google me impulsa a interrumpir momentáneamente la serie de ‘post’ sobre neutralidad de red (iniciada aquí).

Con el lanzamiento de Knol, una especie de enciclopedia, Google es ya propietario de varios servicios de contenidos, como Youtube y Blogger, o su biblioteca digital (Aunque incluso Google Earth podría llegar a considerarse un ‘contenido’ en un sentido amplio).

Como Google es el vehículo a través del cual muchos acceden a los contenidos de Internet, lo que plantea el New York Times es el recelo de algunos expertos y compañías de medios acerca de la ‘neutralidad’ del buscador, que a la hora de presentar resultados podría dar preferencia a ‘sus contenidos‘.

Aunque Google defiende su neutralidad, el artículo refleja división de opiniones al respecto, incluyendo la de un profesor de Harvard, que así se expresa:

Si yo soy un proveedor de contenidos y dependo de Google para atraer tráfico, ¿debería temer que Google compita conmigo en el futuro?  La respuesta es que sí, absolutamente, inequívocamente».

Y si soy un internauta que busca respuestas imparciales con el buscador – añadiría yo – ¿debería temer que Google filtrara ‘no imparcialmente’ las que me ofrece?

En el contexto de mi reflexión sobre la ‘neutralidad de red‘, dejo una pregunta más en el aire. Si, como intento reflejar en el diagrama, Google es un vehículo casi tan decisivo como el proveedor de acceso a Internet para acceder a contenidos y aplicaciones en red,

¿Por qué los activistas de la ‘neutralidad de red’ se centran en los operadores, y no en un buscador con una cuota de mercado global más alta y un valor en Bolsa mayor que cualquier operador? ¿Es coherente preocuparse por la ‘neutralidad’ de los operadores, pero no por la de Google?

Adelanto que sobre esta cuestión no tengo intención de sugerir respuestas.

¿Cuáles serían las vuestras?

3 comentarios

Archivado bajo Regulación TIC, Sociedad

Neutralidad de red: ¿Es necesaria una reglamentación?

Resumen de ‘post anteriores‘:

La dialéctica actual sobre la ‘net neutrality‘ (o neutralidad de la Red) es en puridad un debate sobre los derechos, deberes y límites de actuación de los operadores que invierten en las conexiones de banda ancha para acceder a Internet.

En la postura de la FCC sobre los derechos de los usuarios (que, como sucede casi siempre en materia de derechos, son obligaciones o límites de actuación de otros agentes, en esta ocasión los operadores), los más directamente relacionados con la ‘neutralidad’ de los operadores son el  derecho de los usuarios a:

  • acceder a los contenidos legales que deseen;
  • utilizar los servicios y aplicaciones que deseen, dentro de los límites legales.

En otras palabras, el derecho a exigir que los operadores, en su condición de proveedores de acceso, proporcionen a los usuarios (dentro de las condiciones legales) un acceso sin restricciones y en igualdad de condiciones a las aplicaciones, las plataformas o los contenidos accesibles a Internet.

El conflicto más evidente se produciría si los operadores dieran preferencia al acceso a sus propios contenidos o aplicaciones (por ejemplo, de televisión IP), o favorecieran de modo discriminatorio a determinados proveedores.

Sobre éso coinciden los cinco comisionados de la FCC, incluso los disidentes, en su dictamen sobre el caso Comcast. En considerar injustificado que, como al parecer ha sucedido, Comcast discriminara negativa e injustificadamente a usuarios de una aplicación concreta (BitTorrent), incluso cuando no se daban situaciones de congestión de red, incluso si accedían a contenidos ‘legales’.

Lógico y de sentido común. Sin embargo, tras una lectura atenta del dictamen de la FCC, yo no consideraría que éste suponga una victoria para los activistas de la neutralidad de red. Porque bajo el eslógan de la neutralidad tienden a dar cobijo a un batiburrillo de posturas sobre asuntos varios. En muchos de los cuales, la FCC no les ha dado la razón. Empezando por no considerar necesaria una legislación adicional específica sobre este asunto. Y otras que intentaré abordar en próximas entradas.

¿Comentarios?

2 comentarios

Archivado bajo Net Neutrality, Regulación TIC

Neutralidad de red: ¿Cómo se paga la fiesta?

Recuerdo cuando hace más de diez años empezábamos a conectarnos a Internet. A través de la línea telefónica. Pagando el coste de una llamada local (bajo) y luego con tarifa plana.

Maravillados como estábamos por la novedad, nos preguntábamos entonces ¿quién paga el que esta red funcione? Sucedía que había relativamente poco que pagar. Porque Internet nació aprovechando excedentes de capacidad de las redes de la época. De la red telefónica de acceso, y también de las redes troncales que conectan los nodos de la Red.

La situación cambió al crecer el número de internautas y su demanda de mayor velocidad. Para responder a estas demandas y asegurar la continuidad del servicio telefónico (las conexiones a Internet llegaron a colapsar centrales telefónicas) los operadores (privados,  aunque regulados por ser antiguos monopolios) invirtieron en el despliegue de redes de acceso de banda ancha. Y se preparan para invertir en nuevas redes de acceso de fibra óptica para un futuro cada vez más multimedia.

¿Por qué aparece ahora y no antes el debate sobre la neutralidad de la red?

Porque lo que está en juego es cuáles son los derechos y deberes, los límites de actuación, de los operadores que han de afrontar las inversiones necesarias para la Internet del futuro. Una cuestión que no fue necesario plantearse cuando se acordaron las reglas que hicieron posible el principio de Internet.

Así pues, la situación ha cambiado, y serán necesarios nuevos equilibrios. Que, cuando hay mucho dinero de por medio, son siempre delicados. En parte, aunque sólo en parte, porque hay quien quiere participar de la fiesta y no pagarla.

Más sobre este asunto, poco a poco, en entregas sucesivas.

———-

‘Posts’ anteriores de esta serie, al hilo de la decisión de la FCC sobre el caso Comcast:

  1. Neutralidad de red: Asuntos serios y cortinas de humo (aquí)
  2. Neutralidad de red: Actores y escenario (aquí)

5 comentarios

Archivado bajo Sociedad

Neutralidad de red: Actores y escenario

Nueva entrega de la serie sobre de-construcción de la neutralidad de red, al albur del caso Comcast.

¿De qué se habla exactamente al referirse a la neutralidad de la red?

El concepto original en versión anglosajona es el de Net Neutrality. Implícitamente, la neutralidad de Internet.

Pero Internet no es una realidad monolítica ni bien definida. De entrada, hay un núcleo de Internet que alberga los protocolos y sistemas básicos (direcciones, encaminamiento, …), gobernado o administrado por organizaciones multipartitas, que podemos suponer imparciales.

Los proveedores de acceso a Internet (a los que contratamos nuestro ADSL) conectan a este núcleo de Internet y a través del mismo al resto de agentes esbozados en el diagrama (usuarios, proveedores de plataformas y aplicaciones, proveedores de contenidos). Agentes que en puridad no están en Internet, sino conectados a Internet.

Aceptemos como primera definición del concepto de ‘neutralidad‘ el definido en el Internet Policy Statement de 2005 de la Federal Communications Commision, el organismo regulador de las telecomunicaciones en los EEUU: El derecho de los usuarios a:

  • acceder a los contenidos legales que deseen;
  • utilizar los servicios y aplicaciones que deseen, dentro de los límites legales;
  • conectar cualquier dispositivo legal que no dañe la red;
  • exigir competencia entre los proveedores de red, los proveedores de aplicaciones y servicios, y los proveedores de contenidos),

Visto así, lo que se dirime no es la neutralidad de Internet, sino la neutralidad de los proveedores de acceso a Internet. Como la mayoría de estos proveedores de acceso son grandes operadores de telecomunicaciones, muchas veces con un pasado monopolista, son objeto de filias y fobias, a veces justificadas, a veces no.

Lo que lleva a la conclusión de hoy:

Bajo el ‘slogan’ de neutralidad de red lo que se dirime es la definición de las reglas y los límites de actuación de los proveedores de acceso a Internet

Una causa en la que hay en juego grandes intereses. Y actores que no siempre juegan limpio. Incluso cuando proclaman actuar en nombre del interés general.

Continuará.

1 comentario

Archivado bajo Infraestructuras

Neutralidad de red: Asuntos serios y cortinas de humo

Finalmente, la Federal Communications Commission, el organismo regulador de las telecomunicaciones en los EEUU, ha emitido, aunque con votos divididos, un dictamen sobre el caso Comcast, que se esperaba como indicativo de la política oficial al respecto de la llamada neutralidad de red.  Sus conclusiones incluyen las siguientes:

  • Comcast, un proveedor de acceso a Internet, ha instalado en su red equipos que pueden rastrear los contenidos que envían o reciben los clientes, y bloquear selectivamente conexiones del tipo P2P (que algunos usuarios utilizan para compartir contenidos como música, videos y software). Más concretamente la actuación de Comcast se centraba en el uso del programa BitTorrent.
  • Según el dictamen, las prácticas de Comcast iban más allá de lo que sería una gestión de red razonable para evitar situaciones de congestión de la red. Porque, por ejemplo, afectaron a usuarios que utilizaban el sistema P2P, pero con bajo nivel de tráfico.
  • Para la FCC, el hecho de que Comcast no notificara a sus clientes de su política de gestión de red, y en particular de la gestión del tráfico P2P, constituye un agravante.

El dictamen es muy interesante y merece una lectura detallada, tanto en los argumentos de los tres votos a favor como de los dos en contra, porque deja abiertos varios puntos de reflexión muy importantes. Aprovechando la relativa calma estival, y para intentar dejar un contrapunto a los eslóganes y diatribas pasionales que genera este asunto, me propongo dedicarle una serie de entradas durante los próximos días.

Para abrir boca, he dejado un apunte en mi pizarra. Hasta la próxima.

3 comentarios

Archivado bajo Sociedad

La Internacional de la forma

Una buena entrevista con el arquitecto Vicente Guallart en Babelia. Un arquitecto inquieto, innovador, al que tuve ocasión de conocer personalmente hace unos años. Interesado siempre por integrar las nuevas tecnologías en la arquitectura y el urbanismo. Y éstos en una visión nueva y amplia del mundo.

He guardado recortes con algunas de sus reflexiones en mi tablero. Retendré especialmente a su referencia a los «fuegos artificiales de la forma«, porque me ha recordado que la superficialidad no florece hoy solamente en la arquitectura. La «Internacional de la forma«, «bandas de listos disfrazados de innovadores» existe también en el mundo de las TIC. (Sospecho incluso alguna conexión con los «ilustrados-TIC» de los que a veces me ocupo) . Y roban mucha cuota de pantalla. Demasiada.

Ponernos, de verdad, a construir «nuestra» sociedad de la información exigirá concentrarse en el «Why Factor» de nuestros proyectos. Más aún en los tiempos que corren. Cuando uno pregunta a la «internacional de la forma» sobre el «por qué»  de sus proyectos, lo más probable es que sus respuestas son tautológicas. (Aquí un ejemplo). Como «porque sí«, o «¿por qué no?«.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad