El dorso jorobado de una ballena

He disfrutado estos últimos días leyendo las novelas pseudo-policíacas de Benjamin Black, el seudónimo de un reputado novelista irlandés.

Pensando sobre las crisis apuntadas en la pizarra de mi ‘último post’, y también sobre las que no cabían en la pizarra, recordé uno de los párrafos de la novela que había subrayado:

Quirke tuvo conciencia de que el corazón le latía más deprisa , y notó en el pecho una sensación espesa, acalorada, que no era miedo exactamente, aunque sí una alarma incipiente, como si la isleta vacía y lisa en la que había estado felizmente plantado acabara de sufrir un zarandeo preliminar, y a punto estuviera de revelar que no era tierra firme, sino el dorso jorobado de una ballena“.

Como resulte que la que está cayendo es sólo un zarandeo preliminar …

¿Comentarios?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s