Internet y la inteligencia creadora

Nicholas Carr publica en The Atlantic Online un artículo bajo el nada inocente título:

Argumenta, basándose en parte en la experiencia personal del autor, y en parte en estudios académicos, que:

Los usuarios no leen ‘online’ en el sentido tradicional. Hay señales de que emergen nuevas formas de lectura en la medida en que los usuarios navegan horizontalmente a través de títulos, páginas de contenidos y abstracts buscando resultados rápidos. Casi parece como si evitaran leer en el sentido tradicional“.

Coincido con Carr en que esta manera de leer, que prima ante todo la eficiencia y la inmediatez, tiende a postergar, y por tanto a debilitar por falta de ejercicio, nuestra capacidad y hábito de leer a fondo y de pensar más allá de la superficie de los datos.

El articulista cita a los creadores de Google manifestando cosas como:

  • “The ultimate search engine is something as smart as people—or smarter”
  • “For us, working on search is a way to work on artificial intelligence.”
  • “Certainly if you had all the world’s information directly attached to your brain, or an artificial brain that was smarter than your brain, you’d be better off.”
  • Google is “really trying to build artificial intelligence and to do it on a large scale.”

Comentando este asunto, leo en un blog que “la inteligencia es conexión“, que la inteligencia se concibe “no como la capacidad de almacenar datos, sino como la posibilidad de relacionarlos entre sí”.

No caeré en la tentación de describir aquí la inteligencia. Pero limitarla a esa capacidad asociativa me parece una concepción pobre de la inteligencia, o por lo menos de la inteligencia creadora. Asociar no es ni siquiera pensar. Como bien saben los publicistas, lo podemos hacer incluso distraídamente, inconscientemente.

Mi conclusión, en la línea de lo apuntado en una entrada anterior, es que Internet y las TIC nos ayudan más en lo mecánico, en lo superficial y lo inmediato que en lo más auténticamente importante y humano. Lo cual no es poco. Pero confundir lo que las máquinas pueden hacer por nosotros con lo que nosotros podríamos o deberíamos hacer, es una trampa más de la modernidad. Una trampa, añadiría, demasiado cómoda como para resistirla fácilmente.

Bibliografía recomendada: DREYFUS, H. L. (2001), On the Internet, London, Routledge. (Hay traducción al castellano en la Editorial UOC)

¿Comentarios?

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad

2 Respuestas a “Internet y la inteligencia creadora

  1. Pingback: ¿Qué opinará el Papa sobre las tecnologías? « ruizdequerol

  2. Pingback: Una cultura, dos culturas, tres culturas « ruizdequerol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s