Identidad 2.0 = Identidad líquida

Parto de la una cita de Vinton Cerf, recogida en una entrada reciente en este espacio, referida a:

“un desafío muy interesante, […] coordinar la tecnología, el Derecho y la ética”

Un desafío del que podemos encontrar instancias concretas en el ámbito del impacto de las tecnologías de la información. (Aunque no más ni más relevantes que en otros ámbitos).

Un ejemplo al respecto es la cuestión del control de nuestra ‘huella digital’, del rastro que dejamos en nuestra interacción con la Red- Y también del control de nuestra ‘identidad digital’, de las informaciones que confiamos a las redes sociales y las Webs a las que nos afiliamos.

Una problemática no resuelta, no exenta de connotaciones ideológicas. Para algunos, por ejemplo,

“El problema creado por la dispersión actual de las distintas partes que forman la identidad digital de un usuario está en que actualmente es el usuario el responsable de mantener toda esa información de forma coherente y consistente. […] La federación de identidades digitales intentará mitigar gran parte de estos problemas, evitando a los usuarios gran parte de la complejidad de mantener los distintos sistemas que forman su identidad digital”.

Subyace la incomodidad de formar parte de una “sociedad líquida” en que nos vemos obligados muchas veces a buscar soluciones biográficas a las contradicciones del sistema. Ciertamente, un gestor integrado de identidades digitales sería cómodo. Pero, ¿a quién confiaríamos esa función?

Algunos “ilustrados-TIC” parecen confiar que la cuestión se resuelva a base de regulación:

“Necesitamos imperiosamente leyes que protejan de manera amplia la privacidad de los datos. Que protejan toda nuestra información”.

Curiosamente, o quizá no tanto, son las mismas voces que proclaman las bondades de las redes sociales, por más que aún no estén reguladas de ningún modo. Las mismas voces que, cuando hablan de ‘código abierto’ o de intercambio digital de contenidos, tienden a desconfiar del regulador y a  poner la lógica de la red por encima de cualquier regulación externa.

Coordinar sí, como pide Vinton Cerf. Pero, ¿quién pone el cascabel al gato?

¿Comentarios?

1 comentario

Archivado bajo Sociedad

Una respuesta a “Identidad 2.0 = Identidad líquida

  1. Creo que prefiero mantenerme íntegramente desintegrada en la red.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s