No siempre la red es transparente

Un repaso a la pila de lectura pendiente me lleva a un artículo de The Economist sobre la “securitisation“, el palabro del argot financiero para nombrar una actividad que, según Wikipedia, consiste en:

Un proceso de financiación estructurada en el que se adquieren activos, deudas o instrumentos financieros, se clasifican en lotes y se ofrecen como garantías para inversiones de terceras partes. Implica la venta de instrumentos financieros respaldados por el flujo de caja o el valor de los activos subyacentes. La securitización se aplica típicamente a activos que son poco líquidos (i.e. que no se pueden vender fácilmente)“.

securitisation_economist_080216.gif

Este proceso, aplicado con imprudencia y/o dolo a la paquetes de hipotecas de alto riesgo ha acabado por causar la crisis de los mercados financieros y de deuda que es de plena actividad estos días.

Según The Economist,  han coincidido cuatro debilidades serias en el fenómeno de las ‘subprime‘:

  1. Un mecanismo financiero que ha permitido que los que concedieron las hipotecas  descargaran el riesgo de impago a inversores que no eran conscientes de ese riesgo. Pagan, por tanto, justos por pecadores.
  2. Una comprensión insuficiente de algunos de los instrumentos financieros empleados.
  3. Diseño defectuoso de algunos de los instrumentos, que ha resultado en que incluso los tramos que se suponían de bajo riesgo hayan perdido una parte sustancial de su valor muy rápidamente.
  4. Una valoración errónea y/o dolosa por parte de las agencias de calificación de riesgos a las que se suponía capaces de generar un dictamen imparcial sobre las cualidades de esos instrumentos financieros.

Actividades todas ellas que muy probablemente fueron desempeñadas por profesionales del conocimiento, utilizando herramientas TIC sofisticadas y comunicándose por redes de banda ancha conectadas a Internet.

Lo cual no obsta para que los resultados hayan sido extremadamente dañinos no sólo para los inversores de riesgo, sino también para muchos inocentes.

Tengámoslo en cuenta. Sobre todo para escuchar con precaución, si no con escepticismo, a los ilustrados-TIC que, con este fenómeno en marcha, son capaces de escribir que:

Los territorios ya son redes, y los ciudadanos nodos que se socializan en la red, y con sus conversaciones digitales han convertido los mercados en algo transparente y global. Hay un nuevo modelo social en ciernes, ya visible en la red, que nos va a impactar de manera real“.

No podemos confiar a esos “ilustrados-TIC” los modelos mentales del futuro de “nuestra” sociedad de la información. Por si acaso, entre otras cosas, el “modelo social” que acabasen por facilitar (quizá inconscientemente) fuera el de los especuladores que juegan en la red. Por si el “impacto real” del que nos hablan resultara ser el caos financiero que se atisba.

¿ Comentarios? ¿Sugerencias?

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Economía

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s