Archivo mensual: marzo 2008

Las tecnologías tienen ideología, o la adquieren

Leyendo el último ejemplar (en papel) de The Economist que me ha llegado a casa he encontrado tres artículos sobre asuntos en los que las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) tienen un rol relevante.

De dos de ellos ya se habían hecho eco los blogs de los ilustrados-TIC:

  • El más curioso, pero en mi opinión también el más trivial, se hace eco del éxito de una Web especializada en vender diamantes y anillos de compromiso. (Ver aquí el artículo y aquí una reseña).
  • Un segundo artículo, tratado con la habitual independencia de criterio de The Economist, comenta las no demasiado halagüeñas perspectivas de las webs sociales. Las webs sociales tienen futuro como servicio, pero pudiera ser que no lo tuvieran como negocio. Si es que ambos futuros son compatibles. Un asunto ya comentado en algunos blogs, pero sobre el que se habrá que volver, sin duda.

tic-e-ideologias_080331.jpg

La tercera información de The Economist relacionada con las TIC es un especial de diez páginas sobre la crisis actual de los mercados de crédito. Presentada como un fenómeno que:

Empezó en los 1980 con un mercado histórico al alza tanto en acciones como en bonos, impulsado por tipos de interés bajos, nueva tecnología de la información y reestructuraciones corporativas. Cuando el ‘boom’ se agotó, poco después del final de siglo, las empresas financieras que se habían enriquecido en el proceso empezaron a buscar nuevas fuentes de beneficio. Gracias al dinero barato, podían acumular más deuda – lo que hace las inversiones sean más rentables y más arriesgadas. Gracias a las tecnologías de la información, podían diseñar miles de productos derivados, algunos de ellos ligados a hipotecas. Combinando deuda y derivados, los bancos crearon una nueva máquina que podía crear y distribuir cantidades prodigiosas de riesgo.

(Ver también un buen artículo explicativo de este proceso en El País de este domingo).

Supongo que pocos disputarían que, hoy por hoy, la crisis financiera es un asunto más relevante que la compra de diamantes ‘online‘ e incluso que la emergencia de las redes sociales. Sin embargo, no he encontrado ninguna mención en los blogs de los «ilustrados-TIC» sobre este «efecto colateral» de las TIC, por llamarlo de alguna manera.

¿Por qué?

Habría que preguntarles. Pero yo aventuraría que la explicación reside en el hecho, a menudo ignorado, que cuando las tecnologías salen del laboratorio y se integran en la sociedad, resulta inevitable que se impregnen de las creencias y valores del entorno social. Obviamente así es por ejemplo, cuando las TIC se utilizan para crear distribuir los productos financieros sofisticados a los que se refiere The Economist.

Del mismo modo, los discursos sobre las TIC, incluyendo los que se reflejan en los blogs (también en éste), no son neutros ni idealmente objetivos, sino filtrados por la ideología de quienes los generan. El personaje de Javier Marías al que hacía referencia en mi último ‘post’ sostenía que «puede que las personas que hablaban rara vez contaran nada muy grave ni interesante, pero acababan por decirlo casi todo sobre ellas mismas». Sus silencios, añadiría yo, son igualmente significativos.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Sociedad

Careless Talk

javier-marias.jpgCopio del primer volumen de la trilogía de Javier Marías (pág. 446). Habla Peter Wheeler, uno de los protagonistas:

«La mayoría inmensa, normalmente no tienen nada que contar de verdadero valor para nadie. Si uno se para a pensar por la noche en lo que le han dicho o contado a lo largo del día las muchas o pocas personas con las que haya hablado, verá qué rara es la fecha en la que haya oído algo de verdadero valor o interés o discernimiento, dejando de lado los detalles y cuestiones meramente prácticos […] Casi todo lo que decimos y comunicamos todos es filfa, es relleno, es superfluo, es vulgar, aburrido, intercambiable y trillado, por mucho que sea «nuestro» y que la gente, como se repite ahora, «sienta la necesidad de expresarse». Nada habría variado apenas de no haberse expresado los millones de opiniones, sentimientos, ideas, hechos y noticias que en mundo se expresan y relatan a diario«.

Leyendo esas líneas no pude evitar, supongo que es lógico, pensar en los blogs. En los que los escribimos y en los que los leen o no, nos leen o no. Sin sacar, Dios me libre, ninguna conclusión concreta. Para empezar, el mismo Javier Marías debe ser consciente de que él escribe y escribe, y sus personajes no paran de contar discursos larguísimos, a los que puede bien aplicarse el dictamen de su personaje.

Porque, entre otras cosas, unas páginas más adelante (pág. 463), el mismo protagonista, que tiene como oficio escuchar muchas de esas conversaciones que califica de banales, cuenta que:

«Puede que las personas que hablaban rara vez contaran nada muy grave ni interesante, pero acababan por decirlo casi todo sobre ellas mismas, hasta cuando fingían. Eso fue lo que comprobamos. Eso es lo que sigue ocurriendo hoy en día, y eso es lo que sabemos«.

También éso me hizo pensar en lo que aprendemos leyendo los blogs que leemos a diario. También sobre lo que aprenden de nosotros, o no, los que nos leen. Quizá nos interesan más las personas que las cosas. Por eso, quizá, escribimos.

En fin.

5 comentarios

Archivado bajo Sociedad

También es rentable invertir en tecnología «obsoleta»

El New York Times publica una pieza titulada «Why Old Technologies are Still Kicking«, interesante en cuanto pone un contrapunto de realismo a las posiciones unilaterales y deterministas de muchos «ilustrados-TIC» acerca del futuro de las tecnologías.

El punto de partida del artículo es el hecho de que, a pesar de la predicción de algunas autoridades tecnológicas de que los grandes ordenadores de proceso de datos habrían desaparecido hace diez años, IBM acaba de introducir un último modelo de este tipo de ordenadores, que siguen siendo la base de un negocio rentable para esta compañía.

obsoleto-yo.jpg

El mensaje de fondo es que es demasiado fácil sobreestimar la importancia de la innovación puramente tecnológica e infravalorar a la vez la óptica de negocio o de gestión. En palabras de un historiador de la Harvard Business School citado en el artículo:

“The rise and fall of technologies is mainly about business and not technological determinism”

Según Irving Wladawsky-Berger, uno de los responsables de tecnología de IBM hasta que se retiró no hace mucho,

«The mainframe survived its near-death experience and continues to thrive because customers didn’t care about the underlying technology».

Mensajes estos que tienden a ignorarse por parte de los «ilustrados-TIC» cuando escriben sobre el futuro de las tecnologías (Ver aquí un ejemplo reciente).

bcn-bicing-by-laura.jpgDe hecho, sin necesidad de recurrir al New York Times, me ha parecido ilustrativo recoger imágenes de productos de tecnología obsoleta que uso o veo usar a diario con provecho a mi alrededor; y que se siguen produciendo y vendiendo con éxito todavía.

Sin olvidar el éxito, espectacular en Barcelona, de medios de transporte con tecnologías más que obsoletas, como el servicio bicing de alquiler de bicicletas que ilustra la última foto (cortesía de Laura Ruiz; muchas gracias, Laura).

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Innovación, Marcos mentales, Prospectiva, Sociedad

Marcos mentales (9): Consumir potencia

En mi ‘post anterior‘ mencionaba, recogiendo una propuesta de Richard Sennett, que algunos artefactos TIC están adquiriendo, como muchos otros productos de consumo, la cualidad de atraer a consumidores de potencia. Que adquieren el producto por lo que este les permitiría, por lo que podrían hacer con él. Aunque quizá apenas lleguen a hacerlo nunca. O apenas nunca.

consumir-potencia_080326.jpg

Por si no quedó claro, por si una imagen vale más que mil palabras, aporto la de un todo terreno hiperpotente, supercaro, capaz potencialmente de llevar a su propietario a casi cualquier paraje de difícil acceso. Pero aparcado, un día de fiesta, en una calle la mar de accesible en pleno centro de Barcelona.

Con poco aspecto, por demás, tan blanco y limpiamente inmaculado, de estar de vuelta de ningún paraje agreste. Poco acondicionado, por otra parte, con su tapicería igualmente blanca e inmaculada, para acoger a exploradores de parejes remotos, que tienen a ser polvorientos o embarrados.

Personalmente, compartiendo con Richard Sennett la que él denomina como «mentalidad Skoda» (vs. «mentalidad Audi», por ejemplo) no sería capaz de justificar razonablemente gastar mi dinero en un coche como el de la imagen. Nada que objetar, sin embargo, a lo que hagan otros con el suyo.

¿Tiene algo que ver esta reflexión con la cuestión de las TIC y la sociedad de la. información, que es el objetivo de este espacio?

Pienso que sí, por analogía. Lo que buscamos promover no es la adopción pura y simple de las TIC porque son tecnologías avanzadas, por lo que podrían hacer por nosotros. El objetivo sería más bien una «smart adoption«, una adopción inteligente, en la que las TIC sean un instrumento, una palanca, para cosas razonables que queramos hacer. Que estemos comprometidos a hacer.

Yo no consideraría un indicativo de progreso el que las calles de nuestras ciudades estuvieran llenas de vehículos todo-terreno de lujo, blancos, limpios e inmaculados. Ni tampoco la traducción, que cada cual puede hacer a su modo, de cualquier forma de adopción de las TIC más avanzadas, de la banda superancha, de las comunicaciones en movilidad, etcétera. Se trata de no dejar que las TIC nos atrapen, sino de integrarlas como instrumento en los marcos mentales que tomamos como referencia, en los proyectos que consideramos más valiosos.

Continuará.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

2 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales

Si las TIC nos atrapan, ¿qué nos atrapa?

En su edición de ayer, El Pais incluía un artículo sobre el aumento de la penetración en el mercado de consumo español de nuevos aparatos electrónicos, del que me llamó de entrada la atención su titular:

atrapados_tic_030825.jpg

Y su sub-titular:

atrapados_tic_030825b.jpg

Titulares que van en contra de los mensajes que nos gusta difundir a los que pensamos que vale la pena promover un uso más intenso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en nuestra sociedad.

ipod-nike.jpgPero que reflejan también un cierto estado de cosas. Algunos objetos de electrónica (el móvil en general, el iPhone como destacado; también el iPod, por ejemplo) se han incorporado con todos los atributos a la categoría de productos que son objeto de deseo, que contribuyen a configurar la identidad de quien los posee, y con ello se convierten en símbolo de status, de pertenencia a determinadas categorías sociológicas.

Algunos puristas de la tecnología pueden pensar que este fenómeno banaliza unas tecnologías que tienen un cierto potencial de «redención» al equipararlas a objetos de «consumo». Que la sociedad de la información podría ser o debería ser algo distinto al consumo de TIC. Que habría, hay o debería haber objetivos de una categoría superior.

Tal vez. Pero la sociedad de la información es y será ante todo una sociedad. Porque «tecnología y sociedad se co-producen«.

De otra parte, el tono de el artículo de El País encaja perfectamente con dos atributos de la sociedad actual que Richard Sennett destaca en «La cultura del nuevo capitalismo», (comentado en un ‘post’ anterior):

  1. Una pasión por el consumo que se auto-consume. En el caso de los artefactos tecnológicos, en cuanto las prestaciones del nuevo modelo superan al anterior. O sea, enseguida.
  2. El consumo de potencia, la compra de aparatos con capacidades que sólo en raras ocasiones conseguimos utilizar. Teléfonos móviles multifunción que usamos como monofunción, o casi. Cámaras digitales con resoluciones de xx megapixeles que utilizamos a xx/2 para ahorrar espacio. Reproductores de música con capacidad para almacenar decenas de miles de piezas de las que seríamos incapaces de hacer una relación consciente.

Un aviso, uno más, de que para pensar en la sociedad de la información del futuro, o para impulsar la sociedad de la información que queramos en nuestro futuro, hemos de evitar la actitud de los «ilustrados-TIC» y prestar tanta o más atención al foco «sociedad» que al foco «tecnología«. Para llegar a ser capaces de practicar eficazmente la «tecnografía social» sobre la que Genís Roca oportunamente nos apunta.

2 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Prospectiva, Sociedad

No siempre la red es transparente

Un repaso a la pila de lectura pendiente me lleva a un artículo de The Economist sobre la «securitisation«, el palabro del argot financiero para nombrar una actividad que, según Wikipedia, consiste en:

«Un proceso de financiación estructurada en el que se adquieren activos, deudas o instrumentos financieros, se clasifican en lotes y se ofrecen como garantías para inversiones de terceras partes. Implica la venta de instrumentos financieros respaldados por el flujo de caja o el valor de los activos subyacentes. La securitización se aplica típicamente a activos que son poco líquidos (i.e. que no se pueden vender fácilmente)«.

securitisation_economist_080216.gif

Este proceso, aplicado con imprudencia y/o dolo a la paquetes de hipotecas de alto riesgo ha acabado por causar la crisis de los mercados financieros y de deuda que es de plena actividad estos días.

Según The Economist,  han coincidido cuatro debilidades serias en el fenómeno de las ‘subprime‘:

  1. Un mecanismo financiero que ha permitido que los que concedieron las hipotecas  descargaran el riesgo de impago a inversores que no eran conscientes de ese riesgo. Pagan, por tanto, justos por pecadores.
  2. Una comprensión insuficiente de algunos de los instrumentos financieros empleados.
  3. Diseño defectuoso de algunos de los instrumentos, que ha resultado en que incluso los tramos que se suponían de bajo riesgo hayan perdido una parte sustancial de su valor muy rápidamente.
  4. Una valoración errónea y/o dolosa por parte de las agencias de calificación de riesgos a las que se suponía capaces de generar un dictamen imparcial sobre las cualidades de esos instrumentos financieros.

Actividades todas ellas que muy probablemente fueron desempeñadas por profesionales del conocimiento, utilizando herramientas TIC sofisticadas y comunicándose por redes de banda ancha conectadas a Internet.

Lo cual no obsta para que los resultados hayan sido extremadamente dañinos no sólo para los inversores de riesgo, sino también para muchos inocentes.

Tengámoslo en cuenta. Sobre todo para escuchar con precaución, si no con escepticismo, a los ilustrados-TIC que, con este fenómeno en marcha, son capaces de escribir que:

«Los territorios ya son redes, y los ciudadanos nodos que se socializan en la red, y con sus conversaciones digitales han convertido los mercados en algo transparente y global. Hay un nuevo modelo social en ciernes, ya visible en la red, que nos va a impactar de manera real«.

No podemos confiar a esos «ilustrados-TIC» los modelos mentales del futuro de «nuestra» sociedad de la información. Por si acaso, entre otras cosas, el «modelo social» que acabasen por facilitar (quizá inconscientemente) fuera el de los especuladores que juegan en la red. Por si el «impacto real» del que nos hablan resultara ser el caos financiero que se atisba.

¿ Comentarios? ¿Sugerencias?

Deja un comentario

Archivado bajo Conocimiento, Economía

Software abierto y propietario: Opuestos y complementarios

Una de las tendencias características de muchos «ilustrados-TIC» es lo que podría calificarse como una especie de maniqueísmo: ver el mundo de las tecnologías, o el mundo con las tecnologías, en blanco y negro.

  • En blanco, su última propuesta tecnológica o de usos de la tecnología.
  • En negro, todos los que se resistan a valorar esa última propuesta como la definitiva, como aquélla a la que hay que apuntarse.

Un ejemplo. A raíz de anuncios recientes acerca de la política de ‘open software‘ por parte algunas instituciones, un ilustrado-TIC escribe en su blog:

«Producir software en régimen de código abierto garantiza mejor calidad, mayor innovación, mejores costes y mayor interoperabilidad. Simplemente, todo funciona mejor. […] El cambio que se inició con programas de uso general, con base amplia de usuarios potenciales y con comunidades de desarrollo potentes alcanzará poco a poco a todos los programas, todos los usuarios y todas las comunidades, hasta hacer del software propietario una cosa relegada al más oscuro pasado».

Tal vez, pero no necesariamente. Hace poco comentaba el caso de Apple, el éxito de cuyos productos se basa en buena parte en un software excelente, y propietario. Sin que nada indique que tengan ni intención ni motivos para cambiar de estrategia.

ibm_0.jpg

IBM, otra empresa con capacidad reconocida para escribir software y ganar dinero, es ejemplo de una adopción pragmática del software libre. El gráfico intenta resumir ahorrando palabras, que IBM:

ibm_1.jpg

  • Ha invertido en que LINUX esté disponible en todos sus ordenadores, cambiando radicalmente la que era su estrategia hace 20 años.
  • Contribuye activamente al desarrollo «Open Source» de LINUX

ibm_2.jpgEllo no obsta para que, según los analistas, IBM genere «aproximadamente un tercio de sus ingresos y una proporción mucho mayor de sus beneficios a partir del desarrollo y la licencia de software propietario«.

Aparte de que el software abierto es también una de las plataformas clave para el negocio de servicios de IBM. Un negocio cuyo éxito ha sidola base de la transformación, casi de la supervivencia, de la empresa.

En resumen. Ojo a la tendencia maniquea de los «ilustrados-TIC» en no incluir en sus «mapas mentales» visiones del mundo de las tecnologías en clave de «Y»: sobrevive el software abierto y el cerrado, el gratis y el de pago, etcétera.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Referencias:

«IBM’s Pragmatic Embrace of Open Source«, P. Samuelson, Comm. ACM, Octubre 2006.

The Linux Uprising, Business Week (3/3/2003)

Linux Inc., Business Week (31/1/2005)

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Innovación, Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad

Aún falta transparencia

jekyll-and-hide.jpgUna nota breve sobre un tema ya tratado en este espacio: La “carta abierta al futuro Presidente” publicada hace pocos días por un grupo de «ilustrados-TIC» en sus respectivos blogs. Proclamaban, entre otras cosas que:

«Los territorios ya son redes, y los ciudadanos nodos que se socializan en la red, y con sus conversaciones digitales han convertido los mercados en algo transparente y global«.

Algo que contrasta con lo que nos explican en un artículo en El País de hoy sobre el blanqueo de dinero. Siguen habiendo oportunidades para los que quieren seguir actuando de modo poco transparente:

«Si bien a los blanqueadores de dinero se les ha hecho la vida más difícil, quienes tienen incentivos y recursos para esconder fondos aún cuentan con infinitas posibilidades para hacerlo, y los riesgos de ser detectados son relativamente bajos. Esto me lo confirmó un banquero que entrevisté en Zúrich y que es un muy discreto líder en el mundo de la «gestión de patrimonios». «En comparación con la situación que reinaba antes del 11-S, ¿cuánto más difícil es para usted gestionar ahora, digamos, 50 millones de dólares de un cliente que desea mantener esos fondos ocultos de las autoridades?», le pregunté. Sonrió y me respondió: «La principal diferencia es que ahora le cobro más».

Oportunidades que Internet también facilita:

«El sistema financiero internacional ha crecido de manera extraordinaria, adquirido una complejidad institucional y técnica casi inimaginable y donde cientos de millones de personas pueden transferir fondos de un país a otro sin salir de sus casas tan sólo tecleando un ordenador conectado a Internet«.

La realidad de Internet, como muchas otras, tiene dos caras: facilita la transparencia, pero también facilita medios a quienes tienen interés en no actuar de modo transparente. Ignorar, ocultar o soslayar la segunda de estas características (un típico de los «ilustrados-TIC») es tan peligroso como exagerarlas.

Para impulsar la sociedad de la información nos hacen falta «marcos mentales» renovados para convivir con esa dualidad. Sin perder la oportunidad de aprovechar cada ocasión para aumentar la transparencia. Aún no estamos ahí.

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Marcos mentales (8): Tiranos competentes

black-swans.jpegPodemos aprender mucho, creo, de las paradojas. De lo que desafía la lógica, el sentido común. De los «cisnes negros» de los que trata un reciente best-seller.

Apple es a la vez una manzana dorada y un cisne negro. Una empresa que ha tenido un éxito imprevisible poniendo en el mercado productos imprevisibles.

El artículo sobre Apple que comentaba en mi último ‘post contiene un par de manifestaciones políticamente incorrectas que, en esta época en que tienden a preconizarse el consenso, el talante y el buen rollo vale la pena tomar en cuenta.

Sobre los consultores y los estudios de mercado.

«Averiguamos lo que queremos. Y creo que somos bastante buenos en tener la disciplina adecuada para concluir si otra gente también lo querrá. Para éso nos pagan. […] No hacemos estudios de mercado. No contratamos consultores […] Lo único que queremos es construir buenos productos

Sobre la innovación

steve-jobs.jpgEn lo que hace referencia a la innovación y al desarrollo de software, lo políticamente correcto estos días es destacar las ventajas de los modelos abiertos, los desarrollos basados en la colaboración fuera de las organizaciones convencionales: la «innovación abierta«, los «contenidos abiertos«, el «software abierto«.

Steve Jobs dice hacer lo contrario: «Mi trabajo no es tratar bien a la gente estupenda que tenemos, presionarles y hacerles todavía mejores«. Un ex-ejecutivo de Apple añade: «Las democracias no hacen grandes productos. Se necesitan tiranos competentes«.

Cosas de la sociedad líquida, que nos obliga a buscar soluciones biográficas a las contradicciones del sistema. Hay quien preconiza «The Wisdom of Crowds» y a la vez quien escribe sobre «The Ignorance of Crowds«, incluso en lo referente al software:

«La conclusión final es que la producción entre iguales tiene aplicaciones valiosas, pero limitadas […] No parace adecuada para dar forma a los productos finales. Este es un trabajo que se hace mejor cuando un grupo relativamente pequeño y formalmente organizado de profesionales con talento colaboran estrechamente en perfeccionar los detalles de un producto. Implicar a una muchedumbre en este trabajo no lo acelera: sólo conlleva retrasos y confusión».

Creo:

  1. Que Steve Jobs estaría de acuerdo.
  2. Que convendría que lo tomaran en cuenta muchos de los «ilustrados-TIC» que evangelizan sobre el software abierto.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Innovación, Marcos mentales

El software oculto en la manzana dorada

Acababa mi ‘post’ de ayer prometiendo una entrada sobre el «software oculto». Tenía una referencia sorpresa en mente, pero puedo guardarla para una próxima ocasión.

Porque el último número de Fortune, que califica a Apple como la compañía más admirada, contiene un artículo con manifestaciones de Steve Jobs que me sirven igualmente para ilustrar el concepto.

golden-apple_080314.jpg

Acerca del desarrollo del iPhone, Jobs explica que:

Nadie había pensado en poner un sistema operativo tan sofisticado como OSX dentro de un teléfono. Tuvimos un serio debate dentro de la compañía acerca si podríamos o no hacerlo. […] Nuestra mejor gente de software decían que ellos sí podrían hacerlo, así que les dejamos probarlo. Y lo hicieron.

Sobre el MacBook Air:

Ninguna otra empresa podría hacer el MacBook Air, y el motivo es que nosotros no sólo controlamos el hardware, sino también el sistema operativo. Y es justamente la conexión íntima entre el hardware y el sistema operativo lo que nos permite hacerlo. and the reason is that not only do we control the hardware, but we control the operating system. No hay una interacción íntima entre Windows y un notebook de Dell.

En general, sobre las capacidades de Apple:

Nos dimos cuenta de que en casi todo – o todo – el futuro de la electrónica de consumo, la tecnología primaria iba a ser el software. Y somos bastante buenos en software. […] Podemos escribir todos estos tipos de software [para el iPod, iTunes, OS X, iPhone, …] y hacer que encajen perfectamente. ¿Cuántas compañías pueden hacer eso?

Hay más, pero lo anterior basta como muestra. Quizá para revisar algunos ‘mapas mentales’:

  • ¿Sería sensato pedir que el software de Apple fuera abierto?

Otra cuestión interesante es que Apple informa que han habido más de 100 descargas del kit de desarrollo de software (SDK) para el iPhone en los cuatro primeros días en que ha estado disponible.

¿iPhone o Android? (¿o ninguno de ellos?)(¿o ambos y más alternativas?: He aquí la cuestión!!!

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

1 comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual