Contrapunto: Zen vs. Twitter

Hace unos días El País publicaba una entrevista con Gao Xingjian, Premio Nobel de Literatura en el año 2000. En una época en que se ensalza la hiperconectividad, me llamó la atención que el titular de la entrevista fuera:

zen-vs-twitter_2.jpg

Me interesó lo suficiente como para extractar algunos detalles más de sus reflexiones:

Zen es una forma de vida, una mentalidad, pero se puede llegar a convertir en un método […] Cuando el ego se convierte en obsesión, uno se convierte en un enfermo […] El espíritu zen ayuda a tomar distancia de ese egocentrismo ciego, a alejarse de sí mismo en cierto modo. Y cuando uno se aleja de sí mismo puede observarse. Y si puede observarse, está tranquilo. Y está lúcido. […]

La soledad no es mala, al contrario. Si se pretende pensar y actuar con total independencia, la soledad es necesaria. Frente a la locura del mundo, la soledad nos salva.

zen-vs-twitter.jpg

Por la lógica de los contrastes, estos pensamientos me trajeron a la mente el fenómeno de Twitter. Que, quizá sean cosas de la edad, me parece que podría calificarse como una exaltación inmoderada de la trivialidad.

Casualmente, al administrarme mi dosis de lectura atrasada durante el fin de semana tropecé con un reportaje de Technology Review sobre el fundador de Twitter. Es una entrevista larga, que no intentaré resumir. Me contentaré con destacar tres comentarios con visiones distintas sobre el asunto de la trivialidad. El primero es del propio fundador de Twitter (mi énfasis):

Twitter is catching on for a simple reason: “It’s social, and people are social animals. People like other people. So hearing from them, and being able to express yourself to people you care about in a really simple way, is fun, and it can be addictive.

Por su parte, la directora de un laboratorio sobre computación social opina que:

Because it focuses on the minutiae […], it gives a much richer portrait. With other forms of communication, we don’t tend to share those everyday things, but the question ‘What are you doing?‘ is exactly the thing that we ask people we care about. Otherwise we only get the big events, the things that are worth sending an e-mail about.

Algunos, por otra parte, opinaríamos que “comunicar” y “cotorrear” no son exactamente equivalentes. Una cuestión de marcos mentales, en la que coincide un tercer entrevistado en el reportaje en cuestión.

To others, of course, twitters seem banal, narcissistic, and excruciatingly dull: “Twitter is a worthless app for the most self-absorbed among us. […] Furthermore, most blogs are really boring (perhaps even my own). Twits are even worse.

El concepto redes sociales admite más de un marco mental, del mismo modo que lo admite el concepto sociedad. Volveré sobre ello. Sobre todo, porque pienso que aseveraciones como “las redes sociales son el futuro de las telecomunicaciones” merecen analizarse con algún cuidado. Lo mismo que las apologías de Twitter y similares por parte de algunos “ilustrados-TIC“.

Zen y Twitter. Dos extremos entre los que posicionarnos. Alguien dijo que la tensión entre extremos, como la de una cuerda de guitarra, es una oportunidad para la música. Si hay músicos, claro está.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales

3 Respuestas a “Contrapunto: Zen vs. Twitter

  1. Francisco Javier Irazoki

    Para iniciarse en la literatura de Gao Xingjian, recomiendo su libro «La montaña del alma».

  2. Pingback: Twitter =? muchos mini-GH « ruizdequerol

  3. Pingback: Narcisistas 2.0 | ruizdequerol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s