Marcos profundos: Cultura vs. show-business

Los incidentes de estos días sobre la votación del canon digital en el Senado y la reacción de la SGAE son un ejemplo difícilmente superable de la cuestión de los marcos mentales, que en mi último post intentaba empezar a abordar de un modo sistemático.

De entre los diversos niveles de marcos mentales, los fundamentales son los marcos profundos, ligados a valores, ideologías y creencias, que se activan a través del lenguaje. De un lenguaje cuidadosamente escogido para resaltar algunos elementos del discurso y ocultar otros.

El anuncio publicado en defensa del canon (sin citarlo) en la prensa nacional el pasado 13 de diciembre es un excelente ejemplo de cómo usar “marcos léxicos” para activar (si es posible de modo inconsciente) “marcos profundos” asentados en una ideología determinada. El texto era el siguiente (las negrillas y cursivas son mías):

POR LA SUPERVIVENCIA DE LA CULTURA
EN DEFENSA DE LA COPIA PRIVADA

La compensación equitativa por copia privada existe desde hace más de 40 años en Europa y es el mejor sistema para paliar las pérdidas que sufrimos los creadores […] por las copias que se realizan para uso privado de nuestras creaciones. Este sistema de compensación equilibra el desarrollo de la sociedad de la información con los derechos de propiedad intelectual y garantiza que no exista conflicto entre el libre acceso a la cultura de la ciudadanía y el respeto a los derechos morales y económicos de los creadores que reconoce la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Además, constituye para los consumidores la forma más fácil y económica de acceder a las obras que son fruto de nuestro trabajo, compensándonos por nuestra pérdida de ingresos y permitiendo la financiación de actividades asistenciales y promocionales para los creadores que son esenciales para el fomento de la creatividad. El Gobierno debe poner en marcha los mecanismos necesarios para garantizar la aplicación de esta medida de interés social y cultural. Los creadores solicitamos que la próxima regulación sobre la copia privada respete los derechos de todos los que participamos en la sociedad de la información como estímulo a la creación y para beneficio de todos los ciudadanos.

La invocación al valor de la “cultura” como marco profundo es quizá la trampa más evidente. Nadie discutirá a los firmantes su condición de creadores, pero quizá sí la de representantes de “LA CULTURA”, así, con mayúsculas y en singular. En todo caso, propongo como ejercicio:

Releer el párrafo anterior sustituyendo “cultura” por “show business”

¿A que cambia el mensaje?

Los defensores del canon utilizan otros recursos secundarios dignos de mención:

  • La apelación al interés social y cultural
  • La declaración de interés en el desarrollo de LAsociedad de la información” (un término, recordemos, inespecífico y engañoso, según el propio Manuel Castells).
  • La apropiación de la palabra “todos” para una causa de parte.
  • La apelación al equilibrio entre el desarrollo de la sociedad de la información y el derecho a la protección de la propiedad intelectural, como si fueran intereses contradictorios, cuando la realidad es que pueden ser compatibles de más de una manera.

De hecho, conviene no olvidar que hay autores reputados que defienden que “las grandes empresas de medios utilizan la tecnología y la ley para bloquear la cultura y controlar la creatividad“. O sea, el mensaje contrario al de los firmantes del texto de referencia.

Con independencia de con quién se esté de acuerdo, el contramensaje de la plataforma Todos Contra el Canon a los políticos (quitando sus negrillas y sustituyéndolas por las nuestras) es una muestra idéntica del uso de “marcos mentales”, aunque con los objetivos opuestos:

ASUNTO: 1.360.000 ciudadanos y votantes en http://www.todoscontraelcanon.es

El objeto de este correo es comunicarle que, como ciudadano y votante, estoy en contra del canon digital por las razones que recoge el manifiesto propuesto por la plataforma http://www.todoscontraelcanon.es que yo también he firmado.

En mi opinión es un tremendo error poner en marcha esta incongruente modalidad impositiva ya que, además de injusta, supone un freno para el desarrollo de la Sociedad de la Información en España.

Estamos en un momento cercano a las elecciones por ello le pido, como ciudadano y votante, que recojan en su programa electoral si están dispuestos a ayudarnos a conseguir que desaparezca el canon digital en la próxima legislatura, y qué medidas impulsarían para ello.

La polémica ilumina también la existencia de un colectivo importante, y a menudo olvidado: los que George Lakoff denomina como biconceptuales. Gentes que en este caso podrían estar en contra de pagar un canon indiscriminado, pero que tampoco simpatizarían con el talante o la ideología de algunos de los defensores de la plataforma opuesta. Por ejemplo, con los que confunden la sociedad de la información con colapsar las redes a base de bajarse música y videos todo el día. Los biconceptuales, que posiblemente sean la mayoría de la sociedad, bien pueden pensar que ambas partes están “robándoles su causa“. La de cada uno, sea la que sea. Volveremos algún día sobre ello.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s