Tecnologias y proyectos de pais

La lectura del todavía reciente discurso de Artur Mas sobre la refundación del catalanismo me reafirma en lo ya expresado en ‘post anteriores‘: la dificultad de los estamentos dirigentes (públicos y privados) de nuestro país para integrar de un modo coherente las tecnologías de la información en sus discursos y proyectos.

Las Tecnologías de la Información son apenas relevantes en las propuestas de futuro de nuestros políticos

Una conclusión que, aunque creo aplicable al conjunto de las fuerzas políticas presentes en el Parlament de Catalunya, resulta quizá algo más chocante cuando se aplica a quien conoce bien y respeta, como es el caso, la historia del catalanismo.

Una muestra. Artur Mas recuerda que

El catalanisme pretenia tres grans objectius:
– la pervivència de la nació catalana.
– la recuperació de les nostres institucions d’autogovern.
– el progrés econòmic i social dels catalans. És a dir, la modernització del país i el benestar de la societat.

Pero, por lo menos hasta donde yo he podido entender, la actualización del tercero de estos objetivos es el que aparece más diluido en su propuesta. De entrada,

  • El concepto “tecnologías” no aparece ni una sola vez en todo su discurso.
  • El concepto “telecomunicaciones” aparece una sola vez, citado como de pasada en el contexto de una referencia a las infraestructuras.

Recordemos que uno de los ingredientes que hizo posible que el catalanismo fuera una bandera de progreso económico y social fue el impulso de la burguesía industrial, sobre todo del textil, que había adoptado la mentalidad de la economía industrial. Aunque fuera con la ayuda de la protección arancelaria.

Ahora tocaría, pienso yo, que recabar el mismo impuso de (y a) las industrias del conocimiento, al uso inteligente y efectivo de las tecnologías de la información. Pero este ingrediente no es visible. Mi impresión es que la cuestión del empuje económico está muy difuminada en el discurso de Artur Mas. Un síntoma de ello es que, cuando enumera los ingredientes de la “Cataluña Global”, el espíritu empresarial aparece sólo en sexto lugar. Nada preeminente.

reflejo.jpg

Ahora bien: si el discurso no da la preponderancia que uno hubiera esperado a las tecnologías será por algún motivo. Tal vez alguno de los siguientes:

  • No se consideró importante
  • Se consideró que el electorado no lo consideraría importante
  • Se olvidaron
  • A falta de ideas claras y/o con suficiente “gancho”, se consideró mejor eludir la cuestión.

O cualquier otra explicación que el lector tenga a bien sugerir.

En cualquier caso, en un discurso de estas características, al que se ha dado la relevancia que se le ha dado, esa omisión debe de ser el reflejo de algo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Fractura estratégica, Marcos mentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s