El relato de la sociedad industrial en Cataluña

Se ha dicho muchas veces que, dado que Cataluña fue avanzada (respecto al resto de España) en adaptarse a los patrones de la sociedad industrial, debería también ser capaz de avanzarse en el tránsito a la sociedad de la información.

Pero no parece que éso esté sucediendo; desde luego no con la intensidad que muchos desearíamos.

elcatalanismemotordepais350.jpg

Esta misma mañana, en un acto de presentación de la red catalana de Living Labs, presidido por el Secretario de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información de la Generalitat, uno de los ponentes señalaba como referencia un ranking de regiones innovadoras europeas. Cataluña aparece en el puesto 82 de este ranking, por detrás de Madrid, el País Vasco y Navarra.

Más allá del detalle de los indicadores, mi impresión es que difícilmente podrá Cataluña convertirse en una referencia en la sociedad de la información en tanto los “discursos”, las imágenes que compartimos sobre el futuro del país no integren como algo fundamental el papel de las tecnologías de la información como herramienta en la construcción de ese futuro.

Algo que no está sucediendo, pero que entiendo que sí ocurrió en la construcción de la Cataluña industrial.

Un asunto que se aborda (indirectamente) en la muy interesante colección de conferencias sobre el catalanismo que organizó el Centre d’Estudis Jordi Pujol y acaba de editar Proa. Extraeré dos citas que tienen que ver con la cuestión. Según el Francesc Cabana, que diserta sobrela perspectiva económica del catalanismo, al principio del siglo XX se consiguió

que una buena parte de la burguesía emprendedora catalana – la industrial, la que tenía detrás una empresa- se incorporase al movimiento catalanista.

Un movimiento que, en palabras de Vicenç Villatoro, que escribe sobre la perspectiva cultural, se caracterizaba por:

la voluntad de construir una cultura y un país modernos […] y la voluntad de poner la cultura y la lengua en el centro de la identidad.

Jordi Pujol, que escribe sobre la perspectiva política, destaca que a principios del siglo XX, el proyecto catalanista

Tenía una doctrina, expuesta con claridad y de un modo adaptado a la época. Tenía un buen diario […] Tenía todo un proyecto de país a medio y largo plazo, junto con la consigna del día a día.

Lo cual llevó, entre otras cosas, a crear instituciones adecuadas al nuevo proyecto: El Institut d’Estudis Catalans, l’Escola d’Administració Pública, la Bibilioteca de Catalunya, la Universitat Industrial, les escuelas de Bibliotecarias y de Enfermeras y un largo etcétera.

En resumen, los industriales, que tenían proyectos personales que incorporaban las tecnologías de la era industrial, apoyaron una visión de modernización a medio y largo plazo del país. Los resultados son conocidos.

La cuestión que quería compartir con quien lea este ‘post’ es:

¿Cuántos de esos ingredientes, en los que se cimentó el éxito de Cataluña en la sociedad industrial, se perciben en nuestro entorno al respecto de nuestro futuro en la sociedad de la información?

Aunque lo realmente interesante sería compartir las respuestas.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Fractura estratégica, Marcos mentales, Sociedad

2 Respuestas a “El relato de la sociedad industrial en Cataluña

  1. Pingback: Tecnologias y proyectos de pais « ruizdequerol

  2. Pingback: Más sobre contar con las TIC « ruizdequerol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s