Navegar es caro

El último número de la revista de una  organización de consumidores  titula algo así como “Navegar es caro en España”.

Justamente lo comentaba con mi esposa. El barco, el amarre, los cursos de navegación, el mantenimiento; todo muy caro. No creo que nos lo podamos permitir. Y eso que vivimos en Barcelona. Imagínate si estuviéramos en  Huesca, o en Valladolid.

Otro punto de vista. Navegar es caro. Porque asociamos “navegar” a andar despistados, desorientados, incluso a perder el tiempo. Decir de un profesional que “navega mucho” no es precisamente un cumplido. Tampoco decirlo de un político, por ejemplo. De hecho, con la vivencia de la última campaña electoral aún reciente, bien podría ponerse una vela a quien corresponda pidiendo que una buena parte de nuestros políticos no naveguen tanto. Sus navegadas nos salen caras.

Pero el titular de la revista iba de otra cosa. Se refiere a que “navegar por Internet” sale caro. Estamos de acuerdo. Porque tener al país navegando nos sale caro.
Ah! ¿No era eso, tampoco? ¿Se refiere a que las tarifas que se pagan para navegar por Intenet son altas en España? Bueno, ¿y qué? Si navegar no es aconsejable, si es mejor incentivar a la gente a que se concentre en algo más sensato que navegar, cuanto más altas sean las tarifas para navegar, mejor. ¿O no?

Ya! Parece que de lo que se trata es de señalar que las tarifas de conexión a Internet en España son caras. Acabáramos. Sobre éso no tengo criterio; no estoy tampoco seguro de que la metodología de comparación que se usa en la revista sea correcta. Así que suspendo el juicio. De momento.

Pero insistiré en mi punto final. Lo que nos sale caro, carísimo, es “navegar”. Aunque sea por Internet. Lo que nos sale caro, carísimo, es que no se sepa aprovechar a fondo Internet para crear capital, económico, social, o del tipo que sea. Lo que nos sale caro, carísimo, es que se promueva el uso de Internet para “navegar”.

Necesitamos, urgentemente, asociar Internet a otras metáforas más socialmente valiosas. A otros verbos. A otras acciones. Por eso este ‘post’ está etiquetado como “marcos mentales”.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Marcos mentales

Una respuesta a “Navegar es caro

  1. Voy a atreverme a desmentirte. Navegar no es tan caro. Claro, si lo que quieres es simplemente navegar por el placer de disfrutar de la mar. Puedes optar por un barco de 42 pies o bajar la eslora a 21. Cada metro de más en un barco multiplica el gasto de mantenimiento y amarre por dos. Y hablando de mantenimiento: siempre sale más caro que te lo den todo hecho o que te apliques un poquito con el bricolaje. A la hora de la varada anual tienes dos opciones: pagar porque te lo pinten o hacerlo tu mismo… y así una larga lista de opciones para recortar gastos y convertir la navegación en una afición sostenible.

    En cuanto a la navegación por la red: pues hombre, las tarifas de telefónica en España son de las más caras, sin embargo la misma compañía ofrece tarifas mucho más asequibles en otros países. Para que te hagas una idea te dejo un enlace de los datos comparativos que presenta la asociación de internautas

    http://www.internautas.org/html/5639.html

    Si te gusta navegar, en la mar, no lo dudes, ajusta el presupuesto que se puede

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s