Archivo de la etiqueta: mapas mentales

En Internet no todos somos iguales

El titular, que podría parecer demagógico, está suscitado por la lectura de unos informes de Cisco (“Cisco Visual Networking Index“) sobre el presente y futuro del tráfico IP en Internet.

Que, entre otros datos interesantes, menciona el siguiente:

El 1% de las conexiones de banda ancha generan más del 20% del tráfico total en Internet, mientras que el 10% de las conexiones son responsables de más del 60% del tráfico de Internet en banda ancha.

Una distribución mucho más desigual que la 80/20 citada tan a menudo.

Pintando la capacidad de tráfico como si fuera un terreno, los datos de Cisco se representarían como en la Figura.

blog_091116Si, como se cita en el informe en cuestión, el tráfico medio diario por cada acceso de banda ancha es de 375 megabytes, la aritmética llevaría a concluir que:

  • El 1% de maxi-latifundistas de Internet consume 7,5 Gbytes diarios.
  • Un 10% de latifundistas consume 1,7 Gbytes diarios (por acceso).
  • El resto de los accesos consume en media 167 Mbytes diarios.

Cuando se habla, y se hablará, sobre las políticas y prácticas para el futuro de Internet, incluyendo cuál es el ancho de banda necesario y cuál su precio,  conviene, creo, tener este mapa en mente. Por precaución. Porque sabemos de otros terrenos cómo las gastan los latifundistas.

¿Comentarios?

6 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Políticas públicas

Mapa verbal de otra versión de la crisis

En la línea de la entrada anterior, me ha interesado comparar el mapa verbal del discurso del President de la Generalitat con el reciente discurso de Barak Obama en una sesión conjunta del Congreso y el Senado de los EEUU.

blog_0903131

Con el resultado que se muestra en la Figura. Hay puntos coincidentes. En ninguno de los dos se vislumbra, por ejemplo, la “tecnología“, algo que más de un ‘ilustrado-TIC‘ puede encontrar deplorable. Como era de esperar, tanto “crisis” como “economía” sí son muy visibles en ambos casos.

Pero me interesan más las diferencias; en particular, que sean tanto más aparentes en el discurso de Obama palabras como “gente“, “americanos“, “trabajo“, “educación” y “responsabilidad“. No así, en cambio, el “Govern” que destaca en el discurso de la Generalitat.

Posiblemente alguien sabrá sacar punta a esas diferencias. Si lo quiere hacer aquí, me encantará leerlo. ¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Marcos mentales, Políticas públicas, Sociedad

Metáforas del ladrillo y de los chips

En una entrevista en El Pais la Vicepresidenta del Gobierno manifiesta que:

“Teníamos un sector, el de la construcción, que no estaba bien dimensionado. Tratamos de poner remedio desde la pasada legislatura para caminar hacia un modelo de una economía más productiva. En los últimos años, la productividad ha aumentado. Hay que invertir más en capital humano, y en investigación y desarrollo. En eso estamos trabajando, para tener un modelo económico más sólido, hay que pasar del ladrillo al chip”.

Bien. Hacen falta más declaraciones de este tipo; pero también entrar en los detalles. ¿Qué tendrá pensado la Vicepresidenta para convertir estas intenciones en realidad? En concreto, ¿qué entiende por ‘economía del chip’? Porque estoy seguro de que no contempla que España se convierta en una potencia global en microelectrónica.

Se trata sin duda de una metáfora, de un juego de palabras. He empezado a apuntarlo en la pizarra: la  economía del ladrillo no se sustenta sobre la fabricación ni la venta de ladrillos; ni la de los chips sobre los chips. Pero hay tantas diferencias entre ellas, que pasar de una a otra directamente obligaría a un triple salto mortal. Debe haber, por tanto, alternativas intermedias, aunque sean de paso. Habría que incluirlas en el mapa. Lo haré si encuentro el tiempo, o si alguien me hace llegar sugerencias.

Este es el riesgo de las metáforas que aspiran a ser brillantes. Ilustran parte de la realidad a la vez que oscurecen otras. Son útiles y a la vez peligrosas. Cuidado!!!

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Sociedad

Sociología de los ciberlibertarios

Unos días de reposo forzoso me han dejado tiempo para observar algunos de los debates sobre tecnologías y la sociedad de la información en la blogosfera, e incluso para algún intento de participar moderadamente.

Una experiencia que me ha dejado la impresión de que algunos de estos debates se parecen (demasiado, para mi disgusto) a las tertulias de famoseo de la tele: hay más ideología que razonamiento, más grito que argumento, más descalificación que poder de convicción. Como si lo importante no fuera tener razón, sino gritar más fuerte o provocar más que el resto; deformar si ello reporta más notoriedad que informar; presentar como verdades incontestables lo que no son más que opiniones, legítimas pero discutibles. Incluyendo, como en la tele, a un blogger/moderador que se aplica hábilmente a meter el mayor ruido o conseguir el mayor número de meneos posibles.

Recordando un artículo de 1997 (!!!) de Langdon Winner, he escogido adjetivar como ciberlibertario a este colectivo, cuyos atributos he intentado en primera instancia recoger en el mapa mental adjunto (pinchar para ampliar).

¿Por qué me ocupo de ellos? Por las mismas razones que Winner:

  • Por que los ciberlibertarios hacen trampa. “Primero se observa lo que ocurre en el ámbito de las redes y el desarrollo de la tecnosfera. Se escoge entonces una palabra impactante: comunidad o democracia, ciudadanía o igualdad o cualquier otro concepto positivo para describir aspectos de lo que uno observa. Y se ignoran otros contextos, en la historia, la filosofía o la experiencia contemporánea, en los que estos conceptos tengan significado”.
  • Porque no parece haber una filosfía coherente y ampliamente compartida del ciberespacio que se postule como alternativa, mientras que la mezcla de conceptos que manejan los ciberlibertarios resulta superficialmente atractiva para muchos.
  • Porque “the pressing challenge now is [...] offering a vision of an electronic future that specifies humane, democratic alternatives to the peculiar obsessions of the cyberlibertarian position“.

Un reto para abordar a la vuelta de vacaciones.

¿Comentarios?

P.S. Voy a pasar unos días de vacaciones prácticamente desconectado. Pero con intención de volver.

6 comentarios

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

Si no te conocen, ¿no existes?

El País publicaba ayer un artículo sobre las “celebridades” efímeras, como los protagonistas de ‘Gran Hermano’ y otros ‘realities’, bajo el titular de la figura.

Una frase convencional. Que nunca ha dejado de incomodarme. Porque, tomada en sentido estrictamente literal, es también estrictamente falsa.

En 1905, cuando era sólo un (desconocido) funcionario de una oficina suiza de patentes, Albert Einstein publicó tres trabajos (sobre el efecto fotoeléctrico, sobre el movimiento browniano y sobre la teoría de la relatividad restringida) que revolucionaron la física del siglo XX. Obtuvo su primera plaza de catedrático en 1911, y le concedieron el premio Nobel en 1921. Pero aún tardaría unos cuantos años más en hacerse verdaderamente famoso. En cualquier caso, en 1905 Albert Einstein era un perfecto desconocido; y, sin embargo, era mucho. De lo contrario, no hubiera podido producir lo que ese año produjo.

Así pues, escrito con mayor precisión, el titular de El País habría de ser algo como:

Sin fama, no eres nada entre aquellos que sólo valoran a los famosos.

Lo cual sucede, en gran medida, en el mundo de la televisión, que genera imágenes, famosos e imágenes de famosos a la misma velocidad que los devora. Incluyendo, ¿por qué habrían de ser distintos?, a los protagonistas y ex-protagonistas de GH.

Hace ya años que la televisión es una herramienta de “licuefacción” de la sociedad (en el sentido de la “vida líquida” que describe Zygmunt Bauman). Nos hemos acostumbrado, como si fuera inevitable, a que ocupen espacio de pantalla personajes cuyo atributo más destacado es ser famosos; personajes que son famosos sobre todo porque aparecen en televisión. Sobre ellos y sus públicos Bauman escribe que:

“Escasean las celebridades con suficiente capital de autoridad para que merezca la pena escucharles antes de saber lo que van a decir [...] pero ello no impide que los programas tengan una audiencia compulsiva de millones de hombres y mujeres hambrientos de referentes. [...] Las no celebridades, las personas ‘ordinarias’ que aparecen fugazmwnte en la pantalla indefensas o desdichadas como sus espectadores, que reaccionan ante las mismas adversidades y que buscan desesperadamente un salida honorable a sus problemas y una ruta prometedora hacia una vida más feliz”.

Una valoración posiblemente cruel, pero que impulsa a quien se adhiere a ella, yo lo hago, a mantenerse lejos, en cuerpo y espíritu, de esos famosos que sólo son y quieren ser famosos. Y a cambiar de canal si en la pantalla aparece un ‘reality’.

Pero todo apunta a que esa actitud de resistencia pasiva no será suficiente. Porque parece que empieza a ser políticamente correcto asumir que Internet se convierta en una herramienta de “licuefacción” de la misma cualidad que la televisión. Por lo menos, eso parece deducirse de la publicidad de una empresa de colocación por Internet en los autobuses de Barcelona, con el eslógan de la imagen

(No es la imagen real del anuncio. Pero desde que salgo a la calle con la cámara en el bolsillo, no he vuelto a cruzarme con un autobús que proclame el eslógan. Si alguien tiene a bien enviarme una foto, se lo agradeceré públicamente y la insertaré en una nueva versión de este ‘post’).

Bauman acuñó el concepto de ‘vida líquida’ antes de la Web 2.0 y de YouTube. ¿Tendríamos que concluir que se quedó corto? Ante el presagio de la contaminación de Internet por los valores del ‘famoseo’, ¿cómo tendríamos que reaccionar los que nos interesamos en la causa de las TIC y de la sociedad de la información?

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

1 comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Sociedad

Mapa mental: Las TIC en las escuelas catalanas

Al escribir mi ‘post’ de ayer sobre las TIC en las escuelas no caí en la cuenta de la oportunidad de contrastar si las conclusiones que apuntaba encajaban con los datos del “Projecte Internet Catalunya (PIC)” sobre las escuelas catalanas, que ya está publicado en la web de la UOC.

Imposible digerir en un día sus más de 800 páginas. Así y todo, he tomado notas de una lectura en diagonal, confeccionando con ellas un ‘mapa mental‘ que reproduzco en la pizarra de tiza digital de más arriba.

Me gustaría equivocarme y que alguien me corrigiera con fundamento. Porque mucho me temo que, como en otros ámbitos de la sociedad red, si no se ha avanzado más no es por la escasez de tecnología, sino de espíritu.

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

11 comentarios

Archivado bajo Economía

El software oculto en la manzana dorada

Acababa mi ‘post’ de ayer prometiendo una entrada sobre el “software oculto”. Tenía una referencia sorpresa en mente, pero puedo guardarla para una próxima ocasión.

Porque el último número de Fortune, que califica a Apple como la compañía más admirada, contiene un artículo con manifestaciones de Steve Jobs que me sirven igualmente para ilustrar el concepto.

golden-apple_080314.jpg

Acerca del desarrollo del iPhone, Jobs explica que:

Nadie había pensado en poner un sistema operativo tan sofisticado como OSX dentro de un teléfono. Tuvimos un serio debate dentro de la compañía acerca si podríamos o no hacerlo. [...] Nuestra mejor gente de software decían que ellos sí podrían hacerlo, así que les dejamos probarlo. Y lo hicieron.

Sobre el MacBook Air:

Ninguna otra empresa podría hacer el MacBook Air, y el motivo es que nosotros no sólo controlamos el hardware, sino también el sistema operativo. Y es justamente la conexión íntima entre el hardware y el sistema operativo lo que nos permite hacerlo. and the reason is that not only do we control the hardware, but we control the operating system. No hay una interacción íntima entre Windows y un notebook de Dell.

En general, sobre las capacidades de Apple:

Nos dimos cuenta de que en casi todo – o todo – el futuro de la electrónica de consumo, la tecnología primaria iba a ser el software. Y somos bastante buenos en software. [...] Podemos escribir todos estos tipos de software [para el iPod, iTunes, OS X, iPhone, ...] y hacer que encajen perfectamente. ¿Cuántas compañías pueden hacer eso?

Hay más, pero lo anterior basta como muestra. Quizá para revisar algunos ‘mapas mentales':

  • ¿Sería sensato pedir que el software de Apple fuera abierto?

Otra cuestión interesante es que Apple informa que han habido más de 100 descargas del kit de desarrollo de software (SDK) para el iPhone en los cuatro primeros días en que ha estado disponible.

¿iPhone o Android? (¿o ninguno de ellos?)(¿o ambos y más alternativas?: He aquí la cuestión!!!

¿Comentarios? ¿Sugerencias?

1 comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual

Cultura y costura

La edición de La Vanguardia del pasado Lunes 21 de Enero contenía un interesante reportaje sobre “los nuevos hábitos del consumo fílmico” bajo el titular:

lve_080121a.jpg

Los tres creadores entrevistados (Ventura Pons, Bigas Luna y J.A. Salgot) vienen a coincidir en que:

lve_080121b.jpg

  • “La crisis no es del producto, sino de su distribución tradicional”
  • “La distribución está atrasada”
  • “El mundo de la distribución y la exhibición debe adaptarse a los nuevos hábitos de consumo”.

Opiniones que me han suscitado la analogía, más que con la galería de arte, con el mundo de la moda. Los vestidos de la alta costura, los que producen aquellos a los que se considera como los máximos creadores, se exhiben en las pasarelas, pero no para venderlos; o sólo a unos pocos super-elitistas. Pero sirven para alimentar los negocios de las grandes marcas, que a su vez marcan tendencias que siguen muchas otras marcas menos selectas que a su vez … Una pirámide que explica muy bien la (insoportable) protagonista de “El diablo viste de Prada“:

prada_script.jpg

¿Tendría sentido trasladar la misma pirámide de negocio al cine? (¿O a la música?). Los verdaderos creadores en las pasarelas. Los industrializadores en la distribución. Y un mundo entre medias.

No lo sé. Pero si así fuera, tendríamos un “marco mental” para enfocar de un modo sensato la cuestión del canon digital.

¿Comentarios?

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales, Propiedad Intelectual, Sociedad

¿Y si llegara a ser verdad?

Cuando el lector llegó al final de la primera línea, el ‘post’ ya se había acabado.

the_blog.jpg

Deja un comentario

Archivado bajo Marcos mentales

Tecnología y cambio social: El huevo y la gallina

Escribiendo un ‘post’ reciente me asaltó la cuestión:

¿Es la Web 2.0 es una consecuencia de la sociedad líquida, y por tanto una plataforma que refuerza esa sociedad? ¿O es a la inversa? (¿O quizá un poco de cada?)

Como consecuencia de una tendencia a la abstracción que no consigo controlar, esta cuestión me ha llevado a otra:

¿Es el cambio científico o tecnológico el que provoca el cambio social? ¿O es a la inversa? ¿O quizá un poco de cada?

escher-hands.jpgCon la firme intención de volver a la cuestión de las TIC y la sociedad de la información y el conocimiento, me ha parecido que aprendería algo repasando algunos datos y fechas de la Revolución Industrial.

De entrada, esta revolución tuvo un origen localizado en el tiempo y en el espacio:

A finales de los 1700s la economía basada en el trabajo manual en el Reino Unido empezó a ser reemplazada por una economía dominada por la industria y la maquinaria. Empezó con la mecanización de las industrias textiles, el desarrollo de las técnicas de producción de acero y el uso creciente de carbón refinado. Una vez iniciada, se extendió.

Fuente: Wikipedia (las cursivas son mías)

Este “desarrollo de las técnicas” fue anterior a los avances de la Termodinámica y el Electromagnetismo, las disciplinas que hoy diríamos que son las subyacentes a la revolución industrial.

  • El término Termodinámica no se acuño hasta 1858. El ciclo de Carnot, que creo que fue el primero en explicar las bases del funcionamiento de un motor, se descubrió no mucho antes, en 1824.
  • Las ecuaciones de Maxwell, que son el fundamento del electromagnetismo, el fenómeno físico de los motores eléctricos, se descubrieron en 1861.

La conclusión, por tanto, es que en la Revolución Industrial

La técnica se avanzó a la ciencia.

La técnica se desarrolló en un contexto de sociedad (la economía del trabajo manual) propicia a aplicarla. En este sentido, la sociedad se anticipó a la técnica.

david-warsh.jpg

Pero hay más. La definición de Wikipedia tiene un problema. Se coincide en que la publicación de La Riqueza de las Naciones, de Adam Smith, supuso el principio de la economía. Pero ‘La Riqueza de las Naciones’ apareció en 1776, antes de la Revolución Industrial. Según explica David Warsh,

Muchos historiadores económicos han concluido que [...] Adam Smith era ciego a las causas y consecuencias de la industrialización.

En suma, Adam Smith teorizó sobre el mercado como un mecanismo de mano invisible en virtud del cual el resultado de un conjunto de personas persiguiendo su propio interés acaba resultando en un óptimo global. Por tanto:

Los gérmentes conceptuales de la economía de mercado y de la ética del individualismo como fuente de progreso económico (y más adelante, de progreso a secas) fueron anteriores a la Revolución Industrial.

Conclusión (sobre la que tendré que volver):

El gérmen de la Revolución industrial está en ideas y principios éticos anteriores a las tecnologías que hicieron posible la economía industrial.

Dando un triple salto mortal hacia adelante (que repensaré en próximos días con la moviola),

¿Podríamos concluir que la para progresar en la economía del conocimiento hace falta algo más que conocimiento y tecnologías del conocimiento?

Deja un comentario

Archivado bajo Innovación, Marcos mentales, Sociedad