¿De quién es Internet?

Portada de Time Magazine (1994)

Lo expeditivo del apagón de Internet por parte del Gobierno egipcio ha provocado más de una DialécTIC@ interesante y apasionada. No es la primera vez (ni será la última) que un Gobierno ejerce una censura drástica sobre un medio de comunicación. Sucedió con la prensa, con la radio y con la televisión: sería utópico esperar que no se intentara con Internet.

A más de uno ha sorprendido que el intento de censura del Gobierno egipcio tuviera éxito. El diseño de los protocolos de Internet tenía como uno de sus objetivos la construcción de una red resistente, que se mantuviera operativa aunque fallara o se destruyera uno de sus nodos. A partir de ahí se fue construyendo una imagen, quizá mítica, de que “Internet es tan grande y vasto que no es posible controlarlo“. Parece que no es del todo así. Cierto es que en un interesante ciclo de acción-reacción, los tecnólogos se han aplicado a encontrar medidas ingeniosas para saltarse el bloqueo, como mínimo parcialmente. Asistiremos previsiblemente a una escalada de medidas y contramedidas.

Destacaría también de este incidente el modo en que algunos ciberlibetarios han expresado su rechazo al bloqueo. Argumentando, por ejemplo, que “Internet no es de ningún gobierno, es de sus usuarios“. Hay otros casos de uso de este tipo de lenguaje: en un reciente artículo en Scientific American en el que lamentaba las prácTIC@s de algunas redes sociales, Tim Berners-Lee concluía:

Why should you care? Because the Web is yours“.

Algún purista observará que la Web e Internet no son exactamente sinónimos. En todo caso,

¿Es realista sentenciar que Internet y/o la Web son de todos? ¿Sería igualmente apropiado concluir entonces que también la electricidad, por ejemplo también ‘es de todos’?

Pensaré sobre ello. Pero me gustará también conocer vuestras opiniones.

About these ads

3 comentarios

Archivado bajo DialécTIC@s, PolíTIC@s, Regulación TIC

3 Respuestas a “¿De quién es Internet?

  1. Jaume Fortuny

    Ricard,

    Quizás deberíamos empezar por cuestionar quien controla las IPs de Internet y que influencia tienen las legislaciones de los estados (o que poder ejercen las dictaduras) sobre ellas. Especialmente para diferenciar propiedad, control y derecho.

    Quiero pensar que IANA (o RIPE en el caso concreto de esta área geográfica) se han mantenido absolutamente neutrales en el conflicto. Pero hay que tener en cuenta que los “sistemas autónomos” que integran Internet en Egipto han sucumbido al control y la amenaza del poder, cerrando el tráfico para evitar transmisiones no deseadas de información.

    Egipto ha puesto de manifiesto que la resistencia de la red está directamente relacionada con el diseño del despliegue de los nodos (controlados por autoridades nacionales) y la propiedad de estos nodos y de las infraestructuras de telecomunicaciones que los soportan (controlados mayoritariamente por empresas con intereses comerciales).

    Julian Assange, consciente del tema, blinda su estrategia WikiLeaks por múltiples nodos de múltiples países con el objetivo de evitar la tentación de bloquear países como se ha bloqueado Egipto. Nadie se va a atrever a apagar toda Internet a la vez.

    La propiedad y control de la red, están en manos de unos pocos. Los “Todos” solo podemos reivindicar el derecho a tener Internet/Web.

    En estos momentos el abastecimiento de agua potable, el saneamiento o la energía son considerados como servicios básicos universales que deben llegar a toda la población. Internet no lo es. Así que no veo realista afirmar que Internet/Web sea de todos. Pero el desarrollo socioeconómico de los países, la inclusión de las personas en la sociedad o la victoria de la transparencia y la democracia sobre las dictaduras son buenos motivos para luchar para que lo sea.

    • ruizdequerol

      Jaume,

      Gracias por tu comentario. Mi entrada tenía como objetivo incitar un diálogo que supere clichés (demagógicos) que creo tienen un efecto perjudicial.

      Muchos, supongo, estaríamos de acuerdo en considerar como deseable el objetivo de que Internet llegara a todos. Incluso a que ese objetivo acabara por convertirse en un derecho de todas las personas (aunque, de momento, creo que había bastantes millones de personas que, puestos a escoger que se les respetara un derecho, escogerían uno distinto de Internet).

      Cualquiera puede, por supuesto, proponer que Internet llegue a ser de todos. Pero, (1) Ahora mismo no lo es; (2) No está claro que significaría exactamente esta propuesta, desde un punto de vista práctico y operacional; (3) Haría falta un plan creíble para conseguir ese objetivo.

      Pienso yo, vamos.

      Saludos cordiales

      • Jaume Fortuny

        Ricard,

        Esta DialécTIC@, donde invitas a la reflexión sobre la “propiedad de Internet“, me ha llevado a extraer del propio concepto propiedad tres interpretaciones: propiedad, control y derecho. Quizás alguien pueda hacer otra lectura adicional del término.

        Lo más curioso es que esta reflexión me ha recordado este libro donde invitas a interpretar otras dimensiones de la expresión “sociedad de la información“.

        Parece que algunas ideas inviten a crear determinados clichés que solo la reflexión y el debate pueden cuestionar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s